LA VOZ DE LA ACADEMIA

Algunos errores comunes

La lectura es la base de una envidiable cultura lingüística. Esto es, sin ser especialista en el idioma, tener un vasto conocimiento de la lengua. Dominar sobre todo el aspecto léxico (vocabulario), conocer y emplear las formas aceptadas por la norma culta y además vigentes.

Es la lectura el camino para educar el oído y la vista, seleccionar un vocabulario que además de abundante sea de calidad, pero que también nos permita manejar diferentes registros de acuerdo con las edades, la profesión, el nivel educativo, el contexto, etc.

Al innovar sin saber también se yerra.

Dijo un cultísimo caballero, amante de las letras, que “los motivos dados eran espúreos”. Con ello, las letras hubiesen querido no tener amantes. O por lo menos no como ese.

´Espurios´ era y es lo adecuado.

¿La razón para cambiar la i correcta por una e que no viene al caso?

Que tal vez la analogía con palabras como nimio, ofidio, anfibio, quicio, quimio, idilio, simio (todas con acento siempre antes del diptongo io) haya influido.

Este cambio erróneo se da también en palabras como rubeola (que la gente inculta pronuncia rubiola) y verter (verbo que muchos hablantes descuidados pronuncian y escriben incorrectamente vertir).

Cultismos y latinismos mal empleados.

No hay peor demostración de incultura que un refinamiento léxico forzado y, para colmo, malogrado.

Mucha gente “instruida” y muchísimos profesionales “notorios” emplean a veces expresiones cultas que no dominan, ya sea en su aspecto semántico (puesto que la palabra, frase o expresión parece siempre traída por los cabellos) o, generalmente, fallan en la pronunciación.

En este caso se encuentran expresiones como “in situ” (con acento sobre la sílaba si) y “motu proprio” (con r en cada sílaba).

Sobre la primera, escuché en cierta ocasión a una periodista afirmar que se realizaría una inspección ocular “in sitio”. Otra vez, una persona manifestó en la radio que sería bueno que la Policía “estuviera en el insitú de los hechos”. En ambos casos, el latinismo estuvo muy mal empleado, pero sobre todo en el segundo, pues la pronunciación estuvo mal, y el uso, peor, ya que al emplear la expresión “in situ” no se debe colocar después de ella ningún complemento.

Acerca de “motu proprio”, incluso docentes, editores y correctores suponen que no debe ser proprio, sino propio.

El verbo alinear tiene la particularidad de que muchos hablantes (entre los que se cuentan profesionales de la Educación Física , deportistas, instructores, policías, exploradores) colocan mal el acento y cierran la “e” en “i”, cuando no es necesario.

Este verbo se conjuga en presente: yo me alineo (con acento sobre la e y no sobre la i), tú te alineas, él se alinea, etc., igual como se conjuga me recreo, te recreas, se recrea. (Es considerada inculta la forma yo me alinio, tú te alinias, etc.

Sobre todo, este error se repite en la forma de imperativo “ustedes”, que debe ser “alinéense” (es decir, fórmense en línea recta) y no “alíniense” ni mucho menos “alíniensen”, como a veces se escucha con tono autoritario y nada más.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código