LA VOZ DE LA ACADEMIA

Acerca de las redundancias, ¡basta!, no redundemos

Del latín redundantiia, significa “sobra o demasiada abundancia de cualquier cosa o en cualquier línea”.

En cuanto a la expresión oral o escrita, es “la repetición o uso excesivo de una palabra o concepto”. Y por el sentido de lo dicho o escrito, “cierta repetición de lo que se informa contenida en un mensaje, que permite, a pesar de la pérdida de una parte de este, reconstruir su contenido”. En cuanto a cantidad, las redundancias se multiplican exageradamente en medios escritos, radiales y televisivos, por ejemplo: ´Antecedente previo´, ´opción alternativa´, ´cuartel militar´ y ´callarse la boca´. En cada ejemplo, la segunda parte está de más. En antecedente está implícito que fue previo (´antes de´). Es absurda la frase: “Acortaron su pena por no encontrarle ´antecedentes previos”. Bastaba con decir: “Acortaron su pena por no encontrarle ´antecedentes”.

´Opción´ y ´alternativa´ significan lo mismo, no tienen por qué ir juntas a menos que se trate de una lista.

Aun cuando ´alternativa´ funcione como adjetivo, es preferible usar sustantivos como ´vía´, ´propuesta´ o ´medio´.

El 6 de agosto de 2013 aparece en el diario El Siglo: “Exportación se convierte en una ´opción alternativa”. Una palabra no le añade énfasis ni significación a la otra. Además de error semántico. Hubiera bastado: “Exportación se convierte en una ´opción”. Y, además, por qué no añadir el artículo: “La exportación se convierte en una opción”.

Prolifera en los medios escritos la costumbre de obviar los artículos delante de los sustantivos. En la frase “Comando ataca ´cuartel militar´ en Pakistán”, ´militar´ sobra, pues en español la palabra ´cuartel´ se refiere sin duda a ´cada uno de los puestos o sitios en que se reparte o acuartela el ejército cuando está en campaña o en el sitio de una plaza´, ´alojamiento que se señala en los lugares a las tropas al retirarse de campaña´ y ´edificio destinado para el alojamiento de la tropa´. El verbo ´callar´, usado también pronominalmente (´cállame, cállate, cállese´), significa ´no hablar, hacer silencio´. Si bien ´se calla´ un instrumento o un equipo electrónico, con referencia a personas o animales decir ´callarse la boca´ es redundante. En la frase “Ustedes debieron ´callarse la boca”, en el contexto de la comunicación oral, la construcción sustantiva ´la boca´ no añade significado a ´callarse´, como tampoco en “Le mandaron a ´callar la boca”, al verbo en infinitivo ´callar´.

La Academia dice:

Aunque se recurre con demasiada frecuencia a las redundancias con propósitos expresivos o enfáticos, esto no se logra y no es recomendable hacerlo especialmente en registros formales. Asimismo, debemos tener cuidado de usar redundancias en las comunicaciones difundidas por los medios masivos. No olvidemos que cada comunicador es un maestro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código