Con la tecnología en el comedor

Los jóvenes que usan aparatos tecnológicos a la hora de comer con su familia tienden a tener una dieta deficiente, según un estudio.
El uso de la tecnología sin límites se presenta como un distractor de la dinámica familiar. FOTOLIA. El uso de la tecnología sin límites se presenta como un distractor de la dinámica familiar. FOTOLIA.
El uso de la tecnología sin límites se presenta como un distractor de la dinámica familiar. FOTOLIA.

Hace más de una década, la hora de comer en familia, vista como un espacio propicio para que sus miembros entablen un diálogo sano, era amenazada por una caja vacía: la televisión. Hoy, con el boom de las nuevas tecnologías, existen más aparatos en el comedor, como smartphones y tabletas.

Este fenómeno de usar aparatos tecnológicos a la par que se come ha hecho un meollo en los hábitos alimenticios de los jóvenes que los utilizan, empobreciendo la dieta alimenticia de estos, de acuerdo con un estudio publicado en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

La investigación encontró como resultado que aquellos niños y adolescentes que al comer en familia llevan a la mesa tabletas, celulares, reproductores de música o ven televisión tienden a tener una alimentación no tan adecuada para su salud en comparación con los jóvenes que aprovechan ese tiempo para conversar con ellos.

El análisis, realizado por miembros del Centro de Investigación para la Promoción de la Salud de Niños y Familia de la Universidad de Minnesota, utilizó una muestra de más de mil 800 padres, quienes fueron entrevistados para conocer la frecuencia con que sus hijos veían la TV, hablaban por celular, navegaban en internet, jugaban o escuchaban música con ayuda de audífonos a la hora de comer en familia. En la encuesta se les preguntó a los padres si tenían algún tipo de regla en el uso de los aparatos. Los hijos también fueron evaluados para saber cómo era su comunicación con sus padres.

Se halló que los hijos de los padres que admitieron que los menores usan con mayor frecuencia dichos aparatos al comer consumían menos frutas, verduras, ensaladas, jugos, leche y que tomaban más bebidas azucaradas.

COMUNICACIÓN FAMILIAR

Para la nutricionista Flavia Fontes, del Ministerio de Salud, la mayoría de los padres deben recordar cómo el ejemplo es uno de los más efectivos caminos para establecer hábitos de vida. “Sin embargo, si los aparatos tecnológicos sirven para que el niño o el adolescente se ´desconecte´ de su entorno y se concentre en el juego o actividad que está viendo, su capacidad para reproducir conducta está disminuida. Además, aprenden a desarrollar una respuesta que simula seguir la indicación inmediata de su progenitor, pero la va posponiendo hasta que el adulto se canse de indicarla”.

Los buenos hábitos alimenticios se adquieren practicando, recalca, “disfrutando en momentos agradables, cuando cada uno de los miembros de familia cuenta las experiencias de su día de escuela o trabajo a la hora de comer; además, se fortalece la protección y el afecto que brindan los padres y madres”, afirma.

La psicóloga Xóchitl Mckay de Delgado explica que el uso de los dispositivos electrónicos limita la comunicación, ya que los niños quedan sumidos en sus juegos y se olvidan de que hay personas a su alrededor. “En la niñez lo más importante es el proceso de socialización. Este proceso nos enseña la convivencia saludable con nuestros padres y pares. Al no tener este espacio, las habilidades sociales pueden verse disminuidas”.

La especialista recalca que el uso indiscriminado de la tecnología puede provocar adicciones. “Una de las características de las adicciones es que la persona se abandona a sí misma, se descompensa, se aísla de sus familiares y se nos olvidan nuestras funciones básicas como la alimentación, el sueño, etc”.

En este sentido, la psicóloga recomienda que a los niños no se les debe permitir el uso de las tecnologías al comer, puesto que a ellos “hay que enseñarles con estructuras: hora de dormir, hora de comer, hora de jugar y hora de socializar. Padres permisivos y desapegados no pondrán estos límites. Padres rígidos se irán a los extremos. Lo ideal son los padres con estilos de crianza democráticos, que combinen responsabilidades con horas de juegos con sus hijos”.

En palabras de Fontes, el arte de compartir en familia se necesita practicar. “Es el momento de mirarse a los ojos y percibir qué dificultades tiene la otra persona. Dedicar tiempo desde preparar los alimentos hasta consumirlos, planificar comidas especiales, motivadoras, temáticas de acuerdo con la edad de los integrantes de la familia, divertidas, que incluyan vegetales, ensaladas coloridas y agradables a los sentidos, frutas y lácteos con poco azúcar y grasa”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código