Cine y más Cine y más

29 ago Prohibido entrar sin pantalones, de Juan Bonilla

Temas:

La primera noche que estuvo en Panamá, Juan Bonilla parece sacada de una película de terror de los estudios Universal durante la década de 1930.

El autor español iba rumbo a San José ( Costa Rica), pero el tiempo en los cielos obligó al avión que lo transportaba a desviar el vuelo, y aterrizó en un istmo que doblegaría a los mismísimos Béla Lugosi y Boris Karloff.

“Aquella noche me metieron en un cuarto con goteras, donde conocí a un mosquito gigante que se quedó con la mitad de mi sangre”, recuerda, en broma y en serio, el escritor que visita Panamá, ahora sí, formalmente y sin insectos del tamaño de un Drácula alado de por medio.

AUTOR PREPARADO

Juan Bonilla llega con la actitud del estudiante aplicado de la clase, ya que antes de su segundo encuentro con nuestra tierra se había leído, de cabo a rabo, una antología de la poesía vanguardista latinoamericana a cargo de Juan Manuel Bonet.

“Este viaje me sirve para indagar algo más en figuras como los poetas panameños Rogelio Sinán, Roque Javier Laurenza, Demetrio Korsi y Demetrio Herrera”, dice Bonilla, que estuvo en la Feria Internacional del Libro de Panamá para presentar Prohibido entrar sin pantalones.

Hay que resaltar que la obra Prohibido entrar sin pantalones fue premiada este año en la I Bienal de Novela Mario Vargas Llosa.

Tal distinción sobre esta obra en torno al poeta ruso Vladimir Maiakovski “le devolvió la vida a mi novela, la resucitó, le dio una importancia y una presencia que hasta el premio no había tenido”.

Encima, Mario Vargas Llosa fue “muy generoso escribiendo un artículo sobre ella” en su columna “Piedra de toque”, que se publica en el periódico La Prensa.

ADMIRAR AL NOBEL

No recuerda cual obra del Nobel de Literatura leyó primero, quizás fue La ciudad y los perros o a lo mejor La tía Julia y el escribidor.

En cualquier caso, “dado que era muy chaval cuando las leí, lo que más me impactó era lo que me impactaba siempre que leía un libro que me encantaba: el nacimiento del deseo de que me gustaría escribir así”.

Ambas novelas del creador peruano, además, son las preferidas de Juan Bonilla.

La ciudad y los perros, por su ritmo, su prosa y “esa hondura de los personajes”.

Mientras que La tía Julia y el escribidor, “porque mucho antes de que se hablara de autoficción, ya estaba Vargas Llosa descubriéndola, y además con un libro que no se puede leer de una vez porque es interrumpido constantemente por las carcajadas”.

A Bonilla le parece una nouvelle perfecta Los cachorros, sin olvidar los magistrales ensayos sobre Gustave Flaubert, Víctor Hugo y Juan Carlos Onetti, y La guerra del fin del mundo, “una de las obras más ambiciosas y logradas de la narrativa en español del siglo XX”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.