JUNTA DIRECTIVA DEL CANAL

Insisten en ratificación pese a conflicto de interés

Permisos emitidos por la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) demostrarían el conflicto de interés que representa el nombramiento de Lourdes Castillo en la junta directiva de la vía interoceánica.

+info

Esperan que se posponga ratificación de directivos de la ACP

El 22 de octubre de 2007, la directiva de la ACP le otorgó a la empresa Naves Supply, S.A., representada por Castillo, el permiso de compatibilidad con la operación del Canal para instalar y operar una planta de tratamiento de aguas servidas en el puerto de Balboa.

Aunque Castillo aseguró hace dos días en Telemetro que no tiene negocios ni contratos con el Canal, su empresa sí ha requerido del visto bueno de esta entidad para operar el negocio de tratamiento de aguas servidas y basura de los barcos que atracan en el puerto de Panamá Port Company. De ser ratificada por la Asamblea como directora de la ACP, Castillo formaría parte del mismo cuerpo colegiado que hace seis años le concedió el permiso de compatibilidad a Naves Supply, S.A.

El artículo 6 del Reglamento de ética y conducta de la ACP dice que tanto los directivos como los trabajadores del Canal no deberán “poseer intereses financieros que estén en conflicto con el desempeño de las funciones de su cargo”. Señala que “no se buscarán ni llevarán a cabo trabajos o actividades fuera del empleo, que estén en conflicto con los deberes y responsabilidades del cargo e intereses de la ACP”.

Por esta razón, Castillo estaría en una situación irregular, de acuerdo con fuentes consultadas, entre estas el exsecretario de la Autoridad Marítima Carlos González De la Lastra. “Que renuncie al cargo o que venda su empresa. Pero no puede estar metida en un negocio que representa un conflicto de interés”, dijo.

Edición Impresa