ACCIÓN CIUDADANA

Nuestro Canal, nuestro país

Nuestros ciudadanos viven bajo una nube gris de hastío, frustración y pesimismo, de cuidado, y en nuestra constante queja de todo, incluimos –sin pensarlo– a nuestro Canal... o sea que, poco a poco, vamos mentalmente reduciendo el Canal al nivel deprimido del gobierno.

Escucharnos a nosotros mismos causa pavor: “El país está hecho leña”, “en el Gobierno nada funciona”, “no hay seguridad”, “no hay agua”, “no hay nada”. “La economía está terrible”, “los políticos solo piensan en robar y hacerse ricos”, “la educación es un desastre”, “todos los empresarios son unos tramposos” y, además, “los sindicalistas son unos corruptos y quieren convertir a Panamá en otra Venezuela”. “A la juventud no le importa nada más que divertirse”…¡y para qué seguir!

Ahora –poco a poco– adicionamos que “la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) es un desastre”, “que el puerto de Corozal es para favorecer a unos cuantos”, “los sindicatos quieren tumbar a Quijano y ahora, también, a Roy”… y un largo etcétera.

Comienzo por decir que la queja perpetua es altamente autodestructiva, es parasitaria al problema del que se queja.

Hay mucho de qué preocuparse, pero debe ser siempre para conducir a la acción ciudadana rectificativa, no simplemente para sumarse a la quejumbre deprimente y –reitero– parasitaria.

El país no está ni cerca del desastre con el que nosotros mismos lo pintamos. ¡Dejemos ya la nociva costumbre de estar autodestruyéndonos!

Por ejemplo, veamos el Canal: El Canal es la gran estrella que nos alumbra a todos. Llevamos una lucha generacional, y unos valientes muchachos del Instituto Nacional lo cambiaron todo. El revisionismo histórico se terminó. Se dio un nuevo tratado y nuestro pequeño país negoció con el poder mundial el recobro del Canal y de nuestra plena soberanía territorial... y ¡celebramos todos! A pesar de las expectativas negativas internacionales, tomamos las riendas del Canal y le comprobamos al mundo que pudimos manejarlo, no igual, sino ¡mejor que el poder mundial! Cada uno de nuestros canaleros panameños, no importa su posición en la ACP, hace patria 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año. ¡Celebremos! Entonces, nos embarcamos, con el apoyo del mayoritario voto popular de nosotros, los ciudadanos, en una macroobra de expansión y modernización del Canal y, a pesar de todos los tropiezos normales en una obra de tal envergadura, la terminamos con éxito y el mundo celebró con nosotros su inauguración. La operación, con todos los problemas del aprendizaje de algo nuevo y único en el mundo, es un éxito diario. ¿Que si hay problemas y obstáculos?... ¡claro que sí!, pero sigue siendo la gran estrella que alumbra a Panamá y a todos los panameños.

Sin embargo, hay problemas de opinión pública que hay que atender y para eso, en vez de quejarme, ofrezco una solución concreta.

La ACP se organizó con representación de los gobiernos a nivel ejecutivo, porque los presidentes nombran a los miembros de la junta directiva y existe un ministro del Canal. El poder político, representado en la Asamblea Nacional, tiene su representación porque ratifica a los miembros de la junta directiva y, además, tiene un diputado en la directiva. Existe un cuerpo consejero internacional que representa a la industria marítima mundial (los clientes del Canal). Solo falta una representación, quizás la más importante: ¡los dueños, los ciudadanos de Panamá, la sociedad panameña! La sociedad que se reunió para consensuar las leyes del Canal, tontamente, se autoignoró; ¿cómo corregir e incluir nuevamente a la sociedad? Existe desde aquel entonces que, como sociedad, parimos la ACP, la Concertación Nacional con representación amplia de todos los sectores.

Sugiero que así como la ACP reúne bianualmente al consejo internacional, haga dos reuniones anuales nacionales, con la representación amplia de los dueños, los accionistas, y en ellas informe, escuche las críticas y opiniones, y accione con rectificaciones como lo hace –y debe hacer– toda empresa privada o pública.

Espero que podamos conversar esta idea con el ministro, el administrador y los directivos, y decidamos sobre ella buscando corregir el creciente problema de opinión pública y así evitar que reduzcamos la categoría del Canal al bajo nivel que tienen los gobiernos. Se lo debemos a la nación y a los 4 millones de ciudadanos dueños de esa estrella que es nuestro Canal para nuestro país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

CORRUPCIÓN El Salvador: imputan nuevo delito al expresidente Elías Antonio Saca

El exmandatario, que vestía una camisa color blanco, lucía visiblemente cansado. El exmandatario, que vestía una camisa color blanco, lucía visiblemente cansado.
El exmandatario, que vestía una camisa color blanco, lucía visiblemente cansado. AFP

El expresidente salvadoreño Elías Antonio Tony Saca regresó el jueves a los tribunales de justicia para enfrentar nuevos ...

ÓRGANO JUDICIAL Pleno de la Corte no sesiona; magistrados se ausentan

Un reciente fallo de la Corte Suprema anuló una orden de la Anam que había revocado el EIA a Vertikal Corporation, Inc., para la construcción del oleoducto. Un reciente fallo de la Corte Suprema anuló una orden de la Anam que había revocado el EIA a Vertikal Corporation, Inc., para la construcción del oleoducto.
Un reciente fallo de la Corte Suprema anuló una orden de la Anam que había revocado el EIA a Vertikal Corporation, Inc., para la construcción del oleoducto. LA PRENSA/Archivo

La reunión ordinaria del pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no se pudo efectuar este jueves 17 de agosto por la ...

Hospital Roosevelt Guatemala: dan último adiós a muertos en ataque de pandilleros

Despiden a Margarito Sucuc, una de las víctimas mortales de los pandilleros. Él trabajaba como agente de seguridad en el Hospital Roosevelt. Despiden a Margarito Sucuc, una de las víctimas mortales de los pandilleros. Él trabajaba como agente de seguridad en el Hospital Roosevelt.
Despiden a Margarito Sucuc, una de las víctimas mortales de los pandilleros. Él trabajaba como agente de seguridad en el Hospital Roosevelt. AFP/Johan Ordoñez

Familiares y amigos despedían este jueves en distintas ceremonias a las siete personas que murieron la víspera durante un ...