Buscando el pasado del mar Caribe

Una osada investigación llevó a un joven inspirador, Carlos De Gracia, a descubrir fósiles de especies en la costa caribeña panameña, en una aventura en la que figura la población colonense.

Temas:

El becario Carlos De Gracia, en los trabajos de excavación en la costa abajo de Colón. CORTESÍA El becario Carlos De Gracia, en los trabajos de excavación en la costa abajo de Colón. CORTESÍA

El becario Carlos De Gracia, en los trabajos de excavación en la costa abajo de Colón. CORTESÍA

El biólogo Carlos De Gracia revisa las colecciones de peces modernos en el laboratorio. CORTESÍA El biólogo Carlos De Gracia revisa las colecciones de peces modernos en el laboratorio. CORTESÍA

El biólogo Carlos De Gracia revisa las colecciones de peces modernos en el laboratorio. CORTESÍA

Ficha del nuevo pez linterna que lleva el nombre de ‘degraciai’, en honor a su descubridor. CORTESÍA Ficha del nuevo pez linterna que lleva el nombre de ‘degraciai’, en honor a su descubridor. CORTESÍA

Ficha del nuevo pez linterna que lleva el nombre de ‘degraciai’, en honor a su descubridor. CORTESÍA

Cuando Carlos De Gracia trazó sus primeras líneas para su trabajo experimental en el campo, pensaba en dedicarse a la búsqueda de moluscos petrificados.

Pero, así como los peces nadan con la corriente, el joven investigador se vio influenciado por un científico que en Venezuela le había tendido el puente para formar parte de un trabajo con los vertebrados marinos fósiles. Aunado a un golpe fortuito en el campo de exploración, De Gracia identificó una serie de esqueletos de la fauna marina de 5 a 7 millones de años, en la localidad de Piña en la costa abajo de Colón.

“Encontré la roca fuente donde aparecían. Había muchos fósiles de peces, mamíferos marinos y otros vertebrados y fue ahí donde me interesé de lleno en su estudio”, asegura el chico que para 2010 había ganado una beca como Nuevo Investigador de Senacyt (Secretaría Nacional para la Ciencia y la Tecnología) para desarrollar este tipo de proyectos.

La búsqueda (que generalmente se hace en compañía de otros investigadores) debía cumplirse mientras había marea baja. De lo contrario, el material de interés quedaba anegado en agua salada.

A De Gracia le conforta recordar la compañía de los lugareños, que en los primeros días miraban con desdeño la labor de los científicos en la zona.

“Muchos pescadores, al principio, me decían que habían visto eso [las rocas] toda la vida, pero que nunca imaginaron que fueran fósiles”, recuerda.

Pronto las caras de desconcierto se convirtieron en entusiasmo.

De Gracia, en sus tiempos de ocio, les iba enseñando a los costeros cómo identificar las rocas con material valioso y el interés por la tarea se multiplicó entre adultos y hasta niños, quienes se unían al equipo para ayudar a buscar o - los más robustos- se dedicaban a extraer los bultos de rocas vírgenes.

“Para una excavación grande nos tocó contratar gente del área para lograr sacar un fósil, y fue una gran experiencia trabajar con ellos”, dice, y muestra una foto que tiene como recuerdo.

De esa manera, fue recolectando los fósiles más escondidos en los poblados colonenses de Achiote, Piña, Palmas Bellas, Río Indio y Miguel de la Borda.

Una vez extraídos los segmentos de piedra, continuaba el traslado de los restos al laboratorio para estudios avanzados.

IMPORTANCIA

Carlos De Gracia está convencido de que “a través de los peces se puede reconstruir el ambiente marino del pasado y entender acerca de su evolución”.

“Lo más relevante es que a través de los fósiles, los científicos podemos comprender cómo reaccionan comunidades completas frente a cambios ambientales. Así también utilizar la información para entender los efectos a mediano y largo plazo de los cambios actuales en el océano, causados por el cambio climático y la pesca excesiva de especies”, añade.

El caso del pez marlín, de 2 metros de largo, se constituye en el hallazgo que más elogio le ha merecido en el mundo de la ciencia, puesto “que sugiere que hace 6 millones de años, los marlines eran comunes en ambientes de aguas profundas situadas hacia la entrada caribeña del Canal de Panamá”, reseña una publicación del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (Stri).

“[Este descubrimiento] nos permite preguntarnos por qué marlines no son comunes en la actualidad en el Caribe panameño, y si podrían haber cruzado la región de océano a océano antes del cierre [del istmo]”, detalla el documento en línea.

NUEVAS ESPECIES

Un último descubrimiento reportado en mayo pasado fue una especie de cachalote enano (ballena fósil), llamada Nanokogia isthmia, una conclusión a la que llegaron los estudiosos luego de que un segundo investigador Jorge Vélez-Juarbe coincidiera en encontrar un fragmento de cráneo de ballena más grande que el que había conseguido De Gracia.

Es que dentro de los hallazgos fósiles primero se debe diferenciar si el espécimen pertenece a alguna especie existente, si es extinta o si además de extinta nunca antes había sido documentada.

La última posibilidad ha permitido que el apellido de este especialista fuera adscrito a una nueva especie de pez linterna llamada Myctophum degraciai.

El doctor Orangel Aguilera nombró a la especie Myctophum degraciai en reconocimiento al meticuloso trabajo que ha hecho De Gracia en la formación Chagres y por descubrir que esta zona es un oasis de fósiles de vertebrados marinos en Panamá.

El pez Myctophum degraciai se conoce hasta ahora, justamente por los otolitos fósiles que llevó De Gracia al laboratorio como resultado de su exploración.

PROYECTO FUTURO

Actualmente, De Gracia se ha instalado en República Checa como becario para afianzar su especialidad de geobiología y dedicarse por completo a la paleontología.

El becario de Praga, proveniente del barrio de Las 500 en San Miguelito, ubicado en la periferia de la ciudad, se siente con suerte de haber invertido su tiempo de infancia en programas científicos, que a su corta edad lograba entender mediante la reconstrucción animada de un montón de fósiles.

“Es interesante ver hoy cómo unos documentales de este tipo fueron tan bien hechos, que yo a mis 6 años los pude entender. Por otro lado, el científico no aleja la mirada de la realidad actual para las nuevas generaciones: “Es triste ver que la televisión en estos días dedica muy poco tiempo o casi nulo a este tipo de programación”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código