Desayuno, motor de cada mañana

Saltarse la primera comida del día perjudica la salud cardíaca, favorece el aumento de peso y enfermedades derivadas de la secreción de ácidos en el estómago.

El organismo en sí reconoce como normal únicamente al ayuno que se mantiene durante el sueño. Por ello, el desayuno cobra un peso considerable en la salud.

Así lo afirma la médica cirujana Itzel Velásquez, con postgrado en Nutrición Clínica. “Una vez nos despertamos debemos alimentarnos; de lo contrario, es un ayuno no fisiológico, que es dañino para la salud”.

Y es que al aumentar el tiempo de ayuno, la presión arterial y los lípidos aumentan, explica el cardiólogo Daniel Pichel, quien recalca que que el período más largo de ayuno en el día es el que hay entre la cena y el desayuno del día siguiente.

En caso de que se omitiera la primera comida del día, la doctora Velásquez explica que se aumentarían los receptores para introducir grasa al adipocito, haciendo que este incremente de tamaño (hipertrofia) y se divida, aumentando así la masa grasa. “Esta masa grasa es volumen de células, produciendo diferentes hormonas de la obesidad, diabetes, etc”.

La doctora indica que esta “hipertrofia de células grasas multiplicadas por no desayunar” hace que el organismo se descompense metabólicamente y aumente la insulina, y con ello, el sobrepeso, que es factor de riesgo de enfermedades coronarias, entre otras.

La mayoría de los estudios realizados en personas que desayunan y en otras que no lo hacen han reflejado que los que omiten la comida matutina tienen niveles de colesterol total y la concentración del colesterol malo más altos, menciona el médico endocrino Daniel Abouganem, presidente de la Asociación Panameña de Endocrinología, Diabetes y Metabolismo.

“En alguno de ellos se asocia a una mayor ingesta de grasas saturadas y colesterol, que inducen a un deterioro cardiometabólico y riesgo de infarto. Por otro lado, las personas que no desayunan usualmente tienen mayor peso y estilos de vida menos favorables. Por lo tanto, el concepto de no desayunar para bajar de peso es un error”, advierte el doctor Abouganem.

Incluso, muchas de estas personas que omiten el desayuno tienden a fumar, varios son solteros y comen fuera de casa, tienen menos actividad física, ingieren más cantidad de licor y, en fin, “no tienen un buen estilo de vida, y esto lo vemos en la práctica clínica con muchos obesos”, comenta el médico endocrino.

otros efectos

El ayuno no solo perjudica la salud cardíaca, sino que además favorece el aumento de peso, así como la aparición de síntomas y enfermedades derivadas de la secreción de ácidos en el estómago y el aparato digestivo.

“El sistema digestivo secreta sustancias al recibir alimento, pero con el tiempo, se desarrolla un mecanismo que a la hora que ´se debe comer´ aumenta esas sustancias. Al guardar ayuno, habrá más ácido, lo que favorece síntomas gastrointestinales y reflujo gastroesofágico con sus consecuencias”, comenta el doctor Pichel.

Otros problemas ocasionados por la falta de hábitos regulares de alimentación son, según la nutricionista Flavia Fontes del Ministerio de Salud, dificultad para lograr la concentración para ciertas tareas, entre otros.

Para la dietista, el desayuno no debe opacar a las otras comidas del día, puesto que todas “son importantes”, recalca. Lo que hay que enfatizar es que cada mañana “se necesita activar el cerebro, nuestro principal motor, con glucosa de larga duración (carbohidratos complejos como los cereales, panes integrales y frutas), y si esta va acompañada de proteínas de buena calidad y vitaminas, el motor funciona mejor”.

Un ejemplo de ello es que estudios científicos han encontrado que aquellos niños que desayunan tienen un mejor rendimiento académico que aquellos que no lo hacen, menciona el doctor Abouganem.

Una investigación hecha por científicos de la Universidad de Harvard y el Hospital General de Massachusetts, realizada en niños en escuelas de Filadelfia y Baltimore, encontró que los estudiantes que, usualmente, comen en colegios que cuentan con programas especiales que proveen desayunos a los jóvenes tuvieron mejores calificaciones en matemática, redujeron su hiperactividad, disminuyeron sus ausencias y tardanzas y mejoraron su comportamiento psicosocial en comparación con los niños que casi nunca comieron desayunos en sus escuelas. Esto fue publicado en JAMA Pediatrics, en 1998.

MOMENTO PARA COMER

El organismo funciona con una especie de reloj que regula sus funciones. Este es conocido en la biología como el ciclo circadiano, el cual se refiere a que durante el día se da una secreción de sustancias de una forma cíclica, explica el doctor Pichel. Este ciclo “está mediado por el sueño, los alimentos y la actividad física. Las personas que trabajan de noche suelen tener su ciclo circadiano ´al revés´. Si se deja de desayunar, el ciclo no se alterará, pero se secretarán sustancias que no encontrarán el sustrato donde actuar, como es el caso de la insulina. Eso favorece la aparición de enfermedades como la obesidad, hipertensión y dislipidemias”, subraya.

Especialistas coinciden que en un desayuno completo no puede faltar una porción de proteínas, carbohidratos, lácteos y abundantes frutas (vea infografía).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código