Raíces: Aspectos fundamentales de los Tratados del Canal

Por Panamá había dos enfoques fundamentales: la plena jurisdicción y el reconocimiento de ser socio igualitario en la operación del Canal.

Temas:

Edificio de Administración del Canal. Edificio de Administración del Canal.
Edificio de Administración del Canal.

Los tratados sobre el Canal de Panamá tuvieron dos fases principales: las negociaciones y el acuerdo, y después la ratificación en ambos países.

Desde 1964 la negociación pasó por varias etapas: los tratados no aprobados de 1967; las negociaciones de 1970-72; la internacionalización del tema, liderada por Omar Torrijos; y el acuerdo Kissinger-Tack de 1974.

Las negociaciones en firme de 1975-1976 con la administración Ford fueron suspendidas por las elecciones en ese país. Y las definitivas con Carter en 1977, culminaron con la firma de los tratados en septiembre de 1977.

En todo el largo proceso el tema avanzó, tomando en cuenta la evolución política en Panamá y en EU, así como en el plano internacional.

El tema era profundamente emotivo en ambos países con su repercusión en la política de lo factible. El esfuerzo final fue liderado por Omar Torrijos y Jimmy Carter, ambos comprometidos a lograr un acuerdo que satisficiese los intereses esenciales de ambos países, comprendiendo, otras insistiendo, siempre buscando acuerdo.

Los temas fundamentales fueron: eliminar la Zona del Canal, terminando la jurisdicción estadounidense enseguida; la devolución enseguida de tierras y aguas no esenciales para la operación del Canal; la administración conjunta de la operación del Canal; las bases militares de EU y su terminación; la terminación del tratado y la entrega del Canal a Panamá en diciembre 31 de 1999; los beneficios económicos y la compensación a Panamá como socio igualitario en la empresa del Canal.

Otro factor importante fue hacer el estudio tripartita sobre la expansión futura del Canal. Este fue el orden prioritario señalado por Torrijos, ya que él no quería sacrificar lo fundamental a cambio de una compensación económica abultada.

En sus palabras, “no quería que nos compraran”. La administración conjunta estableció en efecto un proceso de negociación continua dentro de la directiva del Canal durante 1980 a 1999 para lograr la transición gradual. 

Por Panamá había dos enfoques fundamentales: la plena jurisdicción y el reconocimiento de ser socio igualitario en la operación del Canal. La seguridad del Canal estaba basada en una participación de Panamá en las responsabilidades y beneficios del Canal. La mayor seguridad del Canal se lograba con un pueblo panameño satisfecho de su participación y con un tratado de neutralidad firmado por todos los países.

En ese contexto negociamos los beneficios a recibir por Panamá de la operación del Canal. El punto panameño fue que como socios iguales Panamá puso la ubicación, tierras y aguas, EU la tecnología, el capital físico y la administración.

Sin embargo, Panamá en 63 años de operación solo había recibido $67 millones, mientras que EU había recibido no menos de $45 mil millones en ahorros del movimiento entre sus costas Pacífico y Atlántico. Un estudio del Pentágono revelaba que el Canal le ahorró $5 mil millones tan solo durante la Segunda Guerra Mundial.

Panamá debería recibir una compensación más cónsona con su aporte y sus necesidades de desarrollo. La posición de EU, no objetando el argumento, fue que no podían devolvernos el Canal y las estructuras físicas y encima pagarnos del Tesoro de EU.

Cualquiera compensación tendría que salir de la operación del Canal. Al final se acordó un pago de $0.30 /tonelada de tránsito, ajustable por una cláusula inflacionaria, lo que aumentó gradualmente a $0.65/tonelada en 1999; de los $18 millones anuales que se le pagaban al Tesoro por el Canal por una deuda ya amortizada; y de $10 millones anuales para cubrir gastos policiales y de seguridad del área.

Todo lo cual aportó a Panamá $mil 797 millones de 1980 a 1999, comparado con $67 millones en los 63 años previos. Además un paquete de créditos blandos de $295 millones.

