Los servicios de los ecosistemas de bosques

La ciencia, la voluntad política y la cohesión social son necesarias para entender los beneficios de la naturaleza y prevenir desastres.

Temas:

Mantener la cobertura boscosa de las cuencas hidrográficas es esencial para garantizar la disponibilidad de agua y para la mitigación de riesgos. Mantener la cobertura boscosa de las cuencas hidrográficas es esencial para garantizar la disponibilidad de agua y para la mitigación de riesgos.

Mantener la cobertura boscosa de las cuencas hidrográficas es esencial para garantizar la disponibilidad de agua y para la mitigación de riesgos.

Los manglares proveen muchos servicios ambientales y además, económicos, a través del ecoturismo. Los manglares proveen muchos servicios ambientales y además, económicos, a través del ecoturismo.

Los manglares proveen muchos servicios ambientales y además, económicos, a través del ecoturismo.

Los bosques son esenciales para la vida en el planeta y también brindan beneficios económicos; no solo proveen madera, recursos genéticos y biodiversidad (necesarios para hallar nuevas medicinas, alimento, atractivos turísticos, como la observación de aves, por ejemplo), también contribuyen al aumento de aguas subterráneas durante la temporada seca, a la reducción del caudal de los ríos durante las tormentas, ayudan a evitar la erosión del suelo y la probabilidad de deslizamientos, y brindan a los humanos protección contra patógenos, especies invasoras e incendios.

En las costas, los ecosistemas boscosos (como los manglares) sirven de barrera protectora que reduce el impacto de mareas de tempestad y tsunamis. Adicionalmente, con el problema del cambio climático, los bosques son de suma importancia para atrapar dióxido de carbono de la atmósfera.

En Panamá, científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) han estudiado durante años los efectos de los bosques en relación con la cantidad de agua que sale de ellos en la estación seca. Algunas publicaciones indican que los suelos tienen un “efecto de esponja”.

Matthew Larsen, director del STRI desde 2014, explica que en el bosque, las raíces de los árboles y plantas, así como los animales (gusanos, hormigas, etc.) crean perforaciones, canales y túneles por los cuales penetra el agua lluvia.

Haciendo una analogía con una cuenta bancaria, Larsen expresa que el bosque guarda, como si fuera un ahorro, una parte del agua que se infiltra en los suelos cuando llueve, y durante la estación seca, recurre a ese “ahorro”, saliendo el agua, poco a poco, para mantener el ecosistema.

Pero las áreas de pasto no tienen ese efecto. “Si se elimina el bosque y solo hay ganado, hay mucha compactación en el suelo, se pierden las raíces, muchos animales que viven en suelo no están y el efecto será que cualquier lluvia que caiga llegará al río mucho más rápido. Cuando llega la época seca, el agua está perdida, en los ríos y quebradas el flujo es menor”. Es decir, en las áreas forestadas hay menos agua saliendo.

El Dr. Larsen, de formación geológica y geográfica, y quien dirigió programas sobre cambio climático, adaptación, mitigación y cambios en el uso de suelos en el Servicio Geológico Nacional de Estados Unidos, hace hincapié en que, por salud, beneficios económicos y para prevenir o mitigar desastres, es necesario conservar e, incluso, aumentar la cobertura de bosque en las cuencas hidrográficas de Panamá, especialmente en la Cuenca del Canal, “porque no sabemos cuándo tendremos una tormenta igual o peor que ‘La Purísima”, dice, aludiendo al temporal que ocurrió en diciembre de 2010 y que causó deslizamientos de tierra en la parte alta del embalse Alajuela, afectó la toma de agua de la potabilizadora de Chilibre e, incluso, las operaciones del Canal de Panamá, ya que hubo que evacuar el exceso de agua de las esclusas y se suspendió el tránsito de naves por 17 horas.

DESAFÍOS

Actualmente, la deforestación es un problema serio en Panamá y en muchos países, plantea el científico. La fragmentación, es decir, tener un bosque dividido en pedacitos, amenaza a muchas especies que necesitan un rango extenso de territorio para sobrevivir, como el jaguar.

A escala global, el cambio climático, que incide en la temperatura, precipitación, sequías y los eventos naturales extremos, el aumento del nivel del mar y de la concentración de CO2 en la atmósfera, los incendios forestales y las invasiones urbanas en los márgenes de los bosques representan grandes retos para la humanidad en los próximos años, especialmente con una población mundial que sigue en aumento.

La concentración de personas está creciendo, en muchos casos, en áreas de los trópicos y zonas montañosas, donde la gente levanta comunidades cerca de los ríos, que son áreas propensas a inundaciones. Hay muchos invasores en áreas de mayor riesgo de inundación o deslaves. Lo peor es que muchos son pobres y ni ellos ni los gobiernos tienen recursos para asegurar que estén en zonas no vulnerables, explica Larsen.

Los peligros naturales son muy estocásticos, no se puede predecir con exactitud cuándo van a pasar. Se conoce un poco más sobre las probabilidades de inundaciones, por ejemplo, pero los tsunamis y deslizamientos son más difíciles de predecir.

En ese sentido, es importante mejorar los modelos de predicción y los mapas que indican dónde hay más probabilidad de que ocurran inundaciones. Así las comunidades pueden conocer los riesgos y se pueden emitir alertas. Será determinante para la mitigación de riesgos mantener la cobertura boscosa de las cuencas hidrográficas. También es importante la buena gobernanza para una adecuada zonificación, sostiene el científico.

Sabemos mucho, pero en el ámbito mundial, las inundaciones siguen siendo la principal causa de pérdida de vidas en lo que respecta a desastres naturales, plantea. “Es un fracaso, no de la ciencia y la ingeniería, sino por la pobreza y el desarrollo económico. Es un reto global que tenemos que resolver. Pero la prevención es costosa y requiere la voluntad política y cohesión social”, plantea Larsen, quien recuerda al exsecretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, cuando señaló que “los beneficios no son tangibles: son los desastres que no sucedieron”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Los resultados de los laboratorios de sustancias controladas reflejaron que los 221 paquetes estaban compuestos de 259.14 kilos de cocaína.
Cortesía/Ministerio Público

TRÁFICO INTERNACIONAL DE DROGAS Detención provisional para extranjeros tras el decomiso de cocaína

INVESTIGACIÓN POR TIERRAS EN BOCAS DEL TORO Estado panameño se defiende de demanda millonaria

En riesgo se encuentra el tercer humedal de importancia internacional que tiene Panamá, tras la demanda millonaria que interpuso el político costarricense contra el Estado. Los indígenas reclaman posesión de las tierras.
Archivo

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

18 Oct 2017

Primer premio

3 2 8 1

ABAD

Serie: 12 Folio: 5

2o premio

3063

3er premio

2981

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código