Nueva figura en la iglesia Católica

La entronización de Ulloa

José Dimas Cedeño pasa a la historia como un arzobispo ‘tibio’, que le abrió las puertas al conservador Opus Dei.

Temas:

José Dimas Cedeño dejó su puesto como arzobispo de la Arquidiócesis de Panamá sin mayores penas ni glorias.

Nombrado en 1994 para reemplazar a Marcos Gregorio McGrath, sus 15 años como arzobispo son vistos hoy como un período pasivo y tibio, en el que ocurrieron, sin embargo, dos hechos importantes: la llegada del Opus Dei a Panamá y la casi desaparición de la Pastoral Social de Cáritas, el principal brazo comunitario de la Iglesia católica.

“Su mayor logro fue garantizar su fidelidad a las directrices del Papa y a la curia romana”, enfatiza la maestra y dirigente social Nelva Reyes.

“Le faltó mayor compromiso para identificarse con las necesidades reales de la población”, agrega Reyes, mientras el sacerdote Conrado Sanjur, seguidor de la corriente de la Teología de la Liberación, afirma que Cedeño “no alcanzó a comprender y asumir” que su papel demandaba mayor contacto y compromiso con su feligresía para, “desde allí, presentar una propuesta cristiana” a la solución de los problemas sociales.

Frente a estas críticas, tal vez habría que decir que a Cedeño no lo favorecieron los tiempos. McGrath, su antecesor, es recordado como un hombre más intelectual, y fue uno de los miles de religiosos que participó en las reuniones del Concilio Vaticano II. En esas reuniones se planteó una reconversión de la Iglesia, a través de un contacto cercano con los feligreses y sus necesidades.

Tras el Concilio, la Iglesia empezó a trabajar codo a codo con los más pobres, a pelear junto a ellos por sus necesidades y a comprometerse en la consecución de una mejor calidad de vida.

McGrath se identificaba con esta corriente y, de hecho, durante su arzobispado frenó la entrada al país del Opus Dei, el movimiento más conservador de la Iglesia católica.

A McGrath, además, le tocaron tiempos difíciles que le permitieron demostrar su temple. Era obispo de Santiago de Veraguas cuando el padre Héctor Gallego fue secuestrado y desaparecido por la Guardia Nacional, y era arzobispo de Panamá cuando estalló la crisis sociopolítica de fines de los años 1980.

Cuando Cedeño llegó al puesto en 1994, el país vivía en democracia y en un clima de relativa tranquilidad.

Nidia Martínez –coordinadora de la Mesa Nacional de Refugiados– dice que Cedeño, oriundo de Peña Blanca, en la provincia de Los Santos, intentó ponerse a la altura “con sus llamados al diálogo y al respeto entre pares”, pero le faltó firmeza para, por ejemplo, “abordar las denuncias sobre hechos de pedofilia” cometidos por miembros de la Iglesia.

Cuando Benedicto XVI anunció que José Domingo Ulloa reemplazaría a Cedeño, en las entrañas de la Iglesia hubo sentimientos contradictorios. Sí, Ulloa era el obispo auxiliar y mano derecha de Cedeño, pero era la más benévola de las opciones.

José Luis Lacunza, obispo de la diócesis de David, era el otro candidato para el puesto y algunos lo miraban con más recelo que a Ulloa. “Muchos temían que [Lacunza] fuera nombrado, porque él es mucho más riguroso y más ceñido a las políticas oficiales de la Iglesia”, explica Sanjur.

Aunque Ulloa representa, según Sanjur, el “continuismo” de Cedeño y la política que hoy abraza la Iglesia –más conservadora, ritualista y jerárquica, con una fuerte afinidad hacia el Opus Dei–, también se reconoce que tiene, al menos, mayor disposición para el diálogo.

Su mayor reto, dice Martínez, será “regresarle la confianza a su propia feligresía”; para Reyes, demostrar que quiere involucrarse en un proceso de justicia social.

Aunque se solicitaron entrevistas en el Arzobispado de Panamá y en la Nunciatura Apostólica para conocer la posición de la Iglesia frente a estos cuestionamientos, ni los llamados ni los correos electrónicos enviados fueron contestados.

Arzobispo pide santidad y participación

El barrio de San Felipe se paralizó ayer por el acto de sucesión apostólica que celebraba la Iglesia católica.

Desde temprano en la tarde, la Plaza de la Independencia, en el Casco Antiguo, fue llenándose de gente. Estudiantes, laicos, curiosos, todos iban tomando su lugar para apreciar la ceremonia que empezaría a las 4:00 de la tarde.

En Amador, mientras tanto, había 14 buses tipo Coaster esperando al público que, supuestamente, dejaría sus autos allí para ser trasladado en colectivos al histórico barrio.

La idea era, según las autoridades, evitar el congestionamiento en las calles estrechas del barrio, pero muchos prefirieron dejar sus carros en El Chorrillo y Santa Ana y caminar un par de cuadras hasta el sitio del acto.

La ceremonia empezó en la iglesia San Felipe Neri, desde donde partieron en procesión unos 200 religiosos vestidos con sus túnicas blancas –las albas– y sus estolas.

A la cabeza de la caminata iba el nuncio apostólico, Andrés Carrascosa Coso, varios obispos y arzobispos con sus mitras y solideos en la cabeza; miembros del Comité Ecuménico; el arzobispo saliente, José Dimas Cedeño, todavía con el báculo en sus manos; y José Domingo Ulloa, el hoy nuevo arzobispo de la Arquidiócesis de Panamá.

Cuando el grupo llegó a la plaza, se encontró un mar de gente. Había sol y las mujeres que lograron sentarse se abanicaban.

En las primeras filas, frente a la tarima, estaba sentado el presidente de la República, Ricardo Martinelli, con su esposa, Marta Linares de Martinelli; el vicepresidente y canciller de la República, Juan Carlos Varela; el presidente de la Asamblea Nacional, José Luis Varela, y los ex presidentes Mireya Moscoso y Martín Torrijos.

Ya sobre la tarima ubicada frente a la Iglesia Catedral, Ulloa se puso de rodillas y juró fidelidad a su nuevo puesto.

Cedeño, arzobispo desde 1994, le entregó el báculo a su sucesor y le dio el abrazo fraternal, sellando así el traspaso de mando.

En la homilía, Ulloa recordó frente a los invitados de gobierno la realidad que vive el país, “marcada por la pobreza y la exclusión social, una concentración desigual de los recursos, desempleo y precariedad del sistema laboral y sistemas inadecuados de salud y educación”.

Resaltó además la triste situación que viven los ciudadanos por la inseguridad y la violencia, la migración que se produce por la falta de oportunidades en las áreas rurales del país y el creciente deterioro del equilibrio ecológico.

Mientras Ulloa hablaba en tono enfático, la multitud concentrada en la plaza aplaudió. Para entonces, ya había empezado a llover y se habían abierto los paraguas.

Ulloa también hizo públicas sus prioridades al frente del arzobispado. La primera, ser un arzobispo santo. Una santidad que también le pidió a todos los sacerdotes porque ellos son, dijo, el primer ejemplo.

Aseguró también que trabajará por la unidad de la Iglesia y que es importante lograr una participación comprometida de los laicos no solo en las actividades de la Iglesia, sino en las de toda la sociedad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

caso odebrecht Exdirector de Pemex dice que su patrimonio es legítimo

Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años. Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años.
Emilio Lozoya garantizó que todo su patrimonio ha sido ganado lícitamente con el trabajo de más de 20 años. AFP/Alfredo Estrella

El exdirector de Pemex Emilio Lozoya aseguró el jueves que todo su patrimonio es legítimo, lícito y fruto de su trabajo, al ...

CONDENAN VIOLENCIA RACIAL Trump atiza polémica en Estados Unidos al deplorar retiro de estatuas de confederados

El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos. El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos.
El monumento del general Robert E. Lee, es uno de los mil 500 símbolos confederados en el espacio público de Estados Unidos. AP/Archivo

Donald Trump, cuestionado dentro y fuera de Estados Unidos por no condenar enfáticamente hechos de violencia racial, atizó el ...

Posibles negociaciones con Stephen Daldry Obi-Wan Kenobi protagonizará el próximo 'spin-off' de 'Star Wars'

El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original. El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original.
El fallecido actor Alec Guinness interpretó al maestro jedi en la trilogía original. Tomado de @RochdaleHerald

El maestro jedi Obi-Wan Kenobi protagonizará el próximo spin-off de la franquicia Star Wars, cuyos responsables están en ...