CAJA DE LETRAS

Educación sexual en el siglo XXI

El anteproyecto de ley 85 “por el cual se adoptan políticas públicas de educación integral, atención y promoción de la salud” o lo que la gente comenta como la ley de salud reproductiva y sexual, trae a la mesa un tema que genera pasiones y temores.

Al hablar de educación sexual surgen muchas interrogantes válidas. Con frecuencia los valores morales y religiosos se confunden con la ciencia y la conducta humana.

En mi opinión, después de leer el anteproyecto varias veces para tratar de entender el rechazo de algunos, incluyendo a colegas, encuentro que es un anteproyecto muy general y no veo que atente contra la relación padre-madre-hijo-hija.

Pienso que es un paso adelante en el desarrollo social de Panamá. Las cifras hablan por sí solas y como médica, psiquiatra infantil y mamá, pienso que es descorazonador leer estadísticas que demuestran que 1 de cada 5 embarazadas es una adolescente. Niñas criando niños no puede ser bueno para ninguno. Las ramificaciones de salud, de salud emocional, de bienestar social y para el desarrollo del país son muchas. En la encuesta de 2010 se registraron 59 niñas de 12 años, la edad de mi hijo, y quizá de su hija. La tercera causa de muerte en jóvenes de 15 a 24 años es el sida. Estas cifras son el resultado de la ignorancia, y probablemente también del deterioro social que abandona a los niños y jóvenes a su suerte. Estas realidades reflejan un problema de salud pública y hay que tratarlo como tal.

Nuestros hijos reciben educación sexual en el hogar y hasta cierto punto en el currículo de las escuelas privadas a través de la clase de ciencias naturales, donde tocan el sistema reproductivo. Pero esto no es así para todos y por consiguiente debe cambiar.

La sexualidad humana es una realidad fisiológica. La curiosidad es normal y la información correcta es la mejor forma de abordarla. Cada vez los niños están más expuestos a recibir imágenes y canciones con contenido explícitamente sexual, lo que crea más preguntas. Desafortunadamente están recibiendo su educación sexual a través de las distorsiones de la televisión, sitios de internet o por pares mal informados. Muchos adolescentes no saben lo que están realmente haciendo al tener su primera relación sexual, y mucho menos las consecuencias. Educar desde temprano los prepara para que, llegado el momento, se protejan y tomen decisiones informadas.

Quiero recordarles que a pesar de lo que los adultos pensemos, ningún adolescente pide permiso para comenzar su vida sexual. Es una realidad en todas las clases sociales que los jóvenes tarde o temprano son sexualmente activos. O los educamos bien o seguiremos viendo las consecuencias de la ignorancia. Se ha visto que la ignorancia no genera abstinencia y mucho menos disminuye el número de enfermedades de transmisión sexual. Ojalá este anteproyecto mejore las oportunidades de todos y todas en Panamá. Estamos en el siglo XXI, y para ayer es tarde.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código