Historia de un inmigrante polaco

José Kemelmajer y Gustavo Torres adaptaron una película y una pieza teatral. Aquella fusión dio como resultado el montaje ‘Tiempo de paz’.

Temas:

Su ambientación ocurre a finales de la Segunda Guerra Mundial, en una oficina de Aduanas. Cortesía Su ambientación ocurre a finales de la Segunda Guerra Mundial, en una oficina de Aduanas. Cortesía

Su ambientación ocurre a finales de la Segunda Guerra Mundial, en una oficina de Aduanas. Cortesía

‘Tiempo de paz’, opina su director Daniel Posada, “es puro teatro, actuación, con un texto muy bien adaptado”. Cortesía ‘Tiempo de paz’, opina su director Daniel Posada, “es puro teatro, actuación, con un texto muy bien adaptado”. Cortesía

‘Tiempo de paz’, opina su director Daniel Posada, “es puro teatro, actuación, con un texto muy bien adaptado”. Cortesía

La puesta en escena de Tiempo de paz parte del impacto que tuvo una película y una obra de teatro entre integrantes de la compañía argentina La Maldita Vanidad.

Cuando los actores José Kemelmajer y Gustavo Torres vieron el filme Tiempos de paz y la pieza Nuevas directrices para los tiempos de paz, supieron que ambos productos creativos trataban de temáticas que les eran conocidos a más de un habitante en Latinoamérica y en el resto del mundo: la realidad, los sacrificios y las consecuencias de la inmigración y ser un refugiado en una tierra que no es la suya.

De esta manera surgió el deseo de ambos de adaptar sus contenidos al país sureño y convocaron a Daniel Posada para dirigir una obra que ocurre a finales de la Segunda Guerra Mundial, cuando llega a la Argentina el polaco Clausewits.

“El misterio ronda a Clausewitz, interpretado por Kemelmajer, de a poco el espectador descubre su identidad, su dolor, su pasión y su profesión. Del otro lado del mostrador, Segismundo, un oficial de aduanas, encarnado por Gustavo Torres. El oficial decide quién ingresa a nuestro país y quién, no”, cuenta una nota de prensa sobre la sinopsis de este montaje sureño.

Tiempo de paz, que forma parte del séptimo Festival Internacional de Artes Escénicas de Panamá (FAE), se presenta mañana domingo 6 de marzo, a las 7:30 p.m., en el Ateneo de la Ciudad del Saber ($20, $15, $10 y $5).

“Participar en el FAE 2016 nos genera muchas expectativas. En primer lugar, porque abrimos nuestra gira internacional, si bien fuimos invitados a participar en Teatro a mil de Santiago-Chile, no pudimos asistir porque la convocatoria se hizo muy sobre la fecha y estábamos con compromisos dentro de nuestro país”, resalta Daniel Posada.

La gira de Tiempo de paz continuará después en Santo Domingo y luego en Puerto Montt (Chile).

En segundo lugar, a este colectivo, de acuerdo con Posada, le “interesa compartir y percibir cuál es la recepción en otros lados respecto a la temática de los inmigrantes y los refugiados. Punto central de nuestro trabajo”.

El desarraigo y el exilio a proscenio

Cuando el director Daniel Posada entró en contacto con la producción Tiempos de paz y la pieza teatral Nuevas directrices para los tiempos de paz, bases argumentales de la puesta escena Tiempos de paz, se interesó mucho por la historia que ambas contaban.

Observó que tenían características muy narrativas para el teatro, “donde la esencia debe ser ‘la acción’ y ‘la situación dramática’, que sumergen a los sujetos o personajes a una lucha o combate de ideas-cuerpos más que a diálogos narrativos”.

A partir de allí, sus actores José Kemelmajer y Gustavo Torres estuvieron de acuerdo y se pusieron a trabajar.

