ANÉCDOTAS DE MORADORES. UN PUEBLO CON MUCHA HISTORIA.

Por los caminos del fango

1082778 1082778
1082778

Llegar a Quebrada Lastenia, un poblado ubicado en el corregimiento de Santa Fe, Darién, es toda una odisea.

De la ciudad capital a Santa Fe se pueden tomar unas tres horas con 45 minutos en carro. Y de allí, para llegar al corazón de la comunidad de Quebrada Lastenia, hay que prepararse mentalmente para continuar el trayecto por unas dos horas y media más, a caballo, por un camino lleno de piedras y lodo pantanoso que puede llegar a cubrir la mitad del cuerpo del animal, que muchas veces se retaca y no quiere seguir.

Algunos podrían pensar que los habitantes están acostumbrados, pero ellos mismos alegan que el cada vez más deteriorado camino es lo que está causando que el pueblo poco a poco se vaya desintegrando, pues la situación ha puesto en peligro la vida de varios.

En este sentido, Victoria Mudarra, de 30 años, argumenta que cuando alguna persona del pueblo se enferma hay que llevarlo cargado como “pichón de pájaro en un nido” hasta el centro de salud más cercano, establecido en la comunidad de Santa Fe.

“El método de llevarlo así afecta todavía más al enfermo. Eso, sin contar con que el trayecto (que hay que recorrer a pie), dura unas cuatro horas por esos caminos de fango”.

Mudarra ve con tristeza cómo los moradores han ido vendiendo sus terrenos a grandes compañías de teca para buscar “algo mejor”.

“La teca está arruinando al pueblo. Esta planta no da frutos para los pájaros y es un criadero de arrieras que terminan por comerse nuestras siembras”.

Ahora, dejando a un lado el problema del camino, que ningún gobierno se ha comprometido seriamente a construir, Mudarra opina que Quebrada Lastenia es un verdadero escondite lleno de tesoros y que merece que sea salvada por aquellos que la vieron crecer.

UNA COMUNIDAD VIVA

La historia de esta comunidad empezó a escribirse hace 25 años. En aquella época, según cuenta su fundador, Mercedes Pérez, de 72 años, no había más que montañas y pantanales. Hoy día, la vida allí transcurre y se desarrolla en un terreno fértil para la agricultura y la ganadería.

Según Pérez, este logro no tiene protagonistas principales porque todos los que allí viven han contribuido a construir una comunidad que se enorgullece de vivir en completa armonía con la bondadosa naturaleza.

A este pedazo de tierra también lo llaman “la unión de tres provincias”, porque sus moradores son fruto de la emigración de grupos veragüenses, santeños y chiricanos, que un día decidieron buscar un tesoro llamado hogar y se toparon con “la Quebradita”.

Pero no siempre se llamó así. Cuando Pérez llegó a estas tierras, supo que su nombre era Panamá Canal, bautizado así por los norteamericanos que pretendían hacer un canal a nivel entre el río Tuira y la costa de San Blas.

“El nombrecito lo teníamos que cambiar porque cada vez que le mandábamos una carta al Gobierno para que nos ayudara con una necesidad, estos respondían —palabras más, palabras menos— que el territorio tenía padrinos con plata y que ellos eran los que tenían que ver cómo nos ayudaban”.

Un buen día que discutían sobre cuál sería el nombre ideal para su comunidad, vieron cómo una ingeniera forestal de nombre Lastenia se volcó en su carro tratando de llegar a estas tierras.

“Ni cortos ni perezosos”, todos coincidieron en que le tomarían prestado el nombre a la mujer y le antepondrían la palabra “quebrada” por el área donde ocurrió el incidente.

Luz Elena Rodríguez, de 36 años, comenta que Quebrada Lastenia tiene mucho que ofrecer y por eso no se va. “Se respira un aire puro, un ambiente de paz, lleno de colorido y vida. Más que nada, reina el respeto, porque podemos quedarnos a dormir en una hamaca toda la noche con plata en el bolsillo y amanecer con ella ”.

La Prensa entrega escuela

Por años, la escuela de los niños de Quebrada Lastenia fue un rancho de cinc y madera que albergaba todo tipo de alimañas y nidos de abejas.

Esta realidad ha cambiado. El viernes pasado, la Corporación La Prensa entregó a los moradores del pueblo una nueva escuela, equipada con un área de cocina, comedor y tanques exteriores para la recolección de agua de lluvia.

La maestra del multigrado Deisy Duarte asegura que el cambio motiva a los niños a querer ir a la escuela y aprender. “Se sienten cómodos y a gusto. Ahora hay que mandarlos a casa después de clase porque si no, se quedan aquí revisando libros y leyendo ”.

En tanto, Miriam Edith Moreno expresa que “nadie la hace salirse de la escuela ahora”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

TRAS APAGÓN DEL PASADO 18 DE SEPTIEMBRE Aeropuerto de Tocumen trabaja en fortalecer el sistema eléctrico

El daño en el sistema eléctrico causó la cancelación de 150 vuelos y provocó inconvenientes a más de 10 mil pasajeros.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

EMERGENCIA Se registra nuevo sismo de 6.1 grados en Ciudad de México

Las personas salieron inmediatamente de sus hogares. Las personas salieron inmediatamente de sus hogares.
Las personas salieron inmediatamente de sus hogares. AFP

Un nuevo sismo de 6.1 grados se registró este sábado en Ciudad de México, que se vio golpeada el martes pasado por un ...

REPORTE Sismo de 4.5 cerca de Guna Yala; Sinaproc dice que no se reportan incidentes

Lugar donde se registró el sismo. Lugar donde se registró el sismo.
Lugar donde se registró el sismo. Tomada de Internet @Sinaproc_Panama

El Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc) informó que este sábado 23 de septiembre se registró un sismo de magnitud ...