Líos de la traducción

Los dos tipos de traducción en cine (doblaje y subtítulos) plantean dificultades especiales.

“Mater es un campesino del sur, pero eso no significa nada en otros países porque no conocen esa entonación”, dijo Rick Dempsey, vicepresidente de Disney a cargo de voces de personajes. “Por eso tuvimos que descubrir cuál región de Alemania, por ejemplo, tiene una mayor población inculta, pero sin ofender”.

La búsqueda de ese delicado equilibrio sin que se pierda mucho en la traducción para que la película tenga éxito en el mercado global es un aspecto del negocio que adquiere una importancia creciente a medida que Hollywood depende cada vez más de las audiencias internacionales para aumentar sus ganancias.

Los subtítulos existen desde la era del cine mudo. Cuando Hollywood adoptó el sonido, a fines de la década de 1920, varios países europeos, en particular Alemania, Francia, España e Italia, decidieron doblar las voces estadounidenses con las de sus propios actores.

En esos países, las películas dobladas siguen dominando las pantallas, aunque en las ciudades cosmopolitas se pueden optar por el filme subtitulado.

Los cines japoneses suelen ofrecer las dos versiones.

En América Central y del Sur generalmente se opta por el subtitulado.

Los dos tipos de traducción plantean dificultades especiales, sobre todo para las comedias para adultos con mucho diálogo de doble sentido.

Los traductores que redactan subtítulos deben condensar el diálogo, reducir los nombres propios así como los adjetivos y adverbios para mantener la esencia de lo que se dice sin abrumar al espectador con un exceso de texto.

“Se obtiene una versión más abstracta de la película”, dijo Sandra Willard, quien desde hace 30 años hace informes para ayudar a traductores y actores de doblaje.

El manejo de esas sutilezas culturales constituye una parte esencial del trabajo.

Elena Barciae redacta subtítulos en español para América Central y del Sur, un proceso que compara con la creación de un lenguaje genérico, como si hubiera un solo inglés hablado en Estados Unidos, Gran Bretaña, Nueva Zelanda y Australia.

“Cuanto más slang [jerga] tiene el diálogo, más difícil es de traducir, porque el slang tiende a ser muy local”, dijo Barciae, que lleva 25 años en la tarea.

Algunas palabras que tienen equivalente exacto están prohibidas por la censura. En América Latina, donde predomina la religión católica, muchos países rechazan las obscenidades, dice Barciae. Por eso elimina los términos más vulgares o los reemplaza por el casto “maldita sea”.

“Uno trata de transmitir el sentido y a la vez que no lo prohiban”, dijo Barciae. “Hay que ser muy sutil”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código