Miguel Huezo Mixco

Nunca hay que bajar la guardia

Más de uno que ha tenido algún nivel de protagonismo en el conflicto armado lo ha estudiado desde la ficción, entre ellos, Miguel Huezo Mixco.

Temas:

Miguel Huezo Mixco fue uno de los invitados del evento literario Centroamérica Cuenta, que ocurrió en la ciudad de Managua, Nicaragua. Cortesía\Centroamérica Cuenta Miguel Huezo Mixco fue uno de los invitados del evento literario Centroamérica Cuenta, que ocurrió en la ciudad de Managua, Nicaragua. Cortesía\Centroamérica Cuenta

Miguel Huezo Mixco fue uno de los invitados del evento literario Centroamérica Cuenta, que ocurrió en la ciudad de Managua, Nicaragua. Cortesía\Centroamérica Cuenta

Nunca hay que bajar la guardia Nunca hay que bajar la guardia

Nunca hay que bajar la guardia

En El Salvador hay un deseo de entender el conflicto armado desde la literatura. “Se ha producido una cantidad de libros, bastante importante en términos proporcionales, sobre este tema”, dice Miguel Huezo Mixco, quien ha dado su contribución a la causa con la novela La casa de Moravia, cuya trama va de 1981 (cuando Centroamérica está bajo el fuego de guerrillas y gobiernos autoritarios) al presente para ver qué quedó de ese entonces en El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

Ese deseo de conocer el ayer dice que también pasa por los libros de textos. Pone de ejemplo que cuando la guerra acabó en 1992, el Ministerio de Educación produjo dos volúmenes sobre el tema, elaborado por un grupo de historiadores. “El enfoque y el resultado fueron bastante equilibrados”, manifiesta quien fuera uno de los invitados al evento cultural Centroamérica Cuenta, que ocurrió en mayo en Managua, Nicaragua.

Admite que existe un bache entre quienes vivieron esos días aciagos y los que nacieron luego de que este terminó. Los jóvenes lo que tienen son la memoria de sus adultos y ven lo ocurrido como si fueran leyendas antiguas, indica.

Mientras que en las zonas rurales, resalta, hay una memoria diferente de lo que pasó, porque fue en esas áreas donde hubo más enfrentamientos en comparación con la San Salvador urbana.

“Siempre hay una necesidad de volver sobre este asunto y para los muchachos fue algo que pasó hace 25 años y eso lo ven como que pasó hace bastante tiempo. Aquella fue una guerra donde no hubo ni ganadores ni vencidos”, comenta el autor de Expedicionarios. Una poética de la aventura (2016, ensayos).

Preguntado si El Salvador ostenta hoy una democracia madura que descarte golpes de Estado o el retorno de las armas, contestó que aunque sospecha de la supuesta racionalidad humana, el clima de paz es propicio en el país, aunque anota que nunca hay que bajar la guardia.

“En El Salvador, uno de los saldos positivos del postconflicto, fue la instalación de un sistema que se ha respetado: el equilibrio del poder. Antes estábamos en una dictadura que violentaba el estado de derecho y no toleraba las opiniones contrarias. Con dificultades y todo, ahora hay mucho debate, a veces de mala calidad, pero hay una necesidad instalada de que todos tenemos el derecho de participar. La izquierda ha estado en el poder por dos períodos consecutivos. Esto me imagino que va a cambiar y llegará la derecha o la centro-izquierda, y eso será aceptado por la sociedad”, confía.

DOS SERES

La casa de Moravia es sobre violencias, recuerdos y soledades. Esta obra le permitió“volver a nombrar las cosas, o a cambiarles el nombre; poner las situaciones en lugares diferentes”.

Una parte de las personas de La casa de Moravia están sustentados con gente que Huezo Mixco tuvo alguna relación durante la lucha. Otros son el resultado exclusivo de su imaginación.

Su personaje central masculino es Samuel, un tipo desencantado, cínico, medio playboy, que había estado en la guerrilla porque quería cambiar las reglas del juego y en su mente no ha olvidado aquellos fragores.

Su contraparte es Albertina, quien ha tenido un pasado tortuoso, aunque hoy está libre de esos horrores. “Lo hice para poner a dos generaciones frente a frente y cada uno a partir de sus recuerdos construyen el pasado y esos vasos se van comunicando entre sí”.

Ambos tienen una necesidad de saber quiénes son los otros y quiénes son ellos mismos en el marco de esa guerra ya terminada. “Nunca sabes si lo que se dice de Samuel es cierto o si él está engañando a todos. La historia hace héroes a los cobardes y justos a los injustos”.

La muerte y la incomprensión también son acompañantes de estos seres humanos de ficción. “Son personajes tratando de encontrarse y tener cierta aceptación. Tienen muchas incertidumbres porque en los años 1980 no sabías lo que estaba ocurriendo y todo podía cambiar de un instante al otro, porque te podías encontrar con la muerte a la vuelta de la esquina”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código