Cine y más Cine y más

13 oct ¿Vale la pena ver una película en 3D?

Temas:

Hace poco he visto en tercera dimensión (3D) Buscando a Nemo y la quinta entrega de Resident Evil. La verdad es que me sentí decepcionado al llegar a los créditos finales en ambas películas.

No encontré mayor valor en el uso de esta tecnología ni en el regreso del clásico de cine de Pixar ni en la producción basada en el popular videojuego.

La culpa la tiene Avatar (2009). El 3D fue uno de los elementos que colaboraron a que esta película de James Cameron se convirtiera en la película de mayor cantidad de dinero recaudado en taquilla en la historia moderna del cine. Estamos hablando de que obtuvo dos mil 782 millones de dólares solo en la venta de tiquetes en las salas de cine, sin contar lo que ha ganado en formato dvd y blueray.

Entonces, Hollywood al ver aquello redescubrió el uso del 3D y decidió que toda película de gran presupuesto tenía que ofrecer esta tecnología. Por un lado, para ganar en boletería más dinero y en menos tiempo y porque es una medida de los estudios de cine para que la gente deje de ver películas en su casa y vaya en masa a las salas de los centros comerciales.

La respuesta ha sido impresionante. Se calcula que solo en Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) el uso del 3D ha logrado 12 mil 539 millones de dólares en la taquilla entre el 2006 y el 2012, según datos de la página web boxofficemojo.com, aunque el entusiasmo del público ha ido mermando paulatinamente de acuerdo con el diario The New York Times.

Las más exitosas en ese rublo son Avatar con 760.5 millones de dólares; Marvel’s The Avengers (2012) con 623.3 millones de dólares; Toy Story 3 (2010) con 415 millones de dólares y Harry Potter and the Deathly Hallows – Part 2 (2011) con 381 millones de dólares.

Entiendo que el 3D vive un buen momento, más si lo comparas con los resultados que obtuvo la tercera dimensión en la década de 1950 y 1960 (aunque sus orígenes se remontan a los años 1920).

También estoy claro que hay títulos que nunca se podrán ver como deben en un televisor, por más que sea de 50 pulgadas o aún más enorme, pues el cine seguirá siendo una oportunidad casi irrepetible de ver imágenes con sonido, pero de allí a estar de acuerdo a que tantos largometrajes usen el 3D es mucho aceptar.

Es un descaro que la gran mayoría de los pesos pesados del cine industrial norteño de los últimos años llevan el sambenito del 3D. ¿Vale siempre la pena? En una parte significativa de estos filmes la respuesta es un no absoluto.

No dudo que hay títulos donde este ingrediente ayuda a disfrutar más el viaje fílmico, en especial en géneros específicos como la animación, el terror y la ciencia ficción.

¿Hay ejemplos destacados? Claro que sí. Me gustó ver en 3D filmes como Avatar; Alicia en el país de las maravillas, de Tim Burton, y Cloudy With a Chance of Meatballs (2009), de Phil Lord, pero en el resto de las películas esa magia aparece solo en una que otra escena gracias a que la toma gana en profundidad y en uno que otro momento el 3D hace que la experiencia sea más real.

Entiendo que la idea es que el espectador se sienta cada vez más parte de la historia que se cuenta en la pantalla grande, pero no es para tanto y me remito a Buscando a Nemo y Resident Evil 5 (en 3D me gustó más la cuarta parte).

A veces el asunto es tan grave que me he quitado los lentes y la diferencia no es abismal. Es más, me tomé el trabajo de ver de nuevo Nemo en casa, en 2D, y fue cuando aumentó mi tristeza porque reafirmé que no hay mayores modificaciones positivas.

En muchas ocasiones, solo me queda la sensación de haber sido timado, pues el tiquete en 3D es mucho más caro que uno para las salas 2D y ¿para qué? Entiendo que soy quien decide qué opción seguir, pero es que uno no va con la esperanza de disfrutar de algo que luego no vale la pena lo suficiente.

Por eso admiro, entre otras razones, a la trilogía de Batman, pues categóricamente el director Christopher Nolan dijo que no las iba a hacer en 3D, por más que los productores y distribuidores lo presionaron: sus filmes hicieron igual o más plata que otras producciones industriales que cayeron en el juego del 3D.

Recordemos que dos de las tres entregas del vigilante de Ciudad Gótica hicieron más de dos millones de dólares en la taquilla mundial.

¿Qué opinas del 3D? ¿Es meritorio que todas las películas de presupuesto elevado debe llevarlo? ¿Qué películas en 3D te han agradado? ¿Qué títulos en 3D te parecieron verdaderamente decepcionantes?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.