Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

Vida de claustro

Quince monjas de clausura residen en el Monasterio de la Visitación de Santa María, ubicado en Las Cumbres.

Temas:

Vida de claustro Vida de claustro
Vida de claustro

El silencio impregnado en un jardín solitario se magnifica ante una imponente capilla de sobresalientes estatuas que parecen vigilar al primer intruso que se aproxime al santo lugar.

Antes de atravesar el letrero forjado en hierro, que deja clara la entrada al Monasterio de la Visitación de Santa María, ubicado a un costado de la vía El Peñón de Las Cumbres, ninguno de esos muros podría advertir de la presencia de 15 monjas de clausura que pasan sus días dedicadas a la oración constante.

Al avanzar hacia el vestíbulo de la estructura, un patio interno techado e iluminado naturalmente recibe al visitante. Es el preámbulo a la capilla y al locutorio, este último está acondicionado para el intercambio entre el mundo exterior y las 15 religiosas (10 consagradas y otras 5 en formación) que han renunciado a sus familias, a las pertenencias materiales y a los lujos de la vida moderna para reverenciar con su trabajo y oración a Dios.

En el locutorio, una reja metálica diseñada en cuadrantes es la barrera inmediata que divide su mundo del resto. “No podemos atravesar este límite por mandato papal”, explica la hermana Margarita María, que tiene 22 años en la orden y es la actual encargada de guiar a las novicias que la rodean hacia la consagración.

Cualquiera que cruce la frontera estaría ganándose como “sanción” la excomunión oficial del Vaticano, advierte la monja, distinguida del grupo de aspirantes por su capa negra que le corona la cabeza y denota ante la comunidad la profesión de sus votos de obediencia, castidad y pobreza.

Pero aquella reja pronto queda siendo solo un simbolismo, porque las novicias con destellos en sus pupilas se aprestan a contar las bondades que la estadía en el sitio les aporta a su formación espiritual y contemplativa. Con cada rezo, letanía o laude, ellas aseguran el bienestar de miles de misioneros, sacerdotes y hasta almas olvidadas.

No importa para quién sea el provecho, lo que importa es que la contemplación constante surta los frutos necesarios. Al fin y al cabo sus faenas cotidianas son ofrendas que se elevan en secreto para agradar a Dios.

Sostener una comunidad religiosa requiere de un equilibrio, un ecosistema basado en la distribución de las labores, en donde por muy dura que sea la tarea no cesa la oración.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código