Posada aportó en la dirección de actores, “que es lo que más me apasiona y muchas veces no se sabe reconocer la diferencia entre dirección de actores y la puesta en escena, y ellos pusieron sus cuerpos y todos sus recursos como actores con total generosidad”.

Allí estuvo la clave, ya que Tiempos de paz la define como “puro teatro, actuación, con un texto muy bien adaptado a la historia de nuestro país”.

La primera salida de este montaje de Argentina se dará mañana domingo, a las 7:30 p.m., en el Ateneo de Ciudad del Saber, en el marco del Festival Internacional de Artes Escénicas (FAE), actividad que ocurre en distintos puntos de la ciudad capital hasta el 9 de marzo.

Mañana también habrá otras funciones como parte del FAE.

En la cinta costera, en el Mirador del Pacífico, se presentará un espectáculo de zancos, malabaristas, danza sufí, magos y teatro infantil, a cargo de la Tribu Performance y el mago Marko (ambos talentos de Panamá), así como Gota de Mercurio (Colombia) y Mohamed Ghareb (Egipto).

Luego, a las 9:30 p.m., la dinámica se trasladará a Tántalo (San Felipe), donde el colectivo Laboratorio Teatral (Panamá) ofrecerá las obras Microteatro.

ANDANZAS

La pieza dramática Tiempo de paz fue estrenada el 8 de agosto de 2014 en el espacio cultural Julio Le Parc de Mendoza (Argentina).

Desde entonces, la compañía La Maldita Vanidad hizo una gira nacional con este montaje.

“A partir de algunas devoluciones del público y críticas podría decir, sin caer en falsas modestias, que Tiempos de paz es una pieza muy precisa. Es una buena obra y representativa del teatro argentino. De hecho, hemos ganado eventos muy importantes en nuestro país, como la Fiesta provincial, el Festival de Estrenos, el Festival Iberoamericano, y fuimos seleccionados para el Mercado de artes escénicas”, explica su director, Daniel Posada.

“Tiempo de paz es un texto motivador, pero que se transforma en cuerpos que luchan en un espacio y no en una ‘narración de textos’. Así el trabajo actoral pasa a ser el principal objeto de la dramaturgia espectacular”, agrega Posada.

Opina que el espectador nacional tendrá acceso a una “puesta técnicamente lograda, con actuaciones maravillosas por parte de José Kemelmajer y Gustavo Torres”.

DESARRAIGO

“El desarraigo es un tema en la obra. Pero también, y pese a la situación de exilio del extranjero, la libertad, esa que permite tomar decisiones. También el teatro abre preguntas sobre el teatro mismo. El personaje dentro del personaje, el teatro dentro del teatro”, dice el responsable de la puesta en escena y de la dirección de actores de Tiempos de paz.

De hecho, un porcentaje de los ingresos que deja Tiempos de paz han realizado aportes a la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Con Tiempos de paz desean ofrecer “una cuota de optimismo y de reflexión sobre la guerra, las condiciones de vida y la relación con los inmigrantes y refugiados”.

TRASLADOS

Daniel Posadas recuerda que las principales corrientes migratorias a la Argentina se registraron a fines del siglo XIX y principios del siglo XX y eran de españoles e italianos.

“Sin soslayar que también vinieron de los demás países europeos y de Oriente Medio, pero en una menor escala”, dice. Mientras que en las décadas de 1980 y 1990 los que llegaron a suelo argentino provenían de Bolivia, Perú, Paraguay, así como de Asia y Europa Oriental.

En los últimos años son de China, Colombia, Cuba, Venezuela, Senegal y Ecuador.

“Sí, somos un verdadero crisol de razas. Podríamos decir que el argentino promedio los recibe bien, pero a la vez en nuestro país existe la discriminación, no solo entre las clases sociales más altas hacia las más bajas, sino que entre las propias clases sociales medias y bajas”.

Comenta que entre la Segunda Guerra Mundial y el presente, “desgraciadamente se va agudizando la discriminación hacia el inmigrante como en el resto del mundo”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código