Cine y más Cine y más

05 ene Ser viejo es casi un pecado en Hollywood

Temas:

Lo peor que le puede pasar a un actor en Hollywood es llegar a la tercera edad.

En la Meca del cine incluyen en este segmento poblacional a todo aquel ser humano que tenga más de 50 años en su cédula de identidad, salvo que seas ganador del premio Óscar, lo que por lo general ayuda a que te sigan considerando útil y relativamente mozo.

Los productores piensan 100 veces darle el protagónico de una superproducción a un actor de cabellos canos y arrugas varias, pues piensan que los muchachos, el principal comprador de tiquetes en Estados Unidos desde la década de 1970, se enojarán y bastante.

Solo una de las 10 películas más exitosas de 2013 en la taquilla de Norteamérica fue estelarizada por actores que superan las cinco décadas: Monsters University, que contó con las voces de Billy Crystal y John Goodman. ¿Será que los chicos no sabían que Mike y Sullivan tienen 65 y 51 años, respectivamente?

Es una decisión inmediata cuando toca darle a un señor un rol secundario en la trama de un largometraje que se transforma en el padre de varias secuelas, pues se espera que la experiencia de tantas décadas delante de la cámara le dé confianza al resto del elenco joven, y es casi seguro que estos veteranos brinden un trabajo notable en la gran pantalla.

Recordemos casos recientes y de amplias recaudaciones de dólares en boletería como Jonathan Pryce en las dos primeras entregas de Piratas del Caribe; Maggie Smith y Jim Broadbent en la saga de Harry Potter; Ian McKellen y Christopher Lee en la serie El Señor de los Anillos y El Hobbit, y Michael Caine y Morgan Freeman en la última trilogía de Batman.

Otra salida al laberinto es frecuentar el cine independiente o bien aceptar que las páginas del calendario han caído sobre ti y buscar o esperar personajes vinculados con la vejez.

No todos se pueden dar el lujo de ser el actor Ian McKellen, que a sus 74 años es la figura central de dos importantes proyectos industriales cinematográficos: las sagas de El Hobbit y las de X-Men (en este caso junto a otro veterano, Patrick Stewart, de 73 años).

Buena parte de los intérpretes que pertenecen en términos generacionales al caballero que encarna al mago Gandalf y al villano Magneto, por lo menos en la Meca del cine, deben laborar en el cine independiente para ser los líderes de la manada o adelantar su jubilación y mudarse a una acogedora residencia en la Florida, pues en contadas ocasiones les dan los papeles centrales de las súper producciones industriales.

¿Por qué ocurre esto? Porque a los productores las historias de aquellos que tienen más de 60 años les importan poco, porque la gente joven no se desvive por ver tramas de este tipo en la pantalla grande y en un tercer lugar porque los guionistas parece que no escriben suficientes argumentos valiosos en que los señores puedan destacarse.

TEMÁTICAS

En el séptimo arte, en especial en Hollywood, hay temáticas que se consideran subgéneros fílmicos.

Vamos a elegir dos vinculadas con los años: la vejez y la adolescencia. A la primera casi nadie la quiere y la segunda es la más popular.

Entre El último (Alemania, 1924), de F.W. Murnau y La gran revancha (Estados Unidos, 2013), de Peter Segal, se han rodado 277 producciones en torno a las personas de la tercera edad, según el sitio web imdb.com.

En cambio, entre A cambio de nada (España, 2013), de Daniel Guzmán y La pequeña Anita (1925), de William Beaudine, se han filmado mil 440 largometrajes relacionados con los jóvenes.

Hay, por el momento, 10 proyectos a estrenarse en 2014 sobre muchachos como plato fuerte y solo una película tiene a intérpretes viejos al frente.

De las 277 películas sobre la vejez, 56 títulos son norteños, 39 españoles y 35 de Reino Unido. El resto procede de países como Japón, México, Argentina, Canadá y Francia.

En tanto, el 75% de todas las cintas sobre muchachos tiene financiación estadounidense.

CRISIS

Tampoco es cuestión de idolatrar, pues varias leyendas andan de capa caída. 

Harrison Ford (71) no destaca tanto como en los tiempos de Indiana Jones; la mejor época de Robert Redford (77) fueron los 1960 y 1970; Jack Nicholson (76) no hace nada sobresaliente desde Los Infiltrados (2006); Dustin Hoffman (76) ya no brilla como en Rain Man (1988) y el Warren Beatty (76) de Bugsy (1991) ya no existe.

Mientras que Al Pacino (73) y Michael Douglas (68) han encontrado en la televisión la oportunidad de mostrar sus talentos.

Robert Redford (77) sería una excepción, ya que All Is Lost es posible que obtenga una nominación al Óscar.

Entre las damas pocas se pueden comparar con Meryl Streep, Judi Dench, Sally Field, Helen Mirren y Maggie Smith.

CALIDAD

En la cartelera nacional hay dos comedias que tienen al frente a intérpretes de cierta cantidad de años.

Último viaje a Las Vegas tiene un elenco que incluye a Morgan Freeman (76), Michael Douglas (69), Robert De Niro (70) y Kevin Kline (66), y Mejor... ni me caso, que tiene al frente a Robert De Niro, Susan Sarandon (67) y Diane Keaton (67).

¿Tener a tantos veteranos juntos se traduce en una obra maestra o por lo menos en una película mínimamente aceptable? No siempre.

Mejor... ni me caso (The Big Weeding) fue considerada por el sitio web especializado rottentomatoes.com como una de las 10 peores producciones hechas en Hollywood en 2013 al calificarla con un demoledor 7% de un total de 100%.

Mientras que Último viaje a Las Vegas (Last Vegas) obtuvo un miserable 47%.

OTROS CASOS RECIENTES

¿Hay casos positivos de actores de cierta edad que se hacen cargo, ellos solos, de proyectos?

Sí, recuerdo con mucha estima a Grupo Salvaje (The Wild Bunch, Estados Unidos), del maestro Sam Peckinpah, un extraordinario western de 1969 a cargo de William Holden y Ernest Borgnine.

También me encantó ver a Sean Connery y Audrey Hepburn en Robin y Marian (Reino Unido, 1976), un drama romántico y de aventuras firmado por Richard Lester.

Y cómo olvidar a Space Cowboys (Estados Unidos, 2000). Clint Eastwood protagonizó y dirigió a Tommy Lee Jones, Donald Sutherland y James Garner en esta película del espacio sobre la amistad que desafía los tiempos y las alturas.

Lo siento, Los mercenarios (Estados Unidos, 2010) me pareció compuesta por demasiadas balas y explosiones sin sentido.  Entiendo que fue una forma rentable para que Sylvester Stallone trabajara y le diera de comer a sus colegas, antiguos héroes de acción, Jason Statham, Jet Li,  Mickey Rourke, Eric Roberts y Dolph Lundgren.

No vi la segunda entrega de 2012 a cargo de Simon West y no me animo a ver la que estrenarán Patrick Hughes en este 2014.

Prefiero, con todo y sus fallas, Red (Estados Unidos, 2010) de Robert Schwentke con Bruce Willis, John Malkovich, Morgan Freeman, Helen Mirren, Brian Cox, Richard Dreyfuss y Ernest Borgnine, y Red 2 (Estados Unidos, 2013), responsabilidad de Dean Parisot.

¿Es justo que sea marginado un actor por su edad? ¿Qué películas protagonizadas por intérpretes de la tercera edad les encanta? ¿Pudieron ver la comedia   Último viaje a Las Vegas o la película Mejor... ni me caso?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.