Si no lo utiliza, mejor apáguelo

En casa se suele tener una cantidad considerable de electrodomésticos, que contribuyen con el consumo energético, aunque no estén en uso.
El consumo vampiro supone un gasto adicional, que se podría evitar si desconecta algunos dispositivos. FOTOLIA. El consumo vampiro supone un gasto adicional, que se podría evitar si desconecta algunos dispositivos. FOTOLIA.
El consumo vampiro supone un gasto adicional, que se podría evitar si desconecta algunos dispositivos. FOTOLIA.

Aprovechar la luz natural y evitar el uso desmedido de acondicionadores de aire son algunas recomendaciones puntuales conocidas universalmente.

No obstante, se necesita de un mayor esfuerzo para lograr verdaderos hábitos de consumo, que contribuyan con administrar la energía de forma más eficiente.

La analista de cambio climático y desertificación de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Daysi Vargas, explica que las sequías en los embalses son consecuencia de la prolongación del período seco, como derivado quizás del inminente cambio climático.

La energía que consumimos es, en gran parte, agua. “Es por ello que la generación eléctrica ha sido menor en comparación con otros años”, añade Vargas, quien recomienda, además de las disposiciones a comercios y empresas, tomar algunas medidas de ahorro desde el hogar.

Según la analista de la Anam, los acondicionadores de aire sobresalen como un aparato de rigor en casas, escuelas y oficinas con temperaturas usualmente cercanas “a las del Polo Norte”, que a su vez representa un consumo alto de energía, que también se ve reflejado en el recibo de luz.

En su sitio web, la Secretaría Nacional de Energía recomienda alejar los termostatos de las fuentes de calor, como la luz solar o lámparas, y regular la temperatura de los acondicionadores de aire a 23° centígrados. Si ajusta el termostato a una temperatura mucho menor a la natural, aumentará el consumo de energía, pues el motor del aparato requerirá de mayor electricidad para enfriar.

El blog “Alterconsumismo”, que publica el diario español El País, revela además que al aumentar el consumo energético, los acondicionadores de aire tienden a emitir mayor CO2 a la atmósfera, que contribuye con el efecto invernadero que propicia el calentamiento global.

Por su parte, Isaac Castillo, voluntario de la Fundación de Acción Social Panamá (FAS Panamá), recomienda invertir en equipos acondicionadores con tecnología inverter, que suponen un ahorro hasta del 50% en el consumo eléctrico, según Castillo, por su capacidad de regular el voltaje, corriente y la frecuencia de su compresor para que alcance en poco tiempo la temperatura deseada y trabaje con condiciones mínimas.

CONSUMO VAMPIRO

En casa se acostumbra tener una cantidad considerable de electrodomésticos, que según Vargas contribuyen con el consumo energético, aunque no se usen.

Todo aparato enchufado a los tomacorrientes representa un gasto de energía. Desde el televisor, el equipo de cómputo, la licuadora, el tostador o el cargador de celular consumen electricidad, aunque el aparato se encuentre apagado o en modalidad stand by (en espera). A este tipo de dispendio se le denomina “consumo vampiro”, por su forma sigilosa de gastar energía.

Explica Vargas que, usualmente, aquellos equipos con pequeñas luces de encendido o indicativos luminosos, como los microondas, algunos televisores, el reloj despertador, las consolas de videojuegos, reproductores DVD, la cajilla del cable y radios, representan un gasto innecesario si no se encuentran en uso.

Países como Chile, México y España le hacen frente a este tipo de consumición, que les representa cerca del 6% al 10% del gasto eléctrico residencial.

“Al desenchufar estos aparatos, podría ahorrar significativamente y al mismo tiempo contribuir con una demanda menor de recurso renovable”, agrega la experta de Anam.

El director de comunicación de la Autoridad de los Servicios Públicos (Asep), Luis Chamorro, señala que otros equipos de uso común, como las planchas y secadores de cabello, al igual que lavadoras y neveras, suponen un gasto si su uso no se administra de forma mesurada. Usar el blower dos horas a la semana, se traduce en un costo aproximado de 1.52 dólar mensual; mientras que la plancha, utilizada seis horas a la semana, oscila entre los 3.23 dólares por mes.

El uso de las lavadoras y neveras, necesarias en el hogar, también puede gestionarse de forma eficiente. De acuerdo con Chamorro, una lavadora de 20 libras de capacidad podría traducirse en una tarifa mensual de 3 dólares, si se usa a razón de 5 horas por semana.

En ese sentido, la directora ejecutiva de la Fundación Eco Creando Panamá, Querube Alvarado, sugiere planificar las lavadas, limitando el uso de la lavadora para asear cantidades abundantes de ropa, “en lugar de dos o tres piezas”.

Las neveras, por su parte, deben cerrar herméticamente para evitar calentamientos, indica el sitio web de la Secretaría Nacional de Energía, que recomienda graduar la temperatura entre 3° y 5° grados centígrados en las refrigeradoras y mantener los congeladores entre -17° y -15° centígrados.

Igualmente, el director de comunicaciones de Asep recalca en evitar abrir constantemente las neveras, ya que esto también se traduce en un gasto significativo en la administración energética y en su bolsillo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PROCESO Comienzan los trámites para lograr la canonización de la panameña Ana Moreno

Anita Moreno nació en Macaracas y falleció en La Villa de Los Santos el 11 de noviembre de 1977.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código