Firmados los tratados, entró el proceso igualmente importante de su ratificación. En EU solo el 26% de la población era favorable a los tratados en septiembre 1977. Para su ratificación en abril 1978, se había logrado que el 51% lo aceptara, como resultado de una campaña masiva orquestada por Carter, la empresa privada y las grandes organizaciones cívicas y religiosas, y la mayoría de la prensa y medios importantes de ese país. Los panameños contribuimos significativamente con charlas, reuniones, ilustraciones, tanto en diferentes ciudades como a senadores, congresistas y sus staffs. Panamá fue literalmente “invadido” por varios meses por periodistas, medios, grupos, 45 senadores evaluando la realidad del país, y la conveniencia de ratificar los tratados, lo cual se logró en abril de 1978 con el voto de 69 senadores.

El costo político para el presidente Carter fue alto. Unos ocho senadores perdieron su curul en las siguientes elecciones por su voto favorable a los tratados. En Panamá el referéndum fue aprobado por 67% de la población.

Aunque los beneficios para ambos países, al proteger cada cual sus intereses nacionales, han sido grandes, la carga emocional de ambos países que hubo que vencer en ese momento era fuerte.

Para los estadounidenses, por pensar que el Canal era de ellos a perpetuidad y para los panameños por reivindicar lo imposible de lograr en 1903 con la independencia y la construcción del Canal.

Para Panamá fue una lucha y logro generacional de 75 años que se culminó pacífica y exitosamente por estar unidos por esa gran causa nacional. Lección que nos sirve ahora y en el futuro para las grandes causas nacionales basadas en consensos.

FUENTES

Editor: Ricardo López Arias

Autor: Nicolás Ardito Barletta. Economista, expresidente de la República y conegociador de los tratados.

Fotografía: Colección RLA/AVSU

Comentarios: raíces@prensa.com

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Loteria nacional

18 Feb 2018

Primer premio

4 0 1 1

BDCD

Serie: 24 Folio: 12

2o premio

3804

3er premio

4986

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Por si te lo perdiste

VOLUNTARIADO Centro de donación de sangre del Oncológico llega a su donante mil

El donante mil del centro fue Marco Galindo, quien es colaborador de Felipe Motta.
CORTESÍA

El Centro de Donación de Sangre del Instituto Oncológico Nacional Dona Vida llegó este martes 20 de febrero a su donante numero mil luego de ser inaugurado hace tres meses.

Este centro, ubicado en la Vía España, se abrió para facilitar la llegado de los donantes. No obstante, también tiene el propósito de promover la donación voluntaria de sangre.

Las estadísticas de atención del centro dan cuenta que en tres meses se han acercado mil 157 personas, de las cuáles mil pudieron donar.

Sin embargo, de ese grupo 9% fueron voluntarios y 91% de reposiciones.

El centro atiende en un horario de 7:00 a.m. a 3:00 p.m. También pueden llamar al 386-5358‬ o escribir a donavidaion@gmail.com para consulta y citas.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Lo último en La Prensa

chile Samy y Sandra Sandoval ponen a gozar a Viña del Mar

Sandra Sandoval. Sandra Sandoval.
Sandra Sandoval. Tomado de Chile Visión.

Samy y Sandra Sandoval concursaron la madrugada de este martes 20 de febrero, en la competencia folclórica de la versión 59 ...

POLÉMICA Bajo presión, Donald Trump cambia algo su postura sobre las armas de fuego

Alumnos de West Boca High School dicen no a las armas. Alumnos de West Boca High School dicen no a las armas.
Alumnos de West Boca High School dicen no a las armas. AFP

Enfrentado a la ola de indignación generada por el sangriento tiroteo días atrás en Florida, el presidente de Estados Unidos ...

desfile La reina Isabel II asiste por primera vez a la Semana de la Moda

La reina Isabel II (c) junto a la editora de Vogue, Anna Wintour (der.) y la directora ejecutiva del British Fashion Council, Caroline Rush. La reina Isabel II (c) junto a la editora de Vogue, Anna Wintour (der.) y la directora ejecutiva del British Fashion Council, Caroline Rush.
La reina Isabel II (c) junto a la editora de Vogue, Anna Wintour (der.) y la directora ejecutiva del British Fashion Council, Caroline Rush. AP/Yui Mok

La reina Isabel II siempre se ha vestido con elegancia y estilo. El martes, sin embargo, asistió por primera vez a un desfile ...