Cine y más Cine y más

24 dic Brillante producción

Temas:

A pesar de Tom Cruise, Misión Imposible: Protocolo Fantasma es la más sobresaliente película de espionaje producida por Hollywood desde la elaborada trilogía de El caso Bourne y supera a cualquier reciente producción en torno a James Bond.

Aunque el actor estadounidense, casado con Katie Holmes, sobreactúa cada segundo del metraje, más allá de que es prácticamente el único que tiene las mejores escenas de acción (¿coincidencia?), por más que quiere estar en todo momento en la pantalla haciéndose el gracioso o el sensible o el justiciero, estamos ante la mejor de las cuatro entregas de Misión Imposible.

¿Qué director superó a los cineastas Brian DePalma, J.J. Abrams y John Woo, responsables de las anteriores partes? Su majestad Brad Bird.

Sí, leyó bien, el maestro del cine de animación se unió a las filas de las producciones con actores de carne y hueso (aunque al ver la cinta uno a veces tiene la duda de si Cruise no será un androide modificado).

Bird le ha imprimido un ritmo veloz y coherente a la saga. Los admiradores de sus anteriores trabajos van a salir encantados, porque hay escenas que rinden homenaje a sus admiradas The Incredibles (2004) y The Iron Giant (1999).

La trama de Josh Applebaum y André Nemec no es como para ser nominada al Oscar por su originalidad, pero no hay duda de que Misión Imposible: Protocolo Fantasma está escrita con ingenio, lo que le permite ser una historia lineal que uno le adivine el final (no por menos es una historia sobre héroes y villanos), pero lo que no está claro es cuáles serán los brillantes e innumerables giros argumentales que te conduzcan a que los buenos salven, de nuevo, al mundo.

Por ejemplo, solo vean todos los retos que ocurren en una de las escenas finales en torno a una esquiva maleta para explicar mi punto.

Gracias a Brad Bird estamos ante una película intensa, entretenida y cautivante, elementos que uno espera en una extraordinaria película comercial.

Tanto es así, que uno sabiendo que es otra cinta casi machista y cercana a la xenofobia (como si la Guerra Fría no hubiera pasado de moda en Hollywood) y a pesar de la presencia de Tom Cruise (perdón por la reiteración) uno sale fascinado de esta montaña rusa, ya que en alguna medida el espíritu lúdico de El gigante de acero está allí y algo del sentido espectacular que se respira en Los Increíbles también se siente en esta película.

El 93% de los expertos cinematográficos en estados unidos quedó más que satisfecho con esta cinta de acción y espionaje.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.