Un hogar en el mundo

Estudios, oportunidades laborales, amor o una casualidad son motivos que pueden convertir al lugar más lejano en ese nuevo sitio al que se pueda llamar ´hogar´.

ILUSTRACIÓN/Roy Espinosa ILUSTRACIÓN/Roy Espinosa
ILUSTRACIÓN/Roy Espinosa

En 2007, Chanthal, una joven panameña recién graduada de secundaria, obtuvo una beca del Gobierno taiwanés para estudiar en la Universidad de Feng Chia, en la ciudad de Taichung. En pocos meses volverá con un título de Administración de Negocios Internacionales y dominio del idioma mandarín.

Al otro extremo del globo, Tania, una ingeniera civil que mientras realizaba su doctorado en la ciudad francesa de Burdeos conoció a Eric, de origen francés, y quien hoy es su esposo. Con él emprendió el intento de una vida entre los campos de viñedos de Saint-Martin-Lacaussade, en el suroeste de Francia.

El amor fue la misma excusa por la que Ilka acompañara a su esposo hasta el lejano continente de Oceanía, específicamente Nueva Zelanda, donde residió por 10 años hasta que hace tres meses lo siguió nuevamente hasta Melbourne, Australia, esta vez acompañada de su pequeña hija de dos años.

En tanto, un viaje casual a Medio Oriente para conocer tierras santas atrapó a Joana y, por lo que define como “planes de Dios”, se enamoró del desértico calor de Jordania, su hogar desde hace nueve años.

Estas istmeñas han establecido sus vidas en los países mencionados, donde el volver a empezar fue un requisito obligatorio en todos los sentidos: aprender un idioma, ajustarse a las costumbres, adaptarse a gastronomías, conocer a los lugareños y ubicaciones, hacer amigos; pero, sobre todo, encontrar ese lugar tan necesario y especial al que puedan llamar “hogar”.

Aunque no sea un título oficial, siempre se es “embajador” de la cultura natal cuando se visita otro país, labor que han realizado estas paisanas en Taiwan, Francia, Australia y Jordania, países tan dispersos entre sí como alejados de Panamá.

Un estudio, realizado por la Dirección Nacional de Migración y Naturalización y la Dirección de Estadística y Censo de la Contraloría General, afirma que “la emigración panameña se caracteriza por ser selectiva respecto al nivel educativo, especialmente cuando se dirigen fuera de la subregión. Esto se asocia con la necesidad de contar con una mayor preparación académica para poder insertarse en el mercado laboral del país”.

Hay distintas razones por las que las personas se ven cambiando de país: estudios, traslado laboral, el llamado del amor o, simplemente, por una casualidad; esa mínima eventualidad que obliga a revaluar el presente y reestructurar el futuro.

Conozca las historias de los panameños por el mundo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código