Exclusivo: El primer capítulo de 'Origen', última novela de Dan Brown, este domingo en la edición impresa de La Prensa.

El cerebro, la 'frontera inexplorada'

El neurocirujano Alfredo Quiñones-Hinojosa, del Johns Hopkins Hospital, está de visita en el país y brindó una entrevista a este medio.
Yun Feng, Hugo Guerrero C., Kaisorn Chaichana (con bata), Mingxin Yun y Olindi Wijesekera trabajan en el equipo de Alfredo Quiñones-Hinojosa (centro). CORTESÍA/Johns Hopkins Medicine. Yun Feng, Hugo Guerrero C., Kaisorn Chaichana (con bata), Mingxin Yun y Olindi Wijesekera trabajan en el equipo de Alfredo Quiñones-Hinojosa (centro). CORTESÍA/Johns Hopkins Medicine.
Yun Feng, Hugo Guerrero C., Kaisorn Chaichana (con bata), Mingxin Yun y Olindi Wijesekera trabajan en el equipo de Alfredo Quiñones-Hinojosa (centro). CORTESÍA/Johns Hopkins Medicine.

Luego de pasar ocho horas en el quirófano haciendo una delicada intervención, el neurocirujano y neurocientífico mexicano Alfredo Quiñones-Hinojosa resumió en una entrevista telefónica de 30 minutos cómo él, siendo un niño nacido en el seno de una familia humilde en México, se convirtió en uno de los médicos más prestigiosos del Johns Hopkins Hospital en Baltimore, Estados Unidos (EU), por su técnica quirúrgica de extracción de tumores cerebrales.

Quiñones, quien está en Panamá, cuenta que de pequeño soñaba con salir a explorar el universo, por lo que subía al techo de su casa en Palaco, Mexicali, Baja California. “No teníamos electricidad. Me subía al techo, desde donde miraba las estrellas, mientras soñaba que un día iba a explorar el universo, sin saber que es precisamente lo que hago en la actualidad: ¡exploro el universo!, pero es un universo que puedo tener entre mis manos, el cual se llama ´cerebro”.

Querer es poder

Antes de convertirse en neurocirujano, el “Dr. Q”, como le conocen, emigró ilegalmente a EU, donde trabajó como jornalero, estudió inglés y se ganó una beca. Primero, para estudiar psicología en la Universidad de California en Berkeley y luego otra para formarse como doctor en medicina en la Universidad de Harvard, especializándose luego en cirugía general, biología de células madre y neurocirugía en la Universidad de California en San Francisco.

¿Qué momentos difíciles lo han marcado y qué otros lo han llenado de satisfacción?

La muerte de mi hermanita Maricela [a causa de colitis] cuando yo tenía 3 años, fue un golpe fuerte en mi vida y en la de mi madre y mi padre. También económicamente estábamos pasando por una situación difícil en México. Hace poco celebré los 25 años en los cuales volví a nacer. El 14 de abril de 1989 tuve un accidente en el que casi pierdo la vida [ya que durante su trabajo como soldador cayó 18 pies en un tanque de petróleo vacío, sin oxígeno, lleno de gas licuado de petróleo]. Al extender mi mano para que mis compañeros me salvaran, mi vida se puso en frente de mí; estaba muriendo. [Había podido salir del tanque pero] luego caí otra vez. Esto me ha ayudado a entender a mis pacientes, porque he estado luchando por mi vida. Cada vez que uno de mis pacientes fallece es otro golpe fuerte.

Esos son los momentos tristes, pero te aseguro que felices han sido muchos: mirar a mis hijos nacer, ver a mis padres y escuchar sus voces, poder estar vivo y poder respirar día con día.

¿Por qué optó por psicología y neurociencia?

En aquel entonces había tomado una clase de psicología industrial, y me fascinó el comportamiento del ser humano. Siempre tuve facilidad de aprender matemática, química y física, pero era un reto para mí tratar de aprender inglés. Era una oportunidad de restarme en esas clases en las que tenía que escribir mucho y expresarme. Quería aprender inglés, y así fue cómo empecé a contemplar la idea de estudiar psicología, pero al mismo tiempo, sin saber, estaba tomando las clases de física, química, matemática y biología que me permitirían mantener mis calificaciones altas, e ir un día a la facultad de medicina. ¡No vayas a pensar que lo tenía planeado! Luego, me doy cuenta de que el conocimiento que obtuve en psicología y en neurociencia me ayudó a escoger mi carrera de neurocirujano.

¿Qué le parece el esfuerzo actual de la comunidad científica para conocer enigmas del cerebro?

El cerebro es la frontera inexplorada. Para mí, es el órgano que nos hace amarnos y desafortunadamente odiarnos. Estudiar esta frontera inexplorada va a construir el futuro de la humanidad. En el cerebro hay mucha interacción con todo el cuerpo, y no solo con el corazón y los pulmones. Todo está basado en el cerebro.

¿En qué consiste su técnica quirúrgica?

Hemos desarrollado con mi equipo abordajes mínimamente invasivos para el cerebro, los cuales nos permiten quitar tumores gigantescos sin lastimar el cerebro.

¿Qué trabajos realizan en el laboratorio de células madre de tumores cerebrales del Johns Hopkins School of Medicine?

Las células madre cancerosas que se forman en el cerebro dan origen a tumores en este órgano, los que hacen este cáncer muy difícil de curar. Estamos utilizando células del tejido adiposo, en donde hay muchas células madre, y las estamos diseñando genéticamente para que puedan atacar el cáncer como si fuera un caballo de Troya. Cargamos estas células con moléculas que son muy importantes y que pueden combatir el cáncer. En mi laboratorio hacemos investigaciones sobre la capacidad intrínseca que tienen estos cánceres de migrar.

¿Se siente agradecido con la vida?

¡Claro! Ahorita acabo de salir del quirófano, donde operaba a un familiar de una de mis colegas en Johns Hopkins, quien puso la vida de su ser querido en mis manos. Imagínate el privilegio de que mi paciente despierte después de hacer un abordaje increíblemente complejo: tuve que desarmar, como quien dice, la cara, quitar un montón de pedazos de hueso para no lastimar el cerebro y luego tuve que poner todo de regreso para que el paciente parezca como si no hubiera tenido ningún problema. Empezamos a las 7:30 a.m. y terminamos a las 3:00 p.m. Siempre doy gracias a los miembros de mi equipo, porque sin ellos no puedo salir adelante.

La pasión de un médico

Trabajar con el doctor Alfredo Quiñones-Hinojosa implica un horario de 24 horas los 7 días de la semana, afirma la médica española Jordina Rincón-Torroella, que dejó su país para formarse como neurocirujana en el equipo del doctor. “Uno se siente con ganas de trabajar a todas horas por la pasión que él despierta”.

La joven de 25 años agrega que el aprendizaje adquirido “es increíble porque el doctor Quiñones no solo tiene una técnica quirúrgica muy buena, sino que combina la cirugía y la investigación” de manera que se aprovechen los recursos y se siga mejorando el tratamiento del cáncer cerebral. “Lo que yo puedo aprender aquí con él no lo puedo aprender en otro lugar del mundo”.

La panameña Anabella de Vallarino, quien fue operada por él y su equipo hace 15 meses por un glioblastoma, afirma que ha sido “un privilegio y un regalo de Dios el conocer al doctor Alfredo Quiñones y haber estado en sus manos en una operación tan riesgosa y delicada. Nunca olvidaré el día en que nos conocimos en su consultorio cuando me dijo ´Anabella, tú y yo vamos a trabajar en conjunto, pero el que va a operar es Dios´. Hemos desarrollado una linda amistad y mi agradecimiento hacia él será eterno”.

RELLA ROSENSHAIN

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Bomberos sofocaron el incendio.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

REOS Ministerio Público investiga incendio en la cárcel de David

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código