Experimento en el trópico fósil

De 4.2 toneladas de rocas, la científica Liliana Londoño extrajo 311 muestras de plantas que crecieron hace 18.1 millones de años en el istmo.

Temas:

Liliana Londoño, en el proceso de extracción de hojas fósiles en el laboratorio. Liliana Londoño, en el proceso de extracción de hojas fósiles en el laboratorio.

Liliana Londoño, en el proceso de extracción de hojas fósiles en el laboratorio.

Hojas fósiles se reflejan en la superficie de la roca que es parte de la colección del Biomuseo. Hojas fósiles se reflejan en la superficie de la roca que es parte de la colección del Biomuseo.

Hojas fósiles se reflejan en la superficie de la roca que es parte de la colección del Biomuseo.

En el silencioso laboratorio, moles resquebrajadas están agrupadas en cajas. En un extremo de la mesa, la científica Liliana Londoño se apresta a la tarea de escarbar con pinzas los rastros vegetales de hace 18.1 millones de años.

En cajitas de plástico transparente deposita las hojas intactas o lo que se recupera de ellas. Ha sacado 311 muestras, incluidos 13 frutos convertidos por el paso del tiempo en materia mineral dura. Una de las únicas semillas que ha identificado es la llamada Humiriaceae.

Se estima que las 311 hojas fósiles se derivan en 21 morfotipos, según el tipo de estructura de la especie.

¿Cómo han podido sobrevivir estos restos florales por encima de los de la vida animal?

Explica que estas rocas, 42 fragmentos de 100 kilogramos (kg) cada uno, sufrieron cambios físicos y químicos agresivos que destruyeron elementos que pudieron existir en el entorno como muelas, cuero o huesos de animales, quedando solo segmentos de algunas plantas.

Se trató del periodo geológico denominado Mioceno temprano, en que la temperatura del planeta comenzó a incrementarse por la concentración de dióxido de carbono (CO2).

“Las plantas tuvieron a su favor a las cutículas. Se trata de una cubierta de células muy resistente, capaz de evitar la disecación o el ataque de patógenos. Por ende, las cutículas protegieron a las plantas de esos procesos agresivos, tanto físicos como químicos, y permitieron además que se fosilizaran sin desintegrarse”, distingue Londoño del notable promontorio rocoso.

Con las muestras seleccionadas lo que continúa es su clasificación, pero más adelante con los datos que arrojen sus estructuras celulares, se podrá determinar cuál era la temperatura exacta que experimentó aquel crucial periodo.

“Nosotros queremos estimar esas concentraciones de CO2 para mirar y establecer cuáles eran las temperaturas en el Mioceno. También tratar de hacer una reconstrucción del ecosistema del bosque que se encontraba en ese entonces para compararlo con el de ahora”, desmenuza el plan la científica graduada en la Universidad de Antioquia (Colombia).

El CO2 es uno de los gases que influyen en el acelerado calentamiento global, por lo que la reconstrucción de ese bosque ficticio podría adelantar a la comunidad científica los cambios que impactarán en la flora en el futuro.

Luego de la clasificación, “buscaremos las especies más parecidas a las existentes en el Mioceno para someterlas a crecer ante intensidades de calor superiores a las actuales”.

“Por ejemplo, si ahora tenemos temperaturas de 400.2 parte por millón (ppm), incrementaríamos a la cifra de 500 ppm”, adelanta Londoño del experimento que dará luces de una posible evolución.

La preocupación que genera el cambio climático ha llevado a los estudiosos a centrarse en medir las consecuencias que incidirán en los bosques tropicales a largo plazo.

“Queremos predecir cómo van a responder [las plantas] ante los futuros cambios que se avecinan”, sentencia Londoño.

Exhibición

Por el momento, no se ha determinado si la recreación del bosque tropical de hace 18.1 millones de años, sometido a altas temperaturas, será mostrada al público.

Sin embargo, dos de las réplicas de fósiles separadas por Londoño de aquellas 4.2 toneladas de roca sí son exhibidas actualmente en el Biomuseo (ver descripción de fotos).

A Londoño le satisface su trabajo, una labor que reconoce es ejercida en equipo con más profesionales. “Muchas personas pueden creer que un fósil es una piedra insignificante, pero en realidad hay muchos procesos y trabajos detrás de él. Los fósiles nos sorprenden a nosotros mismos cada día”, resume Londoño de la información que reserva para la humanidad cada uno de estos misteriosos ejemplares.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código