Cine y más Cine y más

08 dic Los actores perdedores de Hollywood

Temas:

Eddie Murphy tiene encima una nube gris cargada de agua, pues desde hace cuatro años no alza cabeza.

El que fuera uno de los consentidos por los espectadores en las décadas de 1980 y 1990, hoy despierta escasa pasión entre el público.

La revista Forbes lo ubicó esta semana como el actor especializado en convertir un producto fílmico en un sonoro fracaso económico.

Veamos. A Thousand Words (2011) tuvo un presupuesto de 40 millones de dólares. En Estados Unidos obtuvo 18.4 millones de dólares y en el resto del mundo apenas 2.1 millones de dólares. O sea, deudas.

Imagine That (2009) tuvo un costo de 55 millones de dólares y de vuelta alcanzó  22.9 millones de dólares en el ámbito global.

También hay que incluir Meet Dave (2008), que requirió 60 millones de dólares y en venta de boletos tuvo 50.6 millones de dólares.

Las únicas veces que ha funcionado Eddie Murphy en boletería es cuando ha participado en elencos colectivos, es decir, en los que no es el protagónico.

Por ejemplo, Tower Heist (2011) , que se hizo con una inversión de 75 millones de dólares y logró 152.9 millones de dólares y en la que compartió cartel con Ben Stiller y Casey Affleck.

El otro caso fue Shrek Forever After (2010), que necesitó 165 millones de dólares y alrededor del planeta obtuvo 752.6 millones de dólares. En esta saga animada participó Eddie junto a Mike Myers y Cameron Diaz.

HEIGL

En el segundo escalón de Forbes aparece Katherine Heigl, quien en enero estrenó One for the Money, en la que además apareció como productora. Esta comedia de acción tuvo un presupuesto de 40 millones de dólares, y en las salas de cine de la Tierra logró 36.8 millones de dólares. ¡Ah!, su salario fue de 12 millones de dólares.

Con Life as we know it salvó la patria, porque se rodó con 38 millones de dólares y el retorno fue de 105.6 millones de dólares.

En tanto, en Killers se salvó por poquito. El desembolso fue de 75 millones de dólares y recaudó 98.1 millones de dólares.

WITHERSPOON

Reese Witherspoon fue la figura femenina principal de la cinta de acción This Means War (2012), que se filmó gracias a 65 millones de dólares y recolectó 156 millones de dólares.

En la unión americana alcanzó los 54.7 millones de dólares, y en los mercados extranjeros hizo 101.7 millones de dólares, lo que es un pecado en Hollywood, que mide el éxito a partir de que sus producciones salgan del territorio nacional con todo pago.

En el drama romántico Water for Elephants tuvo un presupuesto de 38 millones de dólares y en venta de tiquetes obtuvo 117 millones de dólares.

De la que sí no se salvó la Witherspoon fue con How do you Know (2010), drama cómico que se hizo con 120 millones de dólares y su desempeño fue para ponerse a llorar sin consolación: 48.6 millones de dólares.

BULLOCK

El cuarto puesto de una lista que nadie quisiera estar es Sandra Bullock.

Con el drama Extremely Loud & Incredibly Close le fue tan de espanto, que no han querido decir cuánto fue su presupuesto, sino que solo se sabe cuánto ganó: 47.8 millones de dólares.

El asunto se puso aún más tenso con All About Steve, que generó 40.1 millones de dólares, pero no se sabe oficialmente  cuánto fue su inversión.

Mejoró con The Blind Side (2009), que fue rodado con 29 millones de dólares, obtuvo 309.2 millones de dólares y, de paso, ella se llevó un premio Oscar.

BLACK

El quinto, Jack Black. Su producción Bernie (2012) alcanzó 9.2 millones de dólares en Estados Unidos y ha pasado directamente a  DVD en territorios extranjeros.

The Big Year (2011), donde estuvo acompañado por Steve Martin y Owen Wilson, se hizo con 41 millones de dólares y en total solo recolectó 7.4 millones de dólares.

En la cinta The Muppets (2011), en la que era el sexto en importancia, fue hecha con 45 millones de dólares y obtuvo 158.4 millones de dólares en boletería.

¿Qué les ha pasado a estos cinco actores? ¿Vieron algunas de estas producciones que no funcionaron en la taquilla?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.