10 mitos de los quistes de ovario

Temas:

Los quistes en los ovarios no se transforman en cáncer, pero requieren seguimiento para prevenir complicaciones asociadas como dolor y torsión. Fotolia Los quistes en los ovarios no se transforman en cáncer, pero requieren seguimiento para prevenir complicaciones asociadas como dolor y torsión. Fotolia
Los quistes en los ovarios no se transforman en cáncer, pero requieren seguimiento para prevenir complicaciones asociadas como dolor y torsión. Fotolia

1

Los quistes, los fibromas y los tumores son condiciones similares.

Falso. Es una creencia muy común pero equivocada. Quiste hace referencia a una lesión con contenido líquido, pueden hallarse en diversas áreas del cuerpo y se forman por diferentes mecanismos. En el caso del ovario, la mayoría son secundarios a alteraciones del funcionamiento del ovario, por eso son conocidos como quistes funcionales.

Los más comunes son los quistes foliculares, los hematomas y los quistes lúteos. Los quistes por endometriosis o endometriomas requieren un análisis aparte y no se considerarán en estos mitos.

Los fibromas son tumores benignos sólidos y son comunes en el cuerpo del útero, siendo raros en el ovario, pero se usa indistintamente la terminología de fibroma o quiste para hacer referencia a una lesión en los órganos reproductivos.

Por otro lado, los tumores del ovario son crecimientos anormales que pueden ser de contenido líquido (tumores quísticos), pero es más frecuente que sean combinaciones de partes sólidas y líquidas. Los tumores pueden ser benignos o malignos.

2

Se considera anormal la presencia de imágenes quísticas en el ovario al realizar un ultrasonido.

Falso. Por el contrario, en las mujeres en edad reproductiva es normal la presencia de imágenes por ultrasonido que reflejan la formación, evolución y degeneración de los folículos ováricos.

En algunas ocasiones se reportan como imágenes compatibles con quistes, pero se consideran normales hasta un tamaño de 2.4 centímetros de acuerdo al momento del ciclo, representando folículos a punto de la ruptura.

3

El tamaño de los quistes no es importante para tomar decisiones de manejo.

Falso. Es una de las características más importantes. En general cuando el tamaño es menor de 5 centímetros la mayoría de los ginecólogos recomendará un manejo expectante. Otro criterio de gran importancia es la sintomatología, en especial el dolor permanente y progresivo, ya que se asocia a torsión y riesgo de perder permanentemente la función del ovario afectado.

4

Los quistes funcionales no desaparecen.

Falso. El ciclo ovárico se acompaña de la ruptura espontánea del folículo para que el óvulo viaje hacia la trompa para permitir la concepción.

Esta ruptura se presenta cuando el folículo mide alrededor de 2 centímetros. Si la ruptura del folículo no sucede, se produce el quiste folicular (el más común). Generalmente este quiste se romperá espontáneamente sin ningún síntoma o con una leve molestia a nivel pélvico. El líquido del quiste se absorbe rápidamente en el abdomen.

5

Al detectarse un quiste, es imperativo la remoción.

Falso. Lo usual es que desaparezcan espontáneamente. Sin embargo, la sintomatología, el tamaño, las características por ultrasonido y algunos laboratorios determinarán si se puede dar seguimiento o hay que intervenir.

En casos de requerir una intervención, de acuerdo al criterio médico según sea el caso, se pueden puncionar, realizar laparoscopía o proceder con cirugía abierta.

6

Los quistes de ovario se pueden disolver con los anticonceptivos.

Falso. Es otro mito común incluso en la comunidad médica.

El mecanismo por el cual ejercen su función anticonceptiva las píldoras es bloqueando la formación y maduración de los folículos.

Su uso no previene el crecimiento de los quistes ni induce su disolución. El quiste se romperá espontáneamente y desaparecerá generalmente antes de 3 meses. Sin embargo, se recomiendan los anticonceptivos para prevenir la formación de nuevos quistes que puedan dificultar el seguimiento.

7

Los quistes funcionales de ovario pueden aparecer a cualquier edad.

Falso. Al ser resultado de la función del ovario, no pueden aparecer antes de la pubertad ni después de la menopausia. Existen otros tipos de quistes como los relacionados con el desarrollo embriológico que pueden presentarse en niñas o detectarse incidentalmente durante un examen de rutina, pero es importante recalcar que después de la menopausia hay que descartar procesos tumorales.

8

Los quistes pueden volverse malignos.

Falso. Los quistes no se transforman en cáncer. Requieren seguimiento para prevenir complicaciones asociadas como dolor y torsión.

Por otro lado, existen tumores quísticos que pueden ser benignos o malignos y pueden ser confundidos con quistes funcionales.

Las características por ultrasonido y exámenes de sangre pueden establecer una sospecha razonable de que se trate de un tumor y en esos casos se debe proceder con cirugía.

9

La ruptura de un quiste de ovario se considera peligrosa.

Falso. Como ya se dijo, es lo que sucede habitualmente con la consecuente desaparición del quiste y de las molestias asociadas.

Ocasionalmente puede ocurrir un sangramiento cuando se produce la ruptura del quiste o incluso en una ovulación normal porque se compromete un vaso sanguíneo superficial del ovario. De acuerdo a la situación específica se puede dar seguimiento o intervenir si hay sospecha de hemorragia importante.

10

El “síndrome de ovarios poliquísticos” se establece porque hay varios quistes en los ovarios.

Falso. Este diagnóstico amerita sus propios mitos, pero se incluye aquí porque es bastante común esta confusión.

Uno o ambos ovarios pueden tener varias formaciones quísticas pero esto no establece el diagnóstico. Es motivo de amplias discusiones y revisiones por expertos, pero está claro que el síndrome es una condición metabólica/endocrinológica que se asocia a la presencia de múltiples quistes pequeños en los ovarios que reflejan una falla en la maduración de los folículos y requiere la presencia de otros parámetros para su diagnóstico.

(El autor es ginecólogo oncólogo, es director de Docencia e Investigación del Instituto Oncológico Nacional, profesor titular de Ginecología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Panamá y ejerce la práctica privada en el Hospital de Punta Pacífica. Contacto: jeldlvz@gmail.com, 204-8550)

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código