Nuevo rostro, nueva vida

Richard Norris AP Richard Norris AP
Richard Norris AP

Durante los 15 años que pasaron entre un escopetazo que arrancó la mitad inferior de su rostro y el trasplante de cara que terminó con su vida de ermitaño, Richard Norris combatió la drogadicción y consideró el suicidio.

“Esos 10 años de infierno que viví me han dado un caudal de conocimientos”, dijo Norris a The Associated Press, uno de los dos servicios noticiosos a los que otorgó entrevistas tras el trasplante del año pasado.

Con 38 años, Norris ha comenzado una nueva vida: Toma clases por internet para obtener una licenciatura en Sistema Informático, y la posibilidad de crear una fundación que ayude a costear los gastos de otros pacientes con trasplante de rostro.

Ha trabajado con un fotoperiodista que ha terminado un libro sobre su caso, titulado Las dos caras de Richard. “Escuché todo tipo de comentarios”, indicó. “Algunos de ellos fueron verdaderamente horribles”.

Tras el accidente de 1997 en su casa, no tenía dientes ni nariz y solo parte de la lengua. Tenía gusto, pero no olfato.

Norris fue sometido a decenas de operaciones para repararle el rostro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código