Las TIC y el adulto mayor

Aprovechar la tecnología para integrar más a los adultos mayores a la sociedad debe ser una estrategia generalizada. Las familias juegan un rol importante.

Temas:

Los abuelos pueden aprender a navegar en internet, participar en una red social y en grupos de chat y usar Skype, entre otras cosas.MCT Direct Los abuelos pueden aprender a navegar en internet, participar en una red social y en grupos de chat y usar Skype, entre otras cosas.MCT Direct
Los abuelos pueden aprender a navegar en internet, participar en una red social y en grupos de chat y usar Skype, entre otras cosas.MCT Direct

En las sociedades modernas, a menudo no se valora la edad, experiencia o el conocimiento de los adultos mayores y la tecnología contribuye a que aumente la brecha generacional, porque a ellos les cuesta más adaptarse a los avances en este campo y la sociedad no logra integrarlos.

Según la psicóloga Ginnie Hughes, es importante comprender que los adultos mayores crecieron en una época distinta y que no solo deben adaptarse a los cambios de la edad, sino a las nuevas tecnologías en un mundo más rápido.

La personalidad, la resistencia natural al cambio, la falta de conocimiento y el hecho de que los aparatos no estén acondicionados a sus capacidades limitadas debido a la edad, como la visión, el equilibrio y la coordinación con los dedos, son factores que influyen en que muchos queden excluidos del uso de nuevas tecnologías.

“Los intereses y prioridades al llegar a cierta edad cambian significativamente. La tecnología y muchos otros temas son vistos, en la mayoría de los casos, como algo complejo, los dispositivos tecnológicos son costosos y quizás por ello no son un elemento que se atrevan a tocar para no dañarlos; adicionalmente, representan el pasar por una capacitación y muchos consideran que no están para aprender nada”, agrega Nicolás Samaniego, decano de la Facultad de Ingeniería de Sistemas Computacionales de la Universidad Tecnológica de Panamá (UTP).

La investigadora Gabrielle Britton, del Centro de Neurociencias del Instituto de Investigaciones Científicas y Servicios de Alta Tecnología, apunta que una deficiencia de estas tecnologías y un reto es que no son user friendly, porque no fueron diseñadas pensando en el adulto mayor.

“El rechazo a adaptar las tecnologías se debe, en gran medida, a no entender su funcionamiento. Para los adultos mayores, hacer una llamada es tan simple como alzar el teléfono y marcar, siempre ha sido así, pero ahora deben desbloquear una pantalla, tener conexión o entrar a un sitio web para contactar a sus familiares; que la tecnología necesite tantos pasos para una sola acción es incomprensible y lo sienten innecesario”, opina Hughes.

Pero ese no es el caso de Tita Pinel, una jubilada de 80 años que, pese a no haber estudiado en una universidad, hoy día se vale del chat y de las redes sociales para promocionar y vender las piezas de bisutería que confecciona. “Les tomo fotos y las mando por chat y mis amistades las reenvían a otros. También en Twitter y en Facebook pongo mis diseños”.

Ella aprendió inglés leyendo novelas y trabajó hasta los 73 años en la Universidad Latinoamericana de Ciencia y Tecnología. Allí empezó a los 65 años y, en una semana, dice que ya dominaba los programas que requería usar. Antes había trabajado en Florida State, donde aprendió a usar la computadora. Hoy utiliza una laptop para ver sus correos e imprimir cartas, y lee sus novelas en un lector electrónico Kindle. “Es muy fácil llevarlo, tiene luz y letra más grande”.

La señora Tita recuerda cuando su hija le regaló un Blackberry y no entendía cómo usarlo. “Le dijeron que me hubiera regalado un teléfono solo para llamar y contestar. Y yo me dije: ‘¿me van a decir a mí que no me van a enseñar porque es complicado?’ Me senté en la cama y pensé: ‘Tita, aquí aprendes sola’. Toqué todos los botones y de pronto leí: ‘Cuidado, ya mi mamá entro en el chat. Cuidado con lo que escriben’. Así fue que aprendí”.

