Tejas restaurant

El nivel de la comida ofrecida ese día fue errático: grandes triunfos y contra platos que fueron un fracaso.

Tenía curiosidad de ver el hotel de Trump, así que me fui con unos amigos, y aunque mi intención no era reseñarlo, aquí estamos. Tal vez sea porque fuimos un domingo, y el chef ejecutivo no estaba, pero tuvimos varias desilusiones. No en el personal ni en su decoración.

Como amuse-bouche de cortesía nos dieron unos delicados huevos de codorniz con salmón fresco, aceite de trufas y caviar. El resultado fue un mejunje de sabores, donde el caviar competía con el aceite de trufas. Pedimos el spicy tuna de una lista corta. Vino muy pizpireto, en forma de cuadritos de arroz contra atún, y unas julianitas de nori encima. ¿Resultado? Arroz picante. Terrible.

Las entradas estuvieron todas magníficas: Un tartare de atún con aceite de ajonjolí, micro-berros, crema de aguacate y un sorbet de tomate; un fresquísimo carpaccio de corvina con pimentones y un aderezo de pesto muy delicado; luego, unos langostinos calientes en crema con espinacas, que estuvieron comme il faut, pero lo que se llevó el wao fue la terrine de pulpo posada sobre un puré de ñame, donde el pulpo tenía una textura deliciosa, combinado con aceitunas negras y el gel que rinde este mismo traía además una guarnición de arúgula bebé, de sabor muy tenue y tuquitos de chorizo.

Pasando a los platos fuertes, un atún con puré de coliflor y pesto de tomates secos estuvo muy rico, y un pargo con costra de plátano verde y salsa de coco, un poco dulzona. Las cosas empeoraron cuando pedimos el pescado a la sal que no tenía pinta de haber estado enterrado en sal en un horno. En retrospectiva, creo que lo que sucedió fue que la cocina se confundió y en vez de servir el pescado a la sal sirvió el pescado al estilo de Yucatán, ya que vino con cebollas caramelizadas, tomates y micro cilantro. El gran desacierto fue unos cachetes de ternera importada de Canadá, dentro de una reducción de tinto. Vino con un cuadrito de puré de papas envuelto en filo muy interesante, con una salsa de parmesano algo prosaica. Pero los cachetes mismos fueron una desilusión.

Procedimos a los postres: el tres leches en deconstrucción fue intersante, así no trajera tres leches: bizcocho, merengue en forma de gusanillo, helados y compota de frutas del bosque; hubo otro, unos profiteroles fritos y con forro crocante, relleno de pasta de chocolate, con “tierra” de leche y azúcar y cuadritos de chocolate oscuro, que se veía muy bien, pero que no gustó tanto como la tarta de manzana. Dixit.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código