Túneles como máquina del tiempo

Desde 2012, se pueden visitar varios lugares subterráneos de Belgrado, aunque la mayor parte de esta ´ciudad bajo la ciudad´ sigue cerrada al público.
Algunas de esas cavidades albergan ahora restaurantes o bodegas de vino. EFE. Algunas de esas cavidades albergan ahora restaurantes o bodegas de vino. EFE.
Algunas de esas cavidades albergan ahora restaurantes o bodegas de vino. EFE.

Los túneles, búnkeres y pasillos subterráneos bajo Belgrado permiten a los visitantes una especie de “viaje en el tiempo” por la turbulenta historia de la capital serbia, desde la época romana hasta los Otomanos, Habsburgos, nazis y, finalmente, los comunistas tras la Segunda Guerra Mundial.

Gran parte del casco histórico de la capital serbia se encuentra sobre yacimientos arqueológicos con cientos de metros de túneles construidos durante la milenaria historia de la ciudad.

Desde el año 2012, se pueden visitar de forma organizada varios lugares subterráneos de Belgrado, aunque la mayor parte de esta “ciudad bajo la ciudad” sigue cerrada al público.

“Más de 10 mil personas del mundo han visitado ya estos lugares”, explica Milos Zivaljevic, de la organización turística Go2Serbia.

Todo eso, sin contar los numerosos visitantes que dan vida a varios restaurantes o bodegas de vino situados en cuevas y pasillos.

“Esta bodega de vino es mi lugar favorito. Aquí organizamos eventos poco comunes para sorprender a los belgradenses”, dice Zoran Nikolic, un guía especializado en la gira por los pasillos subterráneos y coautor del libro Belgrado bajo Belgrado.

Conocedor como nadie del Belgrado subterráneo, Nikolic considera que en los corredores bajo la ciudad el visitante “entra en una especie de máquina del tiempo” para poder comprender la esencia de la ciudad.

Todavía pocos belgradenses saben que paseando por el céntrico parque de Tasmajdan caminan sobre una amplia cantera explotada hace 2 mil años. Un verdadero “tesoro” subterráneo guarda la céntrica Fortaleza de Belgrado y su parque Kalemegdan, erguidos sobre la desembocadura del Sava en el Danubio desde una elevación de caliza.

A la salida de la Fortaleza de Belgrado, en la parte que da al río Sava, están otras cuevas artificiales que en su tiempo disponían del sistema de grúas y servían para guardar mercancías como alimentos.

Algunas de esas cavidades albergan ahora restaurantes o bodegas de vino, en un ambiente que no necesita acondicionador de aire ni siquiera en verano.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código