“Tengo un grupo de amigas con las que me reúno desde hace 45 años y la mayoría tiene celular. Yo les enseño, porque algunas no saben oír los mensajes”. En su opinión, el nivel educativo puede influir en la resistencia a la tecnología, pero es cuestión de perseverancia. “Ser adulto mayor no significa que no puedas aprender”.

A algunos abuelos les da pena aprender a usar dispositivos nuevos, porque se sienten como una “carga” o que atrasan a los demás con explicaciones; pero, según la docente e investigadora de la Unidad de Extensión de la Facultad de Informática, Electrónica y Comunicación de la Universidad de Panamá, Donna Roper, eso ocurre si quienes están a su alrededor les hacen sentir vergüenza.

La docente considera que se trata de un problema cultural, y resalta que la “inclusión” no solo se refiere a las personas con discapacidad, sino también a los adultos mayores. “Ellos son inmigrantes tecnológicos, tienen derecho a conocer y usar la tecnología, y el resto de la sociedad tiene la obligación de llevarlos y traerlos sobre la brecha generacional y tecnológica. Se debe acomodar, preparar e integrar al adulto mayor dentro del escenario de la sociedad del conocimiento y la información”, sustenta.

Roper agrega que en su clase de la carrera de informática aplicada tiene un alumno que ronda los 60 años, quien investigó sobre el uso de videojuegos en adultos mayores y encontró que sí existe una resistencia a su uso, especialmente entre las mujeres.

“Ellos son un poco más lentos y tienen temor de tocar los dispositivos, porque saben que tienen un costo y se pueden dañar. Hay que sentarse con los mayores para que vayan cogiendo confianza, que toquen el teclado, etc. Cuando ya prueban, les gusta. Al principio puede haber aversión, después, curiosidad y la conquista. Si se les acondiciona y prepara, ellos van aprendiendo a su ritmo”.

Por otro lado, cuando las personas que frecuentaba un adulto mayor ya no están y este se aisla, la brecha generacional y tecnológica pesa aún más. En ese sentido, el decano Samaniego indica que la familia es el primer actor para lograr motivarlos. “Debemos involucrarlos en nuestras actividades y hacerles ver que con este recurso pueden seguir siendo útiles y más independientes”.

La psicóloga Hughes recomienda que los nietos hagan hincapié en cómo el uso de la tecnología los puede acercar más a sus seres queridos. “Debemos discriminar entre las tecnologías que son necesarias que ellos manejen y las que no; no tienen que saber usar todas, descubramos cuáles son más atractivas para ellos y ayudémosles a entenderlas”.

Samaniego considera que el celular es lo indicado, pues hoy día son computadoras completas y su interfaz táctil es muy útil para enseñar. “Pasar de un celular a una tableta es muy sencillo y luego a una computadora; si esta tiene pantalla táctil, es mejor”. Los equipos táctiles son más sencillos y sus aplicaciones tienen un cierto nivel de sencillez que permite su uso de manera muy intuitiva.

Las pantallas se pueden configurar con letras más grandes. El adulto mayor puede aprender, entre otras cosas, a navegar en internet, leer las noticias, artículos, ver videos o películas, participar en una red social y en grupos de chat, usar Skype y a jugar videojuegos con los nietos. Hay canales de juegos en la plataforma de cable o de Smart TV.

Otra opción es ayudarlo a crear un foro o blog donde comparta su conocimiento y experiencias. Esto les ayuda a ejercitar su mente. Al respecto, la doctora Britton señala que mantener la mente activa es recomendable a cualquier edad y, en especial, en los adultos mayores que pudieran tener un deterioro cognitivo asociado a la edad. “Las nuevas tecnologías promueven la salud cognitiva, ya que toda actividad en la cual tenemos que aprender implica la formación de nuevas neuronas y conexiones, pero la evidencia científica aún no es contundente. Me atrevo a decir que todos los científicos estamos de acuerdo en que cualquier actividad que rete el cerebro y promueva la interacción social y física (como las nuevas tecnologías) son positivas para la salud del adulto mayor”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código