El pueblo que ‘prohíbe’ morir

Un pueblo del sur italiano desafía a la muerte con una ordenanza indicada por el alcalde.

Temas:

Los habitantes deben hacerse un examen médico anual. Los habitantes deben hacerse un examen médico anual.
Los habitantes deben hacerse un examen médico anual.

El alcalde de Sellia, en Calabria, sur de Italia, “prohibió morir” a los 500 habitantes del pueblo en una curiosa ordenanza que apunta a denunciar el éxodo que amenaza la existencia de las aldeas pequeñas italianas.

La mitad de las casas de Sellia está vacía y por sus callejuelas de ladrillo y piedra circulan más gatos y perros callejeros que personas.

Desde que entró en vigor el decreto hace seis meses, que en realidad impone un examen médico anual obligatorio, se forman colas en el centro de salud local.

“La vida humana tiene mucho valor, pero aquí tiene valor social, porque cada persona que muere representa la muerte de toda la aldea”, comentó el alcalde Davide Zicchinella, un pediatra de 40 años.

La despoblación de los pequeños pueblos de la península es un fenómeno que preocupa desde hace varios años a las autoridades locales y nacionales.

Desde inicios del siglo XX hasta 1960, generaciones enteras se sumaron a las grandes olas de emigración hacia el industrializado norte italiano o al extranjero en busca de estudio o trabajo.

En los últimos 15 años, la tasa de mortalidad natural redujo la población de Sellia de mil a 500 personas.

En un intento de frenar lo inevitable, Zicchinella usó fondos europeos para transformar la enfermería de la escuela en un centro médico moderno, de modo que los vecinos no tengan que viajar a otras ciudades para garantizarse la atención médica.

Pese a ello, el centro estaba siempre vacío porque la gente había perdido la costumbre de ir al médico.

Debido a la crisis económica, Calabria, entre las regiones más pobres de Italia y del viejo continente, efectuó severos recortes de los fondos para la salud. Eso llevó a una reducción de los servicios públicos y a un desequilibrio de las finanzas.

En cinco años, Sellia acumuló un agujero de 109 mil dólares en el presupuesto. Así las cosas, el alcalde decidió encarar el problema con medidas fuertes y publicó un decreto inusual, obligando a los habitantes a un examen médico anual so pena de pagar unos 32 dólares adicionales de impuestos.

La amenaza al bolsillo dio resultados. Mientras el jubilado Vincenzo Rotella, de 79 años, se abre la camisa para un electrocardiograma, otros pacientes esperan turno en la sala.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Las secuelas de los apagones
LA PRENSA/Gabriel Rodríguez

EL SERVICIO PÚBLICO DE ELECTRICIDAD Las secuelas de los apagones en Panamá

POSIBLES PERJUICIOS AL PATRIMONIO DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ Contraloría: van $18 millones en lesiones

Terrenos alquilados.
LA PRENSA/Daniel González

CONTROVERSIA Varela defiende decisión de dar día libre tras clasificación de Panamá

Varela restó importancia a la demanda, pero sentenció que ‘si lo tengo que hacer de nuevo, lo volvería a hacer de nuevo’.
Especial para La Prensa/Flor Bocharel

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código