ACTIVIDAD EN CRECIMIENTO

Remesas y desarrollo económico: Edison Silva

Estudios realizados por diferentes organismos han demostrado la importancia de las remesas familiares para las economías de muchos países, no solo por el volumen de transacciones en términos económicos, sino por su beneficio social. Según el Banco Mundial (BM), en 2015, las remesas registradas hacia países en desarrollo llegaron a $431 mil millones, con crecimiento de 0.4% en relación a 2014. El BM señala que un total de “215 millones de migrantes internacionales transfirieron dinero a países en desarrollo” y, estima que, mientras las migraciones sigan creciendo, también el volumen de estas transacciones seguirá creciendo.

En el caso de Latinoamérica, el documento publicado por el Fondo Multilateral de Inversiones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID-Fomin), titulado Remesas en América Latina y el Caribe. Superaron su máximo valor histórico en 2014, indica que en ese año las remesas llegaron a $63 mil 382 millones y, en 2015, crecieron 4.8% con respecto al año anterior, alcanzando la no despreciable suma de $66 mil 700 millones.

Según el mismo documento, los países con mayor movimiento (en millones de dólares) son: México, $23 mil 645; República Dominicana, $4 mil 571; Guatemala, $5 mil 544; El Salvador $4 mil 217; Colombia, $4 mil 93; Ecuador, $2 mil 462, y Panamá $847. Estas transacciones provienen principalmente de Estados Unidos y Europa, España en particular y, también, se están incrementando las interregionales.

Panamá, por su continuo crecimiento y por ser un país de emigrantes, es una importante fuente de remesas para Colombia, China, Nicaragua, Perú, República Dominicana y otros países. Según datos de la Contraloría, durante el primer semestre 2015, Panamá recibió remesas por $223.2 millones y envió hacía el exterior $395.5 millones.

Para muchos países las remesas son parte importante de su PIB, por ejemplo; en Guyana representan el 18%; en Haití y en Honduras, el 20%; en El Salvador, el 19%; en Nicaragua, el 17%; en Guatemala, el 14%; en República Dominicana, el 8%; en Ecuador, el 3%; en Perú, 1.5%; en México, el 2.1%; y en Colombia, el 2%. El estudio indica que para Panamá significa el 2.2%.

Desde el punto de vista social, las remesas son cruciales para aliviar la pobreza y juegan, desde hace mucho tiempo, un papel social clave en el desarrollo de muchas comunidades. La mayoría de las personas que envían (y reciben) remesas son de origen humilde, que migran en busca de mejores oportunidades para ellos y sus familias, y se desempeñan como jornaleros, mecánicos, buhoneros, estilistas, empleadas de servicio, obreros de la construcción y, algunos, montan pequeños negocios, es decir pertenecen a la denominada “clase popular”, que no es “bancarizable”, por lo que la única alternativa que tienen para enviar dinero a sus familias son las “casas de remesas” o usar otros medios informales, no convenientes para las economías, puesto que impiden su control y valoración.

Debido al volumen de transacciones que se realizan y que, por lo general, se hacen en efectivo, se considera una actividad de alto riesgo, de ser utilizada para el lavado de dinero. Pero, ¿qué negocio no lo es, si para ello basta la voluntad del propietario de cualquier negocio? Sobran ejemplos de grandes corporaciones involucradas en este delito, los recientes acontecimientos lo confirman. Por eso, todos los países han establecido normas para regular sus operaciones e impedir que se utilicen indebidamente. Panamá ha emitido la Ley 23 de 27 de abril de 2015, así como su reglamentación, que revisa y actualiza las normas AML. Digo revisa y actualiza, porque siempre han existido normas regulatorias para esta actividad.

Las empresas de envío y recibo de remesas han establecido mecanismos y herramientas que las protegen de ser utilizadas para el lavado de activos, basándose en las recomendaciones de GAFI, como el enfoque basado en riesgos que les permite ser una de las pocas actividades que puede demostrar el origen y destino final de los fondos. Usted puede ir a cualquier almacén, supermercado, restaurante, sala de belleza, y adquirir bienes o servicios, por cualquier monto, sin que se requiera su nombre para hacerle la factura ni averiguar la procedencia de su dinero.

Como todo negocio, las casas de remesas requieren de la colaboración del sistema bancario, no obstante, abrir una cuenta en un banco es casi una “misión imposible”, por el requerimiento de los corresponsales, según indican los propios bancos, que aplican el conocido De risking, a todas luces, discriminatorio e injusto. Pareciera ser que todo el dinero proveniente del norte es bueno, mientras que el de la región es de dudosa procedencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

Videos Cinco temas claves conversados entre Varela y Pence

Cinco temas claves conversados entre Varela y Pence Cinco temas claves conversados entre Varela y Pence Vídeo
Cinco temas claves conversados entre Varela y Pence

Detalles en la nota Varela pide a Pence fomentar las inversiones estadounidenses en Panamá.

Al menos 13 muertos Hombre que conducía la camioneta del atentado de Barcelona sigue prófugo

Médicos forenses analizan la escena; policías informaron que las estaciones de tren y metro de la zona fueron cerradas. Médicos forenses analizan la escena; policías informaron que las estaciones de tren y metro de la zona fueron cerradas.
Médicos forenses analizan la escena; policías informaron que las estaciones de tren y metro de la zona fueron cerradas. AFP/Josep Lago

El conductor de la camioneta que este jueves 17 de agosto arrolló a la multitud en una turística arteria de Barcelona, matando ...