Las tres llaves de América

San Lorenzo, Portobelo y Panamá fueron asentamientos esenciales en la época de prevenir los ataques piratas.

La construcción de una ruta a través del istmo fue una tarea dura. Cuentan que, en 1517, el soldado español Gaspar de Espinosa fue encargado de construir el primer camino de piedra a través de la delgada franja de tierra que hace de puente natural entre Sudamérica y Centroamérica.

Al mando de miles de esclavos indios hicieron los caminos; desde Nombre de Dios, en la costa caribeña, hasta Panamá, en la costa del Pacífico. El Camino de las Cruces, que unía Panamá con la Venta de las Cruces y el fuerte San Lorenzo, en la desembocadura del río Chagres, completó la red vial entre los dos océanos. Con la derrota del imperio inca y el saqueo de sus tesoros, esta red de caminos se convirtió en una ruta de la codicia.

Desde entonces, la desembocadura del río Chagres se vio amenazada por piratas y bucaneros. A efectos de disminuir los ataques, en 1595 se construye el castillo de San Lorenzo en la ladera de un escarpado risco para defender este punto estratégico. Muchos esclavos negros llegados de Senegal y del Congo se sublevaron y atacaron repetidas veces el Camino de Cruces, al igual que los piratas. Es que San Lorenzo, Portobelo y Panamá fueron asentamientos considerados puntos esenciales del comercio español. Por eso fueron llamados “las tres llaves de América”.

SITIO

Portobelo se constituyó en uno de los sitios más importantes para el transporte y almacenaje del oro y la plata por su sistema de “ferias y galeones”. Estas se establecieron primero en Nombre de Dios y luego en Portobelo, que se consolidó como centro de convergencia de dos comercios; el de Lima, que aportaba inmensos cargamentos de oro y plata de Perú, Ecuador y Bolivia; y el de Sevilla, capital comercial del imperio. Portobelo se convirtió en un punto obligado para el intercambio de las mercaderías y para el paso de las riquezas de la región andina hacia España, para lo cual se realizaron las famosas Ferias de Portobelo. Se piensa que el 60% de los tesoros que llegaron a las arcas de Felipe II tuvo que pasar por los caminos istmeños entre los años 1531 y 1660.

Roberto Bruno, un historiador que ha estudiado la incursión de los piratas en Panamá, cuenta como eran los ataques en el apogeo de Portobelo. “Los ataques piratas sembraban el terror. En 1668, el propio Henry Morgan tomó Portobelo. De hecho, luego de unos años marchó también hacia Panamá, pero no por Portobelo, sino por San Lorenzo. El fuerte San Lorenzo se inicio con Juan Bautista Antonelli, quien sugirió fortificar la boca del Chagres porque entendió, como ingeniero militar y estratega, que cualquier enemigo que entrara por la desembocadura del Chagres podía estar a menos de un día a pie de la ciudad de Panamá y tomarse la ciudad. De manera que Morgan decidió atacar San Lorenzo y pasar hasta la ciudad de Panamá. En el intento el pirata perdió cuatro embarcaciones frente a San Lorenzo y le tomó nueve días atravesar el istmo siguiendo el río Chagres por el Camino de las Cruces. En enero de 1671, Morgan atacó la ciudad de Panamá y la saqueó”, dice.

Ciudades Hermanas

En una playa de arenas blancas del Caribe, bajo las sombras de las palmeras, el antropólogo Stanley Heckadon, del Instituto Smithsonian, explica las conexiones de las ciudades españolas de aquellos tiempos. “Panamá y Lima estuvieron íntimamente ligadas, ya que cada lingote de oro o plata de Sudamérica debía navegar hasta Panamá Viejo, luego viajar en mula por las selvas hasta la aduana de Portobelo, donde los tesoros eran embarcados en la flota de galeones españoles”, dice.

Por la vía contraria, del Viejo Mundo llegaban a Panamá las mercancías, la moda, la cultura y las imágenes religiosas, que eran transportadas desde el Caribe hasta el Pacífico con rumbo a las lejanas tierras sudamericanas.

Para Heckadon, muchas imágenes de santos y vírgenes viajaban en los barcos entre Lima y Panamá, que tenían un intercambio permanente. “Existía una ligazón fuerte en esos tiempos entre los limeños y los panameños. Era la ruta obligatoria de las riquezas salientes de América profunda y de las mercancías entrantes, y las novedades de la vieja Europa”. Luego de siglos de convivencia, el mestizaje de indios con negros africanos y con blancos criollos originó una mezcla de razas, un singular sincretismo religioso y nuevas tradiciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Traspasan acciones a una fundación EU suspende restricciones a los diarios La Estrella y El Siglo

Eduardo Quirós, presidente del grupo GESE, (centro) fue el encargado de hacer el anuncio al personal de los periódicos la Estrella de Panamá y El Siglo.
LA PRENSA/Luis García

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Oct 2017

Primer premio

1 8 5 8

BDAC

Serie: 14 Folio: 15

2o premio

1668

3er premio

1396

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código