Cuando el placer se vuelve adicción

Más del 70% de los individuos que cesan de fumar recae al cabo de un año de haber dejado el tratamiento.
El español Jorge Manzanares es científico y doctor en farmacología. LA PRENSA/Roberto Cisneros. El español Jorge Manzanares es científico y doctor en farmacología. LA PRENSA/Roberto Cisneros.
El español Jorge Manzanares es científico y doctor en farmacología. LA PRENSA/Roberto Cisneros.

Basta con inhalar una sola vez de un cigarrillo para que en unos 15 segundos la nicotina llegue al cerebro de la persona, estimulando el circuito mesolímbico dopaminérgico, es decir, un circuito de recompensa o de placer.

Así lo afirma en una entrevista a este medio el científico español y doctor en farmacología Jorge Manzanares, quien hasta ayer estuvo en Panamá exponiendo el mecanismo de adicción a drogas legales e ilegales en el I Congreso Mundial de Tabaquismo y Enfermedades No Transmisibles.

“Imaginemos que le doy a un cigarrillo 20 caladas, es decir, que recibo 20 estimulaciones. Ahora, imaginemos que fumo un paquete al día: serían 20 [cigarrillos] por 20 [inhaladas], que se traducen en 400 estimulaciones diarias de un circuito de recompensa. ¡No hay ninguna actividad natural, ni siquiera sexual ni de comida ni bebida que estimule ese circuito 400 veces diarias! Entonces, ¿cómo va a ser capaz un individuo de dejar de fumar fácilmente?”, cuestiona el investigador.

“Debe tener alternativas muy importantes desde el punto de vista psicológico y farmacológico, pero hasta ahora las cosas más revelantes que hay son parches de nicotina o agonistas parciales colinérgicos (que son fármacos como la vareniclina que se usa para que estimule el receptor como la nicotina, pero con menos fuerza, de manera que los individuos no tengan el síndrome de abstinencia)”.

La farmacología actual es bastante limitada, recalca Manzanares. Más del 70% de los individuos que cesan de fumar al cabo de un año de haber dejado el tratamiento recae. “Hay muy pocas alternativas para que dejen de fumar”.

¿De qué manera sus investigaciones sobre el efecto del receptor cannabinoide de tipo 2, en lo que se refiere al efecto adictivo de la nicotina, puede arrojar pistas para el desarrollo de mecanismos contra la dependencia?

Lo que hemos hecho hasta el momento en los últimos tres años nos da una idea de cómo manipulando ese receptor, podríamos sintetizar algún compuesto que sea útil para la deshabituación tabáquica. Sin embargo, nosotros no conocemos todavía si al bloquear ese receptor pueden haber otros efectos, porque no hemos hecho estudios en humanos de tolerabilidad o de seguridad, pero es un avance evidentemente.

¿Cómo es el parámetro conductual del adicto?

Todos los adictos a cualquier sustancia no experimentan placer una vez que ya son dependientes. El problema que tienen es que deben seguir consumiendo [la sustancia] para no experimentar disconformidad.

Un adicto no experimenta placer cuando consume, pero se siente muy mal si no lo hace.

¿Cuánto se debe ingerir de determinada droga para ser dependiente?

El hecho de que alguien consuma alcohol u otra droga y no se haga dependiente, o sea que no necesite esa sustancia de forma permanente, no necesariamente depende de la cantidad. No es necesario solamente pensar en el que toma grandes cantidades de una sustancia, sino que las cantidades que toma las necesita todos los días. Hace poco yo escuché a un alcohólico que decía en un grupo de alcohólicos anónimos: no piensen que quien se toma cinco copas al día no es alcohólico, pues también lo es; lo que pasa es que su daño orgánico es menor.

Abusos y traumas pueden incidir en la vulnerabilidad

Experiencias pueden hacer que una persona sea más o menos vulnerable a las adicciones.

El científico español Jorge Manzanares señala que hace tres años realizó un estudio sobre este tema, que contaba con una parte clínica y otra en animales, y se halló que los niños maltratados que han padecido diferentes tipos de abusos “tienen una predisposición y una vulnerabilidad al consumo de sustancias muchas veces mayor que los individuos que no han sufrido abusos”.

Según Manzanares, las personas que tienen diferentes tipos de alteraciones psiquiátricas también pueden ser vulnerables. “Una mujer violada, que puede experimentar trastornos de estrés postraumático, tiene entre tres y cinco veces más predisposición a hacerse adicta a sustancias ilegales que otra que no ha sido abusada”.

Por otro lado, si una persona viene de una familia donde sus padres eran alcohólicos, esta tendría más posibilidades de ser alcohólica. Pero si esta al tener tres años es mudada a otra familia, “donde no ve el alcohol en ningún momento, probablemente su predisposición por el alcohol se reduzca, porque su entorno no se lo está presentando”.

RELLA ROSENSHAIN

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código