Proyecto folclore Proyecto folclore

12 sep Inolvidable!

Temas:

Hace poco un docente me preguntó qué era lo que más me había gustado de ser parte de Proyecto Folclore. Sin embargo, son tantas que realmente no podría decir una sola experiencia, porque fueron muchas en verdad.

Mi nombre es Rosmery Córdoba y trabajo en La Prensa como Coordinadora Escolar del Programa APRENDO. En mis casi ocho años de trabajar aquí es la primera vez que estoy tan involucrada en un proyecto educativo. ¡La experiencia ha sido realmente muy gratificante y sin duda alguna la mejor de todas!

Esto de querer hacer algo sobre Folclore viene desde hace varios años atrás. Recuerdo que una vez estábamos mi jefa Wendy, Alex nuestro fotógrafo/diseñador y yo haciendo unas fotos de bailes típicos para un proyecto de figuritas escolares, Nos gustó tanto, que comentamos sobre lo cool que sería poder hacer un proyecto completo sobre todo lo que abarca el folclore de Panamá.

Luego en 2009 ¡por fin! Wendy nos dio la buena noticia de que haríamos Proyecto Folclore para el 2011. Le dije entonces que por ser este un tema que me fascinaba, quería participar en la investigación del proyecto. Wendy feliz, pues decía que yo sabía más que ella sobre este tema. Bueno, eso creía yo también, pero luego me di cuenta que no sabía mucho y que me faltaba aun más por aprender.

Fue así como terminé encargada de la edición de la primera edición de vestuario, que trata sobre polleras y su contraparte masculina. Todo un reto, ya que yo nunca había escrito nada para el periódico y no era algo fácil para mí.

Mi primera entrevista fue a la profesora Norma de Testa, una de las más reconocidas conocedoras del tema. La profesora Norma me impresionó muchísimo desde esa primera vez que estuve en su casa. En dos horas me había hablado de tantos tipos de polleras y cuentos sobre el folclore de Panamá, que obviamente con una sola entrevista no fue suficiente. Fueron muchas visitas más a su casa, porque la profesora terminó siendo una de nuestras principales asesoras para el tema de vestuario.

Después de esa primera entrevista con Norma estaba lista para ir a Las Tablas a ver en vivo el Festival Nacional de La Pollera. Estando allá conocí a otro personaje interesante, Eduardo Espino. El nos abrió las puertas de su casa para hacer nuestra primera sesión de fotos de polleras. Alex montó sus lámparas y tela de fondo en la terraza de Eduardo y allí estuvimos toda una mañana viendo ir y venir a chicas con hermosas polleras que lucirían en horas de la tarde en el Festival. Allá en Las Tablas también me tocó hacer mi primer reportaje, sobre orfebrería.

Uf, son tantas las anécdotas que me vienen a la mente, que me quedo corta. Por ahora lo voy a dejar hasta aquí. En los próximos blogs les contaré algunas otras historias de las MUCHAS que viví a lo largo de estos dos años, que siempre atesoraré y jamás olvidaré.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.