Familiares reciben a ecuatoriano secuestrado por ELN

Orlando Sigifredo Ibarra Sarmiento llegó a la base aérea militar de la capital ecuatoriana, donde lo esperaban sus familiares, mientras afuera unos 40 trabajadores de la empresa familiar de transporte, Transcomerinter, coreaban su nombre.
El ecuatoriano Orlando Sigifredo Ibarra Sarmiento da declaraciones a la prensa hoy, lunes 10 de septiembre, en la Base Aérea de Quito (Ecuador). El ecuatoriano Orlando Sigifredo Ibarra Sarmiento da declaraciones a la prensa hoy, lunes 10 de septiembre, en la Base Aérea de Quito (Ecuador).
El ecuatoriano Orlando Sigifredo Ibarra Sarmiento da declaraciones a la prensa hoy, lunes 10 de septiembre, en la Base Aérea de Quito (Ecuador).

QUITO, Ecuador (EFE). -El ecuatoriano Orlando Sigifredo Ibarra Sarmiento, quien permaneció más de dos años secuestrado por el Ejército de Liberación Nacional (ELN) en Colombia, se reencontró hoy en Quito con sus familiares, que lo recibieron con lágrimas de alegría. 

Ibarra llegó a la base aérea militar de la capital ecuatoriana, donde lo esperaban sus familiares vestidos con una camiseta con su nombre, mientras afuera unos 40 trabajadores de la empresa familiar de transporte, Transcomerinter, coreaban su nombre y hacían sonar la bocina de cuatro camiones. 

Ibarra apareció ante sus familiares con la misma barba y bigote crecidos, y el pelo largo, con los que salió del campamento del ELN el domingo. Tras pararse para contener sus propias lágrimas, Ibarra dijo haber visto "las injusticias que se hacen en las montañas colombianas", flanqueado por su madre, la primera persona que se echó a sus brazos al verlo entrar en la sala de la base aérea donde lo esperaban la prensa y autoridades ecuatorianas. 

Ibarra escapó a más de dos años de cautiverio con la ayuda de un insurgente desertor, con el que se apartó el domingo de un grupo de hombres del ELN que cambiaban de campamento en Samaniego, localidad montañosa de Nariño, departamento limítrofe con Ecuador, según narró él en una rueda de prensa en Bogotá antes de partir para Quito. 

En la capital ecuatoriana, Ibarra, que estaba ataviado con un chaleco antibalas, evitó dar detalles de su experiencia y agradeció profusamente a Jesucristo y al Gobierno de su país por la ayuda durante su cautiverio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Directorio de Comercios

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Destacados