Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

Utopías, principio y fin

Las utopías llegan con fuerza en la juventud y se van disipando con los años, opina el director argentino José Luis García.
FIGURA. La estrella de su documental es la activista Lim Sukyung. CORTESÍA/JLG FIGURA. La estrella de su documental es la activista Lim Sukyung. CORTESÍA/JLG
FIGURA. La estrella de su documental es la activista Lim Sukyung. CORTESÍA/JLG

Fue puro azar el hecho de que el director argentino José Luis García viajara a Pyongyang en 1989. Su hermano, que por entonces militaba en la juventud peronista, era quien se trasladaría de la Argentina a Corea del Norte, pero a último momento, por cuestiones de política nacional, no pudo hacer el largo periplo y le ofreció su lugar.

“Yo no era periodista ni militante, aunque simpatizaba con los ideales de izquierda que convocaban al XIII Festival Mundial de la Juventud. Al llegar me sentía como una especie de paracaidista aterrizado en el lugar socialmente más exótico que podía imaginar en el planeta Tierra”, recuerda García en exclusiva para La Prensa.

En Pyongyang conocería a la activista Lim Sukyung, que decidió hacer lo que estaba prohibido: pasar de una Corea a la otra. Sin saberlo, ella sería la protagonista de su documental La chica del sur (2012), que se proyecta en el Festival Internacional de Cine de Panamá hoy sábado 13 de abril a las 7:45 p.m., en la Sala 6 de Cinépolis Multiplaza, y el lunes 15 a las 8:45 p.m. en el teatro Anita Villalaz.

Decidió captar con su cámara VHS prestada a Sukyung, porque a todos los que participaron en ese evento global les encantó esta “mujer tan joven, tan hermosa, tan valiente, decidida a cruzar todas las barreras políticas, militares y culturales que se le ponían por delante”.

La califica como una Juana de Arco, “decidida a sacrificar su vida en nombre de una generación por el legítimo deseo de la reunificación pacífica de su pueblo, la reunificación de Corea”.

Sentía que ella era, en sí misma, “la encarnación de todas las utopías que uno podía imaginar. Especialmente, en medio de un encuentro en el que miles de jóvenes de todo el mundo no hacíamos mucho más que turismo revolucionario”.

Luego le perdió el rastro, pero sabía que tenía un material de notable valor entre sus manos, “me faltaba madurez para articularlo, en medio de la debacle de aquel mundo que se desvaneció en el aire poco tiempo después. Así es que en ese tiempo no llegué a editar nada. Pero nunca me olvidé de ese material, sabía que había una película encerrada ahí dentro”.

REENCUENTRO

Un amigo suyo tiene una máxima: “cuando pasás los 40 años, cuando empezás a ver el otro lado del río, dejas de creer en las utopías. Aunque quisieras seguir creyendo. Ese fue el momento en el que empecé a buscar el rastro de Lim Sukyung”.

Entonces, 20 años después, va en la búsqueda y viajó a Corea del Sur.

En esta travesía fue determinante la colaboración recibida por Alejandro Kim, un amigo coreano de García que reside en Argentina. “No solo por el hecho del idioma, ya que en Corea del Sur son minoría los que hablan algo de inglés, sobre todo en las generaciones de gente más grande, sino por las diferencias culturales”.

Kim le ayudó a comprender “la manera de tratarse entre gente de distintas edades, por ejemplo. Una serie de gestos que era importante conocer para tener mejor acceso a la gente a la que queríamos contactar”.

Con Sukyung fue un reto aparte. “Porque ella deja de lado todos los códigos de etiqueta coreana y tiene una forma particular de tratar, a veces un poco ruda, pero siempre extremadamente honesta y coherente con su manera de pensar”.

El equipo de La chica del sur, explica, “en ningún momento pretendió engañar a Sukyung para conseguir algo de ella, y a la larga creo que ella valoró esa actitud, dejó de lado las sospechas que pudiera tener sobre alguna intención nuestra de ´espionaje´ sobre su vida, y nos terminó dando una posibilidad de acceso que le había negado a mucha gente en Corea que había querido hacer un documental”.

Cuando eres joven, “vas por el mundo exaltado, atrás de estímulos de cómo podía ser un personaje como ella, idealizando todo, desenfrenadamente. El paso del tiempo te da una perspectiva mayor del mundo y de cosas internas propias. Los éxitos y las frustraciones te dan buenas experiencias si sos capaz de reflexionar a partir de ellos. Y, entonces, surge una mirada menos radicalizada, más compasiva. Una mirada capaz de detenerse en un silencio el tiempo necesario.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código