Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

Turismo Turismo

11 ene La reina ecoturística de El Valle

EL VALLE, Coclé. -La bienvenida en El Valle de Antón es grata y más cuando algún visitante tiene el interés de conocer a su más preciosa joya ecoturística: la rana dorada. Cualquier persona en su momento le puede hablar sobre esta especie nativa y endémica de la región que lleva a cuestas también el rigor de ser amenazada por un hongo que las mata y las extingue.

EL VALLE, Coclé. -La bienvenida en El Valle de Antón es grata y más cuando algún visitante tiene el interés de conocer a su más preciosa joya ecoturística: la rana dorada.

Cualquier persona en su momento le puede hablar sobre esta especie nativa y endémica de la región que lleva a cuestas también el rigor de ser amenazada por un hongo que las mata y las extingue.

Sin embargo, esta dificultad amenazante no le quita el honor de considerarse la reina del lugar, dice Marcos Muñoz.

“Es tan querida que hasta los pequeños hablan de ella como cualquier cosa natural, saben donde se encuentra y su estatus”, agregó.

La figura de la rana dorada está rodeada de otras gemas naturales, como el cerro de la india dormida, los árboles cuadrados y el fósil viviente (planta primitiva) llamado zamia, una muestra de la flora silvestre.

ANFIBIO

Muñoz en su puesto como informante turístico relata que no recuerda las veces en que los visitantes se han interesado por conocer el pintoresco anfibio de color amarillo con pintas negras.

Es conocida en todo el mundo como una especie muy llamativa por su forma, tamaño y colores y única de Panamá.

No cabe duda de que uno de los motivos del visitante es la de conocer un ejemplar de una rana dorada en vivo o en su ambiente natural.

La idea de conocer al anfibio puede convertirse en una experiencia abstracta o concreta.

Por su condición de estar amenazada por un hongo algunas veces es difícil poder observarla.

Sin embargo, en el zoológico El Níspero, ubicado dentro del poblado, facilita ver la especie porque funciona como el hogar de la rana en cautiverio.

EMBLEMA

La ama de casa Laura Rodríguez confiesa que la rana dorada es un símbolo de la región de El Valle.

“Mire, a quién se le habría ocurrido proyectar la imagen de una rana en su casa o jardín”. En su mayoría las casas la tienen moldeadas en diferentes materiales.

Las figuras de este anfibio se tallan en madera, barro, piedra de jabón y metal e, incluso, se venden en miniatura como recuerdo de la visita.

También las escuelas de El Valle la proyectan en sus frontales, los ambientalistas la usan como símbolo ambiental, en los desfiles patrios los niños la muestran en carteles, los artesanos la tallan en diferentes modelos y tamaños.

Además, ha sido la imagen de muchas portadas de revistas turísticas nacionales e internacionales y los hoteles la utilizan como distintivo del local, ejemplo el hotel Golden Frogs.

Rodríguez reitera que no es cualquier especie, es endémica y única en Panamá, y la tiene El Valle de Antón.

CONSERVACIÓN

La rana dorada está en el sentimiento de la gente común y también en la mente de grupos de expertos en conservación de la especie, como el que dirige el científico panameño Edgardo Griffith.

Griffith y su equipo investigan y colectan datos de unas 600 ranas entre juveniles y adultos que mantienen en cautiverio en el Centro de Conservación de Anfibios y Ranas, ubicado en el zoológico El Níspero en El Valle.

“El centro mejora la posibilidad de éxito de mantener y reproducir los anfibios en el centro”, dijo Griffith.

Para beneficio de la comunidad el centro será inaugurado este mes de febrero y será otra oportunidad para que el turista conozca más de las investigaciones que se realizan sobre la rana dorada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Últimos posts