Atender el mal desde la raíz

La ciudadanía y las autoridades deben reconocer las adicciones como enfermedades crónicas y, como tales, deben ser tratadas y atendidas.

En el tema de la edad de inicio en el consumo de drogas, hay un consenso regional en cuanto a que un número importante de usuarios se inicia en la adolescencia, indica Luis Alfonzo, asesor regional en Abuso de Sustancias de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Empero, esta situación es variable para cada sustancia, grupo poblacional y cada contexto en particular, aclara Alfonzo.

El informe más reciente del Centro de Estudio y Tratamiento de Adicciones (Ceta), del Instituto de Salud Mental (Insam), que registra los casos tratados en esa instancia en 2011, indica cuán temprana es la edad de los pacientes tratados por adicción a alguna sustancia.

De 88 pacientes tratados en el programa, 50% reportó su inicio entre los 11 y 15 años y 33% entre los 16 y 20 años.

Además, se registraron como principal droga de inicio el alcohol (58%) y la marihuana (18%), que desplazó a la nicotina (17%), lo cual según Ayeska Ceballos, especialista del programa de adultos de Ceta, alerta acerca de la accesibilidad a ese producto ilegal.

También, asevera Ceballos, se constata con las estadísticas que maneja el Insam que, contrario a la creencia, los adictos a alguna sustancia no son necesariamente personas poco educadas, ya que el 33% de las personas tratadas había terminado sus estudios secundarios, 19% había culminado la universidad y 56% tenía un empleo entre variadas ocupaciones.

Situación

Opal Jones, especialista en el fenómeno de las drogas, comenta que Panamá está involucrado en el tema desde diversos aspectos: en el tráfico, por su posición geográfica; en el consumo, porque gran parte de esa droga se queda en Panamá para ser consumida; y en menor escala en la producción, aspecto en el cual apunta como un ejemplo al “pegón”.

Jones asevera que “Panamá debería enfrentar el problema de la droga de manera más seria desde todas sus aristas”. Esto incluye a la prevención, reducción de la demanda, el tratamiento y la rehabilitación.

Considera que los centros de tratamiento, “en su mayoría, están a cargo de reeducados, con una total ausencia de personal profesional académicamente formado en esta especialidad”.

Frente a esta situación, indica, se comienzan a crear especializaciones en el tema “como una forma de atacar el problema desde sus bases”.

La especialista señala que tener profesionales formados con los conocimientos necesarios en cuanto al fenómeno de las drogas creará a la larga una generación más sensibilizada sobre este flagelo.

También “cambiará los paradigmas actuales de que la única alternativa es la represión”, e incidirá en las políticas públicas y de salud relacionadas con el tema, amplía.

Prevenir y tratar

Entre tanto, Alfonzo advierte que lo primero es reconocer que las adicciones o trastornos mentales y del comportamiento debido al uso de sustancias psicoactivas son enfermedades crónicas.

Y las personas que las padecen tienen el derecho a recibir el tratamiento necesario para su recuperación, en condiciones adecuadas, igual que quienes sufren enfermedades como la diabetes o la hipertensión, por ejemplo.

También apunta como esencial el que las autoridades establezcan medidas para prevenir y atender oportunamente estos problemas, las cuales deben estar integradas a los planes de atención en salud de la población, especialmente en la atención primaria.

Estas medidas deben incluir acciones con información clara sobre estos problemas y la manera de manejarlos, a través de programas de educación sanitaria y con el apoyo de los medios de comunicación, ilustra.

Deben generarse con la participación activa de la población los espacios necesarios, para promover y apoyar la prevención y la recuperación plena de las personas afectadas, “en un marco de respeto de los derechos humanos y de no estigmatización”, asevera el experto regional.

A la vez, destaca que la información epidemiológica es una plataforma fundamental para la planificación, la implementación y el monitoreo de la respuesta de salud pública, por lo que deben recogerse sistemáticamente los datos provenientes de diferentes sectores de la población para establecer tendencias y evaluar la efectividad de la intervención.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código