teatro

Un estudio sobre la sexualidad

La pieza ‘De mangos y albaricoque’, del director Javier Stanziola, retorna a las tablas del 28 al 30 de abril en The Space.

Temas:

Existe un facilitador y tres actores que contribuyen en los procesos del montaje. Cortesía Existe un facilitador y tres actores que contribuyen en los procesos del montaje. Cortesía
Existe un facilitador y tres actores que contribuyen en los procesos del montaje. Cortesía

En 2002, el director Daniel Gómez Nates se hizo cargo de una lectura dramatizada, en el Teatro en Círculo, de la pieza De mangos y albaricoques, del dramaturgo Javier Stanziola.

Luego, en 2004, en el Teatro Aba, se hizo un montaje bajo la dirección de Pablo Salas sobre esta obra ganadora del premio Ricardo Miró en la sección teatro.

Aquella puesta en escena, responsabilidad de Salas, recuerda Stanziola, “se montó como una comedia. Fue la única vez que hice dinero en un proyecto teatral. La obra se llenaba todas las noches”.

Esta historia, que hace 21 años fue catalogada como un escándalo por Isaac Chocrón, el jurado internacional del Miró, regresa este 28, 29 y 30 de abril en The Space. Su elenco lo integran Ángel Gutiérrez, Fernando Beseler y Rafa Leonard.

Stanziola resume la trama de la siguiente manera: “Fabricio tiene dos problemas: su mamá se acaba de enterar de que él es gay, y ya no sabe qué hacer para salirse de una relación de pareja tóxica. Pero en realidad la obra busca abordar sin tapujos la compleja sexualidad en la humanidad en una época de mucho conservadurismo innecesario”.

COLABORATIVO

-¿Qué deseaba explorar en ‘De mangos y albaricoques’?

Estaba interesado en explorar la relevancia de un texto que hace solo 21 años fue catalogado como un escándalo por el maestro Isaac Chocrón. Quería saber si una obra sobre un hombre que sale del armario aún es relevante. Luego de hablar con varios amigos, leer los comentarios en las redes sociales sobre los homosexuales y ver las obras de teatro que se montan en Panamá sobre el tema, decidí que es vital hablar del tema. Las recurrentes conversaciones religiosas que se dan sobre la homosexualidad no son solo más que formas de evitar hablar del tema de fondo: somos humanos y tenemos una sexualidad más compleja de la que queremos aceptar.

-¿Qué los llevó a no tener directores?

Me dicen los grandes del teatro de Panamá, como la actriz Nyra Soberón Torchia, que así se montaban las obras en los 1970 y 1980. El proceso creativo colaborativo y disruptivo. Pero con el crecimiento del teatro comercial, nos comenzamos a enfocar más en llevar un proyecto al mercado. Cuando estás enfocado en eso, la creatividad tiene que ser contenida. El productor o el director manda y se acabó. No hay mucho tiempo para ideas locas, bellas, incoherentes, profundas, ni imperfectas. Ahora, no creas, es un proceso difícil. Estoy trabajando con tres talentosos jóvenes con visiones muy claras del teatro que en muchas ocasiones chocan y toca buscar un punto en común.

¿Cuál es la dinámica de los ensayos?

Las primeras semanas todas las ideas eran buenas. Jugábamos mucho para establecer contacto físico, visual e intelectual. Conversábamos sobre diferentes tonos para la obra y matices para los personajes.  Yo me aseguraba de que las ideas fueran exploradas justamente. Luego acordamos una visión conjunta y comenzamos a enfocarnos . Hemos tenido conversaciones difíciles, pero hemos creado un mundo interesante y con posibilidades.

CONSERVADORES

-¿Cuán conservador es Panamá hoy a la hora de hablar del tema gay?

Es extremadamente conservador. Tan conservador que muchos ni se enteran de lo reprimidos que están. Tengo compañeros de teatro que me dicen que el tema gay se trata abiertamente y luego me muestran como ejemplo la decena de veces que han montado La Jaula de las locas. Como no queremos hablar del asunto, nos burlamos del asunto. El gay es el bufón del rey en el teatro panameño.

-¿Qué representa el erotismo en esta obra?

En los últimos 20 años sí hemos visto cambios en términos de tolerancia hacia los Lgbtiq. Pero eso ha venido a un precio.  Nos hemos convencido de que podemos ser gais, con tal de no hablar o mostrar nuestra vida sexual.  Hemos salido del armario, pero dejamos nuestra sexualidad enredada en los ganchos.  La obra tiene escenas solo para adultos de complejas relaciones de parejas, que pudiesen ser entre heterosexuales u homosexuales.  La idea es recordarnos un poco de que si vamos a salir del armario, salgamos tal como somos, enteros y complejos.

¿Por qué piensas que en los montajes anteriores no mostraron ese erotismo?

Por el temor a que la gente lo rechace. En una de las formas artísticas más humanas que conozco, el teatro, tendemos a autocensurar una de nuestras características más humanas, nuestra sexualidad. No tiene sentido.

En dos semanas te regresas con tu familia de vuelta al Reino Unido. ¿Por qué?

Ha sido una decisión difícil. Yo adoro Panamá, su potencial, los millones de panameños que saben que somos mejores que todos los escándalos de corrupción que nos agobian. Trabajando desde el gobierno descubrí que sí se puede hacer una gestión pública sin corrupción. Afuera de él, siento que si no te unes a la corrupción, a la superficialidad, es muy difícil progresar. No quiero que mi hijo crezca en ese ambiente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código