Pueblos húngaros buscan recuperarse tras un año del derrame

El 8 de octubre de 2010, una muralla de una planta de alúmina colapsó causando varios heridos y muertos y la contaminación de una ciudad y dos pueblos. Un año después, los pueblos están recuperándose.

Temas:

Foto que muestra el antes y después del derrame tóxico ocurrido en Hungría. Foto que muestra el antes y después del derrame tóxico ocurrido en Hungría.
Foto que muestra el antes y después del derrame tóxico ocurrido en Hungría.

KOLONTAR, Hungría. (REUTERS).- Poco después del mediodía de un día soleado en octubre del 2010, Janos Fuchs estaba arando su campo al oeste de Hungría cuando la muralla de una reserva cercana colapsó, provocando un derrame de residuos tóxicos que destruyó todo a su paso.  

Fuchs logró llegar a tierras más elevadas en su tractor pero no pudo hacer nada más que observar mientras la inundación de barro cáustico rojo -los residuos de una planta de alúmina cercana- arrasaba con su pueblo, arruinando la casa de su madre y la suya. 

Ella sería hallada muerta tres días después, 800 metros corriente abajo.   “Cuando regresé a mi casa, busqué mis llaves (...) solo para darme cuenta de que la puerta había desaparecido”, dijo Fuchs.  

El desastre, el peor en la historia húngara, mató a 10 personas e hirió a 120, contaminó una ciudad y dos pueblos, incluyendo Kolontar, tiñó ríos y diseminó 1.9 millón de metros cúbicos de un sedimento blando -óxido de aluminio, mercurio, arsénico y cromo-, del color de la arcilla del tenis, que liberaba un olor ácido que podía ser detectado a kilómetros de distancia.  

La limpieza física está casi terminada.   Equipos de trabajadores han removido 53 mil camiones de sedimento de los campos. Cientos de casas afectadas han sido derribadas y se construyeron unas 100 nuevas para aquellos que lo solicitaron. Se ha reemplazado el suelo y la vegetación.  Además, se están construyendo dos parques memoriales.  Pero las heridas emocionales tomarán mucho más tiempo en curarse.  

Hungarian Aluminium (MAL), la compañía metalúrgica detrás del sedimento, estuvo bajo control del Estado durante meses. Ocho de sus empleados son sospechosos en una investigación en curso, mientras que la compañía ha recibido una multa de 135 mil millones de florines (632 millones de dólares).  

MAL, que controla el 4% del mercado mundial de alúmina, ofreció sus condolencias y disculpas, pero negó haber obrado mal y cuestiona la multa.  

A pesar de la limpieza y las multas, el feroz enojo hacia los propietarios particulares de MAL no se ha desvanecido.   “Estas personas son multimillonarias y nosotros no les importamos para nada. Todo tiene un límite.

¿Personas inocentes mueren mientras ellos viven felices?” dijo Fuchs, quien fue el primero en iniciar una demanda por daños.  MAL se negó a responder las preguntas.    

SANANDO LENTAMENTE 

Kolontar ahora tiene un aspecto asimétrico. La iglesia, que estaba en el centro de la ciudad, se encuentra en el extremo. El barrio que estaba al otro lado fue borrado del mapa.  

En una columna del memorial que recuerda los hechos de la Segunda Guerra Mundial al pie de la colina de la iglesia, una placa de mármol recientemente tallada reza: “En recuerdo de las víctimas humanas y naturales de la negligencia y codicia. 4 de octubre de 2010”.  

El alcalde Karoly Tili dice que la situación en el pueblo, cuyos 850 residentes en su mayoría trabajaban en la agricultura o en la planta de alúmina, está lentamente regresando a la normalidad. Cuando los equipos de limpieza concluyan su tarea en los próximos meses, Kolontar puede empezar a concentrarse en cosas que importaban antes de que el sedimento cambiara la vida de todos.  

“La sanación es compleja. Quienes perdieron a sus seres queridos nunca lo olvidarán. Pero aquellos que no perdieron a seres queridos en su mayoría ya han superado los recuerdos. Hemos contado con una psicoterapeuta en el lugar durante un año. Muchas personas han acudido a ella”, dijo Tili.  

El alcalde añadió que la gran multa impuesta sobre MAL podría ayudar, pero no tiene grandes esperanzas de cobrarla.   “Sería un milagro que MAL desembolse tanto dinero, pero si los verdaderos daños se recuperaran, eso al menos mostraría que nadie puede evitar las consecuencias de un desastre como este”, añadió Tili.  

Ambientalistas y el Gobierno tampoco esperan que se abone toda la multa, pero dijeron que los que importa es el principio.   Zoltan Illes, ministro de Medio Ambiente de Hungría, no excluyó la posibiliene 14 días para apelar la sanción.  

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.


Tu suscripción viene con regalo este fin de año.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Lo más Visto Nuevo Comentado

Lo último en La Prensa

Mundo Misión tripartita en Colombia pide celeridad para cumplir tiempos de acuerdo de paz

Guerrilleros de las FARC, en Serranía del Perija, días previos a su movilización a las zonas de concentración final, donde entregarán sus armas y comenzarán su transición para ser reinsertados en la sociedad. Guerrilleros de las FARC, en Serranía del Perija, días previos a su movilización a las zonas de concentración final, donde entregarán sus armas y comenzarán su transición para ser reinsertados en la sociedad.
Guerrilleros de las FARC, en Serranía del Perija, días previos a su movilización a las zonas de concentración final, donde entregarán sus armas y comenzarán su transición para ser reinsertados en la sociedad. AFP/Joaquín Sarmiento

La misión en Colombia que verifica el cese al fuego y la dejación de armas de las FARC, pactados en el acuerdo de paz sellado ...

PRODUCTOS Aduanas incauta 260 sacos de banano procedente de Costa Rica

Se presume que el banano venía de Costa Rica. Se presume que el banano venía de Costa Rica.
Se presume que el banano venía de Costa Rica. Especial para La Prensa/Sandra Rivera

Mediante un operativo en la zona fronteriza de Renacimiento, Chiriquí, la Autoridad Nacional de Aduanas decomisó 260 sacos de ...