Innova

Esperanza germina en San Roquito

El vivero estatal, donde se producen plantones de especies maderables, frutales y ornamentales, se está‘tecnificando’.

Temas:

Funcionarios del Ministerio de Ambiente, el viverista Leonel Ortega y el productor Dávilo González. Funcionarios del Ministerio de Ambiente, el viverista Leonel Ortega y el productor Dávilo González.

Funcionarios del Ministerio de Ambiente, el viverista Leonel Ortega y el productor Dávilo González.

El vivero existe desde la década de 1970 y se está transformando para producir más plantones. El vivero existe desde la década de 1970 y se está transformando para producir más plantones.

El vivero existe desde la década de 1970 y se está transformando para producir más plantones. Foto por: Ana Rentería

Sobre las nuevas estructuras se pondrán las ‘camas de crecimiento’. Sobre las nuevas estructuras se pondrán las ‘camas de crecimiento’.

Sobre las nuevas estructuras se pondrán las ‘camas de crecimiento’. Foto por: Ana Rentería

El uso de bandejas con orificios agiliza las labores. El uso de bandejas con orificios agiliza las labores.

El uso de bandejas con orificios agiliza las labores.

La mañana está calurosa y seca. Salimos en un picop por la carretera Panamericana desde la ciudad de Panamá hacia la provincia de Coclé, conocida por sus hermosas playas, productos agrícolas, El Valle de Antón, su carnaval acuático y legado precolombino.

Junto a Emilio Quintana, del Ministerio de Ambiente, vamos a conocer el vivero estatal San Roquito, en el distrito de Olá, donde se producen miles de plantones para reforestar el país.

Pasamos el puente sobre el río Caño y doblamos a la derecha, en la entrada que dice Churubé. Olá queda a unos 15 km. Mientras avanzamos por un paisaje de pastos amarillos, potreros y casas rurales, se ven los picachos de la región. También la huella de la quema.

RENACE LA ESPERANZA

Al frente del balneario del río San Antonio está el vivero San Roquito, donde se producen plantones de cedro espino, cedro amargo, caoba nacional, pino caribe, espavé, maría, tamarindo, algarrobo, guaba, moringa, guayacanes, robles y otras especies.

Las actividades aquí incluyen la preparación de sustrato, el repique de plantones, su traslado a bolsas y riego manual (con manguera).

Pero ahora, a través de un proyecto financiado por el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), San Roquito se está“tecnificando” para reproducir plantones de forma más eficiente, en menos espacio y con la colaboración de “socios estratégicos” para que la reforestación sea más efectiva, indica José Pablo Castillo, director de la regional del Ministerio de Ambiente en Coclé.

La producción de plantones y la búsqueda de “socios” son acciones que ejecuta la institución para alcanzar las metas de la Alianza por el Millón de Hectáreas Reforestadas y del programa ProCuencas, para restaurar cuencas hidrográficas prioritarias en el país, y poder abastecer de agua a la población y satisfacer las demandas de la actividad agrícola, industrial y comercial.

Entramos al vivero. A la sombra, en un rancho, está el productor Dávilo González, de 65 años, quien el año pasado sembró 500 plantones para reforestar una quebrada, el río y unas parcelas en el centro de su finca.

“La sequía es muy seria en esta región. En [el corregimiento] La Pava, un río se secó. Seco, seco, el año pasado. Al final del invierno cayó bastante agua y crecieron los ríos, pero estábamos asustados de que se sequen los ojos de agua”. Este año, González planea sembrar mil plantones.

El vivero es de forma rectangular. A la izquierda hay unos cajones de madera con plantitas de cocobolo y guayacán cubiertas con un techo de malla. Árboles ya crecidos bordean hileras de estructuras metálicas donde se pondrán los plantones en bandejas.

El ingeniero Rubén Correa, encargado del vivero, menciona que el sistema de plantabandas o “camas de crecimiento” que se va a instalar con el proyecto del CAF, tendrá unas 180 bandejas plásticas con orificios donde se sembrarán los plantones.

Se instalará un sistema de riego para una plataforma de 840 m y uno de sombra usando sarán (malla) para los primeros 8 a 10 días de los plantones.

El sistema de riego, que incluye un tanque con bomba, tuberías y aspersores, tiene un costo de 75 mil dólares para cinco viveros de este tipo, incluyendo también los de Macaracas, Alto Guarumo y Boquete, en Chiriquí.

Solo en San Roquito las plantabandas rondan los 15 mil dólares.

“Estamos haciendo modificaciones para producir de 60 mil a 70 mil plantones, para llegar a la meta de reforestar 300 hectáreas en 2017 y otras 300 en 2018”, añade Castillo.

“El año pasado, con las condiciones un poco ajustadas por el fenómeno de El Niño, tuvimos una producción aceptable y una búsqueda de socios con aproximadamente 232 hectáreas, enfocadas en las cuencas del Plan de Seguridad Hídrica, que incluyen las del río Grande y el río Antón”.

Para este año se espera reforestar alrededor de 150 hectáreas en río Grande, dentro del programa ProCuencas.

Cada oficina regional del Ministerio de Ambiente tiene una meta. Y más que contar el número de “socios”, lo que suma son las hectáreas que estos reforestan. El año pasado se añadieron 35 socios en Coclé, que juntos suman 232 hectáreas.

Los socios o beneficiarios del proyecto son productores de las comunidades cercanas, quienes reciben los plantones, abono y materiales para reforestar.

El tipo de planta será acorde con su propósito. Por ejemplo, algunas son ideales para los ganaderos porque dan un forraje muy nutritivo; otras son aptas para hacer “cercas vivas” o reforzar los bosques de galería. Así, hay socios que combinan plantaciones de madera con productos agrícolas, y otros, la producción ganadera con árboles.

“El beneficio directo para ellos es la calidad de vida, del aire y del suelo. El ecosistema formado por los árboles mejora el suelo y esto ayuda a que produzcan mejor”, dice Castillo.

Conrada Rangel es inspectora de recursos naturales en la subagencia del Ministerio de Ambiente en Olá. Cuando los productores se acercan para pedir permisos para ciertas actividades, ella les habla del programa de reforestación y trata a sumarlos como “socios”.

Ellos deben firmar una carta de compromiso. Hay que llenar un formulario con los datos personales del productor, de su finca y las especies que les interesa sembrar, y otro documento para la aprobación de la entrega de abono, materiales, etc.

Se deben verificar las coordenadas del polígono que se compromete a reforestar y, posteriormente, la cantidad de plantones sembrados. Cada socio y el Ministerio de Ambiente son responsables de velar por el área reforestada para que no se pierda la inversión. Al final, se suma lo que se reforesta en el distrito.

Además de los viveros estatales dedicados a estos programas, el Ministerio de Ambiente también tiene unos más pequeños, que son comunales o de organizaciones comunitarias.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código