Nueva fórmula para enseñar la qUÍmICa

En un proyecto piloto y, de forma voluntaria, profesores de química de la Universidad de Panamá trabajan con sus colegas de colegios secundarios para mejorar la enseñanza de esta materia en la parte conceptual y en el laboratorio.

Desde 2010, un grupo de docentes de química de educación media y universitaria se capacita para hallar nuevos métodos de enseñanza, que permitan usar los laboratorios efectivamente y mejorar las competencias científicas de sus estudiantes.

Se trata de un proyecto piloto en el que han participado, de forma voluntaria, profesores de la Universidad de Panamá (UP) y de escuelas oficiales, como el Colegio Francisco Beckman, el Instituto José Dolores Moscote, el Instituto Rubiano, el Instituto Urracá y el Centro Educativo San Carlos.

“En 2011 participamos en un taller en México y nos enteramos de que el comité educativo de la Unión Internacional de Química Pura y Aplicada (IUPAC, por sus siglas en inglés), maneja un programa dirigido a los jóvenes de secundaria y otro para los profesionales”, explica el Dr. Abdiel Aponte, profesor de química de la UP.

Los países invitan a expertos de la IUPAC, quienes entrenan a profesores locales de química para realizar experimentos. Luego, los docentes son facilitadores en actividades con sus estudiantes. También se hacen eventos públicos para que la comunidad vea “que todo lo que usamos tiene que ver con la química”, detalla el profesor Aponte.

En octubre de este año, científicos de la IUPAC, de Holanda, Filipinas y Taiwan, trabajaron por tres días con unos 30 docentes panameños y 125 estudiantes, aunque, debido a las protestas que había en ese momento en la ciudad capital, no se pudieron completar las actividades públicas.

Aponte añade que es necesario convencer a los docentes de secundaria de que la forma en que están trabajando se basa en modelos de hace 40 o 50 años. “No manejan un enfoque didáctico que les permita usar el laboratorio de química efectivamente en la enseñanza”.

Y el resultado se evidencia cuando los alumnos entran a la universidad. “El choque es muy grande por las deficiencias que traen y en el segundo semestre hay una deserción numerosa (en carreras como Química). Ellos deben tener las competencias necesarias para poder aspirar a oportunidades de doctorado en el extranjero, pero si tienen una formación secundaria deficiente en las disciplinas científicas, ni van a pensar en venir para esta facultad”, dice Aponte.

Explica que, tradicionalmente, el profesor usa un manual, ya sea recomendado por el Ministerio de Educación (Meduca), o uno que estime conveniente, y a falta de este busca en internet. “Ahí comienza a desenfocarse”. Por eso, argumenta, los docentes de química deben mejorar sus competencias, con un enfoque científico en la parte metodológica y experimental. Pero reconoce que “no es fácil intervenir y que un profesor deje que lo observen para corregirlo”.

APRENDER DE ERRORES

Los docentes universitarios colaboran con sus colegas de los colegios, brindándoles guías y otros materiales. También van a las escuelas para observar y filmar cómo se desarrollan las clases de química y el trabajo en el laboratorio, y los estudiantes acuden a la UP para algunas actividades. Los videos permiten ver los errores para aprender de ellos.

“Cuando puedes ver tu acción en el aula y las interacciones con los estudiantes, eso te ayuda a intervenir y saber cuáles áreas de oportunidades tienes para mejorar tu trabajo. Esa es la vivencia que les hemos querido dar a los docentes”, indica el profesor Aponte.

Miryam Bonilla, profesora de 10º del Colegio Francisco Beckman y que fue distinguida como “maestra estrella” por la región educativa de San Miguelito, Las Cumbres y Chilibre para optar por la Orden Manuel José Hurtado, destaca que siente el cambio al aplicar estas estrategias.

“Ver los videos es bueno, en el laboratorio los estudiantes tienen temor al error, pero eso los ayuda a mejorar”. Añade que el proyecto requiere del compromiso y sentido de pertenencia de los docentes, y que es necesario tener un asistente en el laboratorio, pero también reforzar otras áreas como español y matemáticas para la mejor comprensión de la química.

El proyecto ha permitido identificar que falta más capacitación (actualizada y no en forma masiva) para los docentes de disciplinas científicas, con su respectivo seguimiento para evaluar los resultados.

También, que algunos educadores adoptan una actitud pasiva; otros, evitan el uso del laboratorio debido a la falta de un asistente o porque no tienen los reactivos que ellos quieren cuando pueden emplear sustancias asequibles, como vinagre o aspirina, para demostrar los mismos principios. Hay escuelas que tienen reactivos y otras no, y algunas poseen laboratorios virtuales que no se aprovechan como debieran, plantean Aponte, Bonilla y la profesora Raquel Ruiz, de 12º del Instituto Rubiano.

“Queremos que desde que el estudiante entra al laboratorio de química, su actitud sea distinta. Que esté consciente de que va a experimentar, pero no solo a medir en probetas y pesar en balanzas”, indica Aponte. “Hay que cambiar la mentalidad de ´receta de cocina´, en la que el estudiante no tiene que pensar, solo seguir pasos: mida esto, añada aquello... y esperar que el profesor esté pendiente de que todo salga bien. Se trata de incorporar tres aspectos: el conceptual, el de proceder y el actitudinal”.

En los trabajos en equipo, los grupos no deben ser muy grandes y la idea es que todos estén al tanto de lo que se hace.

Para 2013, los profesores esperan hacer un seminario-taller y un ´encuentro de reflexión´ con más colegas. Destacan que, a partir del trabajo con la IUPAC, la experiencia se podría replicar en las provincias. “Hay que cambiar la mentalidad del docente y el estigma sobre esta asignatura”, expresa la profesora Ruiz. “Los chicos deben darse cuenta de que la química está en todos lados”.

OTROS DATOS

PARTICIPANTES DEL PROYECTO.

-Prof. Raquel Ruiz, 12º Instituto Rubiano.-Prof. Miryam Bonilla, 10º Colegio Francisco Beckman.-Prof. Otilia Santana, Instituto José D. Moscote.-Prof. Edgar Sensium, Instituto Rubiano.-Profesores Nidia Romero, Nitzia Banfield, Richard Aguilera y Abdiel Aponte, UP.-Ilsa Austin, Dirección de Aprendizaje de Senacyt

Se requiere contar con un presupuesto para que estudiantes panameños compitan en la Olimpiada Centroamericana y del Caribe de Química (El Salvador) y la Olimpiada Iberoamericana de Química (Venezuela), que serán en julio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código