Don Melchor y sus amigos

Las cenas de maridaje son una buena forma de comer a precio razonable y aprender mucho sobre el vino y los manjares.
El chef Willy Diggelman, del restaurante 1985, y las enólogas Loreto Ruiz y Daniela Crisóstomo, de Viña Concha y Toro. CORTESÍA. El chef Willy Diggelman, del restaurante 1985, y las enólogas Loreto Ruiz y Daniela Crisóstomo, de Viña Concha y Toro. CORTESÍA.
El chef Willy Diggelman, del restaurante 1985, y las enólogas Loreto Ruiz y Daniela Crisóstomo, de Viña Concha y Toro. CORTESÍA.

Cuando se enteren de una cena maridaje auspiciada por una bodega y un restaurante de categoría, hagan la tarea. Es una de las mejores formas no solo de comer y beber como canónigos, a un precio muy atractivo, sino de aprender un montón a la misma vez.

La semana pasada asistí a una de Concha y Toro en 1985, y fue todo un éxito. Acompañadas del chef Willy Diggelman, las enólogas Loreto Ruiz y Daniela Crisóstomo compartieron toda su experiencia, y explicaron el porqué de cada maridaje de cada vino con cada plato.

Cuento el menú: comenzamos con una copa de Amelia Chardonnay 2011, el blanco insignia de la bodega chilena. Procedente del valle de Casablanca, se guarda por 12 meses en roble francés y, aunque ligero, presenta una deleitosa amalgama de notas cítricas, manzanas y algo que solo podría describir como una beurre noisette, esa mantequilla negra que lleva un sabor como de avellanas. Se sirvió junto con hors d´oeuvres de queso fontina, berenjenas y salmón ahumado.

Para presentar las tres cosechas de Don Melchor, se invirtió el orden habitual donde el vino más joven se sirve primero, y comenzaron con el de mayor guarda, el 1998, que acompañaron con una focaccia a la parrilla con salsa Forrestiere y escargots .

Los suaves taninos hicieron excelente pareja con la focaccia, el delicado sabor del escargot y la más acusada reducción de la Forrestiere. Luego presentaron unos panzerotti caseros, con salsa de crema y trufas blancas. Las trufas blancas, legendarias de Alba, no extrañaron en absoluto al Nebbiolo con que se les suele identificar, y hasta diría que el equilibrio en boca del Don Melchor 2004 hizo una equilibrada danza de sabores y texturas con la crema y el inequívoco aroma del aceite de trufas, creando una combinación exquisita.

De plato fuerte se sirvió un beef Wellington, al que le cayó muy bien el brío de la aún joven cosecha de 2009.

De postre, disfrutamos de un espectacular mousse de guanábana que hizo venia para que el exquisito Late Harvest, compuesto principalmente de Sauvignon Blanc, pero con ciertos porcentajes de Riesling y Gewurtztraminer, cerrara la velada con broche de oro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código