LA ÚLTIMA PALABRA

Anemia idiomática

Temas:

Enemistad con el verbo “haber”. Estamos para el tigre. Ese verbo es impersonal y solo se conjuga en tercera personal singular. No existe plural cuando este verbo está soltero. Cuando complementa otro verbo, entonces dominan las cualidades del auxiliado. Ese verbo “haber” lo estropean a cada rato, la tele es la protagonista. En boca de comunicadores, funcionarios y otros profesionales.

Si nuestra escuela enseñara a lidiar con él, tendríamos más pericia idiomática. Los asuntos son otros, y existe una consigna, no escrita: el único compromiso con el desarrollo de nuestra lengua, el hablar y el escribir, es responsabilidad solo de los profesores especialistas en ella.

Para arriba y para abajo, es común escuchar de bocas poderosas “han habido” hasta demonios cuando es inexistente esa expresión. Lo correcto: “ha habido” demonios.

Afirman: “habían más de 100 agentes”, “habían personas que estaban en la lista”, “en la escuela no habían docentes”. En todas estas frases, la opción es “había” en singular. “Hubieron tres accidentes”, “hubieron padres de familia”. En estas frases, lo correcto es “hubo”.

Tufo policial. La jerga administrativa policial, sin que sea obligante, termina contagiando los mensajes comunicacionales y de otras esferas de la vida. A nadie le importa el disparate “se dio con la captura” o desempolvar del formulario correspondiente el sexo del involucrado: “femenino”. Son legítimos “se capturó” o “capturaron”, o “mujer” o “señora”.

Sintaxis apuñalada. Son inaceptables las cuchilladas contra la sintaxis, como si les causara alegría a los responsables, no pocas veces funcionarios que están obligados a respetar la Constitución, de manera particular el artículo que declara oficial el idioma español. El sujeto anda por un lado y el verbo por otro: “El grupo de padres de familia se apersonaron a la escuela”, “la comunidad educativa tienen agua desde hoy”, “que cada tripulación cumplan con la navegación”. En las oraciones, el verbo fue expresado en plural, cuando debió ser en singular: “se apersonó”, “tiene” y “cumpla”, para sintonizarlo con el núcleo del sujeto (grupo, comunidad, tripulación). A la inversa, está la siguiente: “Las autoridades intenta (sic) dar con los responsables”. Lo correcto: intentan.

Síndrome “lo que”. El zika gramatical inunda nuestras costas. Todos llegan a las cámaras y los micrófonos a contagiar al país de “lo que”: lo que fue, lo que es, lo que será. Escuché: “Se llevaron los heridos en lo que es la ambulancia”. Deshizo la ambulancia, la descuadernó. Eliminar esa peste, esa cuña horrorosa. Lo correcto: “Se llevaron los heridos en la ambulancia”.

Asfixia. Léxico raído. Familia es familia. Muchos interlocutores prefieren usar en una oración palabras de una sola familia. Nepotismo gramatical. Y no echan mano de otros vocablos, pues puede ser cansón. El funcionario levanta la voz: “Se requieren requisitos”. ¿Y entonces? Y este abogado pondera sobre el origen de las hormigas Ninga: “En el mundo de las posibilidades, todo es posible”. Me convenció el ministro: “Responsablemente, vamos a asumir nuestra responsabilidad”.

Si fuera poco, afirman, en distintos momentos: “Un muestreo de lo que se puede mostrar”.

Si el país mantiene esta austeridad léxica, en unos años podemos todos estar hablando a base de gestos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código