Amor desde el bolero y la salsa

Gilberto Santa Rosa trajo la noche del jueves su gira ´El amor en tiempo de salsa´. Fue una velada llena de romance.
Gilberto Santa Rosa dijo, en broma y en serio, que le debe su carrera musical a los hombres, pues expresa con sus temas lo que estos no se atreven a decir a las mujeres. LA PRENSA/Jazmín Saldaña. Gilberto Santa Rosa dijo, en broma y en serio, que le debe su carrera musical a los hombres, pues expresa con sus temas lo que estos no se atreven a decir a las mujeres. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.
Gilberto Santa Rosa dijo, en broma y en serio, que le debe su carrera musical a los hombres, pues expresa con sus temas lo que estos no se atreven a decir a las mujeres. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.

Eran las 9:18 p.m. cuando unas luces rojas iluminaron el teatro Anayansi de Atlapa para darle la bienvenida al Caballero de la Salsa Gilberto Santa Rosa, quien entró al escenario entonando el conocido tema Perdóname.

Los asistentes que ocupaban el 100% de la sala se pusieron de pie entre aplausos y gritos. Todos coreaban aquella canción que evoca el pedir una nueva oportunidad al ser amado.

De pronto las luces se tornaron blancas y el salsero, que lucía saco y pantalón negro, continuaba su interpretación, pero esta vez con Qué manera de quererte.

Transcurrían los minutos y las luces del escenario estaban entre rojas, verdes y azules. El repertorio romántico siguió con Un montón de estrellas, Dolía menos y Conciencia.

Luego de estas canciones, Santa Rosa dirigió a los presentes sus primeras palabras de la noche: “Muchas gracias, mi querido público de Panamá”. “Yo he venido a cantar aquí tantas veces que los promotores de eventos dirán: ahí viene de nuevo”, bromeó.

Contó que su primera visita al istmo fue en 1984 y, desde entonces, recuerda el buen trato que ha recibido de los panameños.

En medio de la plática resaltó que este concierto era parte de su gira “El amor en tiempo de salsa”, que lleva canciones de esperanza.

La noche continuaba con la salsa como protagonista y el bolero como invitado especial. Ahora el turno fue para Esas lágrimas, uno de los temas que catapultó la carrera artística del intérprete.

El juego de luces se tomaba el escenario en medio de la canción Derroche. El público no paraba de bailar y corear estas canciones románticas. En este tema media docena de bailarines, entre hombres y mujeres, que lucían un vestuario en tono rojo y negro, lo acompañaron en el escenario.

Al finalizar con la respiración entrecortada por el cansancio del baile, comentó que está cumpliendo 38 años como cantante y que el 80% de su repertorio más conocido es de temas compuestos por el istmeño Omar Alfanno. “Son canciones que tienen aroma a los años de 1990”, dijo.

Acomodó su atuendo y los instrumentos empezaron su labor, con un ritmo suave y romántico que anunciaba el tema Sin voluntad, e hizo que el Anayansi vibrara y se escuchara más al público que la voz del intérprete. La emoción se hizo sentir aún más.

Todos al unísono coreaban: “una caricia, una música suave sobre tu pelo, se duerme la tarde, eres tan bella y tú lo sabes...”. Ante esta reacción de los presentes, Santa Rosa sonreía de pura satisfacción.

Mal herido y Me volvieron a hablar de ella siguieron en el listado que tenía preparado para esta velada. Al culminar esta pieza bromeó: “escucho las canciones de Omar y me preocupo, porque este muchacho tiene que haber sufrido de vicio”.

El amor seguía siendo el tema protagonista de la noche, así que interpretó en bolero El amor es una magia, de Tito el Bambino.

Hizo un alto para comentar en medio de risas: “le debo mi carrera a los hombres, porque canto lo que ellos no se atreven a decir a las mujeres”, haciendo referencia a sus temas de amor y desamor.

Pasados unos minutos, subió al escenario el salsero panameño Orlando Barroso, quien ha sido uno de los asesores del proyecto televisivo Pelaos con salsa, en el cual Santa Rosa ha sido presentador. Barroso interpretó un par de canciones.

El Caballero de la Salsa anunció que el espectáculo estaba por culminar, y recordó que tenía 12 años que no se presentaba en el teatro Anayansi. Prosiguió preguntándole al público si estaba enamorado; los asistentes respondieron que “sí”, él sonrió y bromeó: “entonces, la siguiente canción no es para ustedes”. Aquí entonó Conteo regresivo.

Siguió con Amor mío no te vayas, Vivir sin ella, No quiero nada regalado y Que alguien me diga. El reloj marcaba las 11:20 p.m. y así se despidió.

Sin embargo, como es costumbre, los espectadores pidieron otra canción y al regresar al escenario interpretó en bolero varias piezas panameñas, entre ellas Sentimientos del alma.

Así culminó la velada. El público salió del teatro con rostro de alegría.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código