REFLEXIONES

El valor de las historias

PASADO. Hace poco llevé a mi hijo de 12 años a ver la película

Mi hijo nació cuando la bandera se izaba en el cerro Ancón y el Canal era soberano. No entendió por qué para estudiantes de secundaria era importante izar la bandera de Panamá en la entonces Zona del Canal.

Curiosamente, los abuelos de algunos de sus amigos fueron mencionados en la película y, de alguna forma, la hizo más real. Pero me pregunto si esta oportunidad de conocer nuestra propia historia la tienen otros niños. Quiero pensar que sí. Varias reflexiones surgieron de esta salida de viernes por la noche en familia.

Primeramente que Panamá está madurando como sociedad que puede mirarse y reflejarse en el cine.

Tanto Historias del Canal como el documental Invasión nos muestran que estamos progresando y no puedo más que aplaudir a los productores Pituka Ortega Heilbron, Ileana Novas y Pablo Schverdfinger, de Historias del Canal, y Abner Benaim, de Invasión, por su aporte al cine panameño y además a la educación de las nuevas generaciones que desconocen tanto de nuestra historia patria.

Por otro lado, conocer sus raíces y su historia le dan sentido de pertenencia, de identidad familiar y de propósito a los niños.

Se ha visto en estudios que las familias que comparten la historia de sus antepasados y allegados que le dejaron bisabuelos, abuelos, etc. crean una cultura de familia y hacen que sean más sólidas.

Esto fortalece a la familia y, por consiguiente, le da seguridad al niño.

No escatime tiempo de sobremesa y aproveche para conversar con sus hijos sobre temas como de qué parte del mundo llegaron sus ancestros, qué vicisitudes atravesaron, cómo se conocieron los abuelos, dónde estaban los bisabuelos el 9 de enero de 1964 o el 20 de diciembre de 1989, o en las elecciones de 2014.

Parece trivial, pero es información que debemos compartir a nuestros hijos como parte de su formación integral.

Las pandillas son el ejemplo extremo de lo que la falta de sentido de pertenencia crea.

Muchos adolescentes se refugian en ellas en busca de sentido de identidad y de tradición.

Estos grupos antisociales se convierten en familias con su historia, sus valores, sus tradiciones, sus maneras de ver el mundo y hacer las cosas. Pero, sobre todo, sus miembros sienten que el pertenecer a ellas los hacen personas respetables y con un lugar en la sociedad.

Todo esto suple carencias que traen de sus propios hogares. Como sociedad no podemos seguir siendo indiferentes a esta realidad.

La historia patria empieza con la historia personal, luego familiar y se convierte en la colectiva.

Compartir nuestra herencia cultural es la manera de evitar estas carencias y crear un sentimiento de orgullo por nuestra historia.

No desperdicie la oportunidad de conversar sobre el pasado de su familia; lo bueno, lo malo, lo feo y lo bonito, todo importa a la hora de crear una narrativa. Dice el refrán que el pueblo que desconoce su historia está destinado a repetirla.

¿Será posible que la repite porque necesita conocerla? Solamente cuando sabemos de dónde venimos podemos imaginar y crear hacia dónde vamos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Oct 2017

Primer premio

6 0 4 8

BDDC

Serie: 7 Folio: 8

2o premio

5559

3er premio

9849

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código