Banco cae ante la letra pequeña

La letra pequeña también puede jugar malas pasadas a los bancos, como lo demostró un residente de la ciudad rusa de Voronezh al introducir sus propias condiciones en un contrato de préstamo con una entidad financiera, que firmó el documento sin percatarse de que era una trampa.

Dmitri Agarkov, un expolicía, se ha convertido estos días en un héroe popular en la prensa rusa tras dar de probar a un banco de su propia medicina.

El hombre recibió en 2008 por correo una propuesta de crédito del banco Sistemas Crediticios de Tinkoff (SCT) con un contrato adjunto, cuyas condiciones figuraban en caracteres minúsculos al pie del mismo.

Agarkov escaneó el impreso, pero redactó sus propias condiciones de crédito: cambió la tasa de interés, que fijó en el 0%, e introdujo una cláusula que lo liberaba de pagar comisiones. No contento con ello, sustituyó en el contrato la dirección de la web a que el banco remitía al cliente para informarle de las condiciones generales del crédito por la de una página creada por él mismo.

En la web el SCT “se comprometía” a pagar $100 mil al cliente en caso de incumplimiento o modificación del contrato luego de su firma.

Agarkov imprimió el contrato, lo firmó y lo envió escaneado por email al banco. Empleados del SCT firmaron la versión modificada. Meses luego, al darse cuenta de que el cliente no efectuaba pagos, el banco le exigió una multa y sanciones. Al final llegaron a un acuerdo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código