Emprendimiento, motor para el desarrollo

La innovación es esencial para generar nuevas empresas, iniciativas, productos, servicios o mercados. Se requiere educación, transferencia del conocimiento e incorporar a las mujeres a los emprendimientos de calidad.

Julián Vega, un estudiante de tercer año de la licenciatura en desarrollo de software de la Facultad de Ingeniería en Sistemas de la Universidad Tecnológica en Chiriquí, ha visto el gran potencial que tienen los dispositivos móviles para la enseñanza y la innovación.

“La tecnología ya existe, pero no se está aprovechando al máximo. En Panamá, generalmente los desarrolladores se enfocan en hacer aplicaciones comerciales, no educativas, y les falta más en la parte artística para crear un producto más llamativo”, explica, al tiempo que muestra su prototipo de una aplicación para teléfonos inteligentes.

Se trata de un juego diseñado para niños de entre 7 y 12 años, que fomenta el aprendizaje de materias como español, matemáticas, inglés, tecnología, historia, geografía y ciencias, a través de la exploración, el refuerzo positivo y la competición amistosa.

“Tendría un costo de 6 a 7 dólares”, calcula Vega, podría ser como un tutorial y durar dos o tres años, con sus respectivas actualizaciones. “Creo que para mediados del otro año ya estará lista y se podrá descargar desde Google Play [para dispositivos Android] y el App Store [para dispositivos Apple]”.

Este fue uno de los proyectos presentados en la feria empresarial “Inspírate”, que se realizó como parte del I Congreso Nacional “UTP Emprende”, en la Universidad Tecnológica de Panamá, realizado esta semana. En el evento, que contó además con talleres y conferencias, se destacaron los resultados del programa UTP Emprende, que busca impulsar la cultura emprendedora de estudiantes, docentes, administrativos y egresados.

La propuesta de Vega es crear un negocio dedicado al desarrollo de juegos, películas, libros y cómics de contenido educativo. “Más adelante, se podría agrandar la empresa hacia el área de entretenimiento”, detalla.

Vitelio Pinzón, de quinto año de ingeniería civil, y Arturo Gutiérrez, egresado de telecomunicaciones en la UTP de Chiriquí, crearon el Termo-Sensor inalámbrico, un dispositivo para monitorear la calidad del concreto y minimizar los errores humanos que puedan afectar sus características. Su propuesta de negocio es una empresa dedicada al control de calidad en la construcción y al desarrollo de herramientas tecnológicas con ese fin.

Otros proyectos fueron el de Jack Chevigné, estudiante de segundo año de electrónica, también de Chiriquí, que mostró su “Biocar”, un sistema que se adapta a los motores para reducir las emisiones contaminantes y que se puede aplicar en vehículos y plantas generadoras de electricidad; y el de Said Delgado, de la Facultad de Sistemas, que consiste en la construcción de una máquina automatizada para fabricar bloques de cemento.

Con un enfoque más social, el ingeniero Abelardo Franco, de la regional de la UTP en Bocas del Toro, exhibió el prototipo de una “estufa ecológica” hecha con ladrillos de barro, y que, asegura, sería una buena opción para comunidades rurales e indígenas, ya que ahorra entre 50% y 70% de leña, consume menos agua al hervir alimentos y reduce la emisión de humo y los problemas respiratorios asociados.

Estudiantes de tercer año de Ingeniería Industrial de la regional de Veraguas presentaron una idea de negocio para aprovechar el desecho de los tallos de la planta de banano, para producir fibras y elaborar papel de distinto grosor, que es útil para crear artesanías y pinturas.

INNOVACIÓN Y SOCIEDAD

Para el Dr. José Ruiz Navarro, catedrático de Organización de Empresas de la Universidad de Cádiz, España, la creación de empresas es fundamental para aumentar la productividad de un país y fomentar su desarrollo, pero se necesitan más empresas e iniciativas “de calidad”, sustenta.

Es decir, “hay que pasar de emprendimientos por necesidad ­aquellos que se inician porque no hay alternativa de empleo­ a emprendimientos de oportunidad, que se basan en el conocimiento y la experiencia, y generan un valor añadido”.

Para lograr este reto, se requiere educación, transferencia de conocimientos e incorporar a las mujeres a los emprendimientos de calidad, y en esos aspectos, las universidades y el Estado juegan un rol clave, planteó Ruiz Navarro.

“Las universidades deben enfocarse en la docencia y la investigación de calidad y en la transferencia y valorización de los conocimientos a la sociedad”, destacó. La innovación es esencial para generar nuevas empresas, iniciativas, servicios, productos, mercados o procesos.

Según Ruiz Navarro, hay que desarrollar las capacidades de las personas, para que piensen en forma emprendedora, puedan interactuar eficazmente con otros y superen las “inercias del cambio” [cuando sus ideas o propuestas son rechazadas por alguien, a pesar de tener potencial para el éxito].

Esto se puede lograr a través de la enseñanza del “método emprendedor” y partiendo de los recursos con los que se cuenta. Y en ese sentido, añadió, Panamá cuenta con muchos recursos naturales y una posición estratégica que puede aprovechar.

ÁNGELES INVERSORES

El Dr. Alejandro Martín Toro, de Colombia, se refirió al financiamiento para emprendedores a través de “ángeles inversores”, que apalancan temporalmente el crecimiento de las compañías aportando su capital, conocimiento, experiencia y redes de contacto, a cambio de una participación.

Según Martín, quien dirige una red de ángeles inversores en su país, siempre hay profesionales exitosos buscando oportunidades de inversión. Las redes de “ángeles” se encargan de gestar esa búsqueda y ayudan a las compañías a acceder a nuevas fuentes de financiación. Pero, aclaró, no todos los proyectos califican para esta industria, por ejemplo, aquellos de subsistencia.

El temor de mostrar las ideas o proyectos, por la creencia de que se los van a quitar, es una barrera que limita los emprendimientos en Latinoamérica, destacó. Pero, aun así, muchos emprendedores no trabajan en la protección de su propiedad intelectual. Además, hay emprendedores muy reacios a entregar parte de sus compañías, y aquellos que carecen de experiencia o de las competencias necesarias, no le inspiran mucha confianza a los inversores.

En la región, los pensamientos son muy locales, añade Martín. “Hay que pensar globalmente, puede ser que no alcance un mercado tan grande, pero sí debe haber una expectativa de que lo que uno ve en un mercado local tiene oportunidad y sentido en un mercado más escalable”.

Tampoco hay mucha cultura transaccional, es decir, que “muchas veces el empresario quiere montar una empresa y la visualiza como su hija de toda la vida, lo que le heredará a su hijos y nietos, pero hoy la dinámica es distinta”, señala. Hay emprendedores e inversionistas “seriales”, que forjan empresas para capitalizar valor, las venden y vuelven a emprender.

Fortalecer las debilidades, como puede ser la falta de claridad en los planes estratégicos del negocio, es importante para generar confianza en los inversores que pueden ayudar a un emprendedor a concretar una idea innovadora.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código