La urbe panameña encumbrada

La ciudad capital se ha destacado en el desarrollo de obras espigadas, principalmente con usos comerciales y residenciales.
El horizonte capitalino continúa explayándose hacia nuevos sectores. LA PRENSA/Jazmín Saldaña. El horizonte capitalino continúa explayándose hacia nuevos sectores. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.
El horizonte capitalino continúa explayándose hacia nuevos sectores. LA PRENSA/Jazmín Saldaña.

En 1975, en el sector de Punta Paitilla, se levantó una sucursal del hotel Holiday Inn, uno de los edificios más flamantes de la época.

Su forma de cilindro, vista panorámica y 20 pisos de altura, lo colocó por décadas como uno de los edificios más emblemáticos y hotel de preferencia para innumerables artistas y personalidades internacionales.

Esa misma fama la obtuvieron otras edificaciones de los años de 1970 como la torre del Banco Exterior (actual BBVA) y el edificio que en la vía España albergaba al Bank of Boston (hoy Banco Delta), así como otras estructuras creadas entre 1980 y finales de 1990, como las torres Miramar y los edificios Mirage y Platinum, que ostentaban cerca de 50 pisos.

“La ciudad está en constante cambio”, asegura el arquitecto Alan Diamond, quien explica que factores como la inmigración han aumentado en los últimos años la demanda de residenciales y oficinas en el centro capitalino.

La ciudad de Panamá sobresale en la actualidad por sus edificios altos, cuyos revestimientos de vidrio y tecnología de punta resaltan como nuevas efigies arquitectónicas.

Así, la admiración y simbología que en su momento obtuvieron edificaciones “de altura”, como el nonagésimo caserón Greyskull (actual American Trade Hotel) de seis plantas, ubicado en la plaza Herrera del corregimiento de San Felipe, o el extinto hotel Panamá Hilton de 1950, hoy se les atribuye a inmuebles como el Trump Ocean Club (70 pisos) y la torre F&F, bautizada coloquialmente como “El tornillo” (52 plantas), por ejemplo.

Planificación urbana

Ciertamente, el paisaje urbano ha tenido grandes transformaciones. Sin embargo, para Ricardo Robles, presidente de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos de Panamá (SPIA), también se han reducido los espacios verdes y de recreación.

La ciudad pasó de tener edificios moderados a rascacielos y construcciones de mucha altura, que también corren el riesgo de no poder ser atendidos de forma oportuna y eficaz al momento de un incendio o desastre natural.

Por otra parte, explica Robles, la infraestructura existente “no ha sufrido mejoras para operar adecuadamente con las cargas de aguas residuales y pluviales, así como de energía eléctrica, recolección de desperdicios sólidos y tráfico vehicular” que han surgido a consecuencia del desarrollo y que conllevan a contrariedades como inundaciones, tranques, falta de suministro eléctrico, ruido y contaminación del paisaje, por ejemplo.

Según Diamond, el verdadero reto de un arquitecto es “crear edificaciones que no pasen de moda y que continúen siendo actuales a través de los años”.

En ese sentido, elementos como la funcionalidad y el confort, deben ser tomados en cuenta en relación con las personas que lo vayan a ocupar.

Para Diamond, quien forma parte de la firma Diamond & Escobar, la incidencia urbanística ha sido muy baja en algunos proyectos locales.

“Panamá es una ciudad que ha crecido sin planificación urbana propiamente dicha”, asegura, por su parte, el presidente de la SPIA.

´skyline´

Sectores como Punta Paitilla, Punta Pacífica, Bella Vista, calle 50 y Avenida Balboa continúan encumbrando sus edificaciones. Empero, el horizonte capitalino también se ha extendido hacia otros sectores, como Costa del Este y Parque Lefevre, que se han convertido en zonas propicias para la construcción, según detalla Robles.

Así, el llamado skyline o panorama urbano comienza a cambiar, mostrando un evidente crecimiento vertical.

No obstante, detallan ambos arquitectos, aún es necesario considerar elementos como el clima nacional, así como la situación actual en materia de infraestructura para obtener mejores resultados.

“Requerimos crear un lenguaje arquitectónico propio y basado en nuestras costumbres”, agrega Robles.

En tanto, para Diamond, la penetración de prácticas ambientales y sostenibles comienza a tomar fuerza entre los especialistas locales, quienes buscan edificar de acuerdo con la realidad económica y ambiental del